30 marzo 2008

Guido van der Werve se fue a por tabaco

En el MARCO de Vigo (incomodísima web) se expone Paraísos Indómitos. Una veintena de artistas abordan el tema de las relaciones del ser humano con la tierra y los vínculos con el paisaje. Hay de todo, desde el documental a la intervención, con un punto de vista utópico, no negativo o cargante. Entre todas las propuestas me gusta la de Guido van der Werve. Va caminando en solitario delante de un rompehielos. Me encanta esta performance, por arriesgada, por cómica, por aventurera, por surrealista, por el paisaje, por sencilla pero sublime. Calculó el ritmo constante al que tiene que caminar para no caer en el surco que va abriendo el buque.

En un mar congelado y con el horizonte de compañero, excepto un barco grande que fuerza su camino por el hielo, aparece una figura diminuta que anda unos metros por delante de un rompehielos, como si éste tuviese que enseñar el camino. Una imagen más monumental apenas podría ser imaginada. Werve, llevando un abrigo ordinario que cuelga sin apretar alrededor de su cuerpo como si él acabase de abandonar su casa, se ha aventurado en el hielo delgado. La distancia entre sus pasos sobre el hielo y el canal que se abre detrás de él es a veces tan leve que esto le hace sostener su aliento. La vista colosal del barco y el conocimiento de que este podría tragarlo en cualquier momento podría hacer sus rodillas ir más debiles. La realidad, con todos sus desastres y trucos aterradores, respira en su cuello. El paseo imperturbable es su única posibilidad, y mientras él se mantenga encima de su paso, todo va salir bien.

Aquí podeis ver más proyectos de Guido van der Werde.

A propósito de Vigo, os dejo estas fotografías en el entorno del nuevo Museo del Mar de Galicia tomadas ayer domingo por Pedro Rodríguez Iturbe, es decir, mi padre.






6 comentarios:

  1. Pues dale felicitaciones a tu padre: buenas fotos.
    Quizá otro día pudieses hablar algo del Marco y el Museo del Mar; no los conozco y al menos el Museo del Mar era de Rossi ¿no?, arquitecto de campanillas.

    ResponderEliminar
  2. Curioso vídeo. Me he quedado como hipnotizada mirando al tio aun sabiendo que no iba a ver nada más. Una cosa tan enorme y algo tan pequeño. Llama la atención.

    También he entrado en la página de Marco, pero sí, es algo liosa.

    Bonitas fotos las de tu padre. Teniendo un artista de progenitor no me extraña que te atraiga todo esto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Sí es de Aldo Rossi, pero creo que el proyecto, después lo remató César Portela. Espero poder ir pronto a territorio comanche a verlo!
    y gracias Mamen

    ResponderEliminar
  4. Hola, es espectacular, da gusto el blog, cada día me consigues sorprender con algo nuevo!!

    Y felicita al fotógrafo, bueno, le felicitaré yo personalmente, jeje

    Un abrazo, Nés

    ResponderEliminar
  5. Hola Andrés, qué interesante y curioso todo lo que cuentas en tu blog. Es creativo. Prometo entrar más a menudo con calma y disfrutarlo. He visto que le dedicas un post a Juan Muñoz. Es uno de mis artistas preferidos. Me gusta.

    Un abrazo y vuelvo pronto!

    e

    ResponderEliminar
  6. tu padre es un gran fotógrafo, que gozada!

    ResponderEliminar