19 marzo 2008

Rutas del Arte Contemporáneo


Algunas de las claves del arte actual que más nos repiten suelen ser, entre otras muchas, la ausencia de una personalidad artística dominante (¿Hirst?), la necesidad de originalidad absoluta de cada autor, es decir, debe ser único y facilmente identificable, el protagonismo del cuerpo humano y asuntos vitales como la muerte, los sentimientos, la ansiedad y sobre todo, lo más importante, conectar con el público, es decir, estar más que ser, que el público retenga una obra y no otra, casi en décimas de segundo ante una oferta apabullante. La oferta.

Recuerdo un documental sobre marchantes cuando aún había Canal+ en el que entrevistaron a José María Cano (sí, el de Mecano, también coleccionista de arte contemporáneo) en la que comparaba el panorama del arte con una gran olla a presión donde los artistas desconocidos serían las cientos de burbujas saltando a borbotones, chocando y peleando entre sí, en la que de vez en cuando alguna destaca y salta fuera de la olla. Esa burbuja, ese artista, haga lo que haga desde ese momento, ya nunca más volverá a la olla, se convirtió en una marca. Me gustó el ejemplo. Lo pudo haber conseguido por ser muy original, por una excelencia cualitativa inigualable, por provocar, o por casarse con la infanta, es lo de menos. Cada día que pase se va a cotizar más decida aunque pase el resto de su vida sentado en un banco viendo pasar atardeceres.

La última de las característica afirma que hay una ausencia de un discurso artistico dominante. Hoy el arte es un reciclado de tendencias pasadas con nuevos significados donde se fragmentan los estilos y se mezclan todas las referencias. Bien, esto es cierto y bastante obvio...pero quizá no tanto. Hoy hay tanto arte que es elemental pensar que hay de todo, pero probablemente exista una mayor tendecia al hiperrealismo y el microrrelato derivado de la necesidad urgente de impactar en el espectador... para saltar fuera de esa olla.

Si nos fijamos un poco tanto en la élite internacional o simplemente por aquí abajo, en las pinturas (en este caso fotorrealismo, diferente al hiperrealismo que conoceis por ejemplo de Antonio López) que se presentan a los concursos de bellas artes, se observa un dominio latente, algo cansino, de estos vientos. O eso me parece.

7 comentarios:

  1. Hola! Oye muy bueno tu blog, algunos de los temas de tus post ya los conocía.
    Me ha gustado mucho el de Central Station Frozen. ¡Genial!, jaja.
    Un saludo! Creo que desde hoy ya tienes una lectora más.

    ResponderEliminar
  2. Estimado 234:

    Esto que dice usted de los concursos "serios" no es exactamente cierto.

    El premio con mayor dotación de España -El premio Ángel- es un ejemplo: figuración pero no hiperrealismo.

    Sí hay un premio que va en esa dirección a la que se refiere:
    http://www.fundaciondelasartes.org/pags/33D.html
    Echele un ojo a la declaración de intenciones de los organizadores y hablamos. Por cierto: creo que d. Antonio López ha sido miembro del jurado.

    El hiperrealismo no es una tendencia. La "necesidad urgente de impactar" es un asunto superado en los noventa. Ahora ya no es necesario épater les bourgeois. A no ser que entienda usted por hiperrealismo los medicamentos de Hirst. Una cosa es Richard Estes y otra Mueck.

    Tendencia, lo que se dice tendencia no hay tal cosa: lo mismo se recupera el XIX que se defiende -y qué bien- a Santiago Sierra:http://www.unavarra.es/organiza/catedrra_oteiza_prg1_12.htm

    Atentamente,

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. muy buen blog, muy interesante, enhorabuena

    ResponderEliminar
  5. ¿Por qué son tan "geniales" los dibujos de JF Casas?
    En mis tiempos al que hacía los dibujos CALCANDO FOTOS le bajaban la nota por cutre, ...ahora los nombran genios, los sacan por el Telediario y los hacen famosos y ricos.
    Se ve que es el no-va-más de la creatividad xD

    ResponderEliminar
  6. Estimado Brasas:

    No soy, obviamente, el editor de este blog. Paso por aquí de vez en cuando. Me salta su comentario y me permito recomendarle un libro con el disfrutará mucho "Pequeños secretos de grandes maestros" de David Hockney, Profusamente ilustrado -como se suele decir- encontrará razones, historia, argumentos y una conclusión más bien favorable a la mano alzada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola Passy. De Hockney sólo conozco "El conocimiento secreto", donde compara una serie de retratos dibujados por Ingres con otros hechos por él mismo con ayuda de un artilugio, (quedando efectivamente demostrado que con o sin artilugio la calidad de los dibujos de Ingres no está a su alcance xD)

    ResponderEliminar