02 marzo 2008

Los difuntos cubos de Portela.

Una de las construcciones más polémicas y comentadas en Galicia en los últimos años ha sido el cementerio nuevo en Fisterra (2000), diseñado por César Portela, el arquitecto gallego más conocido (con Gallego Jorreto). Aquí trata de explicar su proyecto.

Está más o menos un kilómetro antes de llegar al faro de Finisterra, en la Costa da Morte, en una ladera muy verde que muere en el oceáno: una inmobiliaria podría anunciar los panteones con vistas al mar en primera linea. Es una arquitectura esencialista, habitual en Portela. Cubos de granito (gris Mondariz) disperos, con la cámara funeraria dentro, mirando al mar y unidos por un camino de tierra. Hasta el día de hoy, que yo sepa, desde el año 2000, ningún vecino de la zona ha querido ser sepultado en el cementerio.

La última vez que estuve, hace ya un par de años, comenzaba a dar muestras de desgaste y abandono, la hierba y los tojos cubrian amplias zonas, algún trozo de granito arrancado, etc., es decir, se está convirtiendo en una ruina contemporánea, un cementerio sin difuntos, visitado sólo por arquitectos y estudiantes, que nunca ha llegado a tener utilidad y sin embargo ha prestigiado mucho al arquitecto (el proyecto es premio Philipe Rotthier 2002 y finalista en 2003 del Mies Van der Rohe!).

¿Es justo? ¿habría que quitarlo después de su evidente fracaso funcional? ¿es culpa de la desconfianza de los vecinos? ¿debe la viuda de 80 años ir a llevar flores en invierno a un lugar sin resguardo en una ladera permanentemente golpeada por el océano? en caso afirmativo ¿sólo para abuelas gafapasta? ¿qué os parece?

Otra curiosidad es el parecido de las formas con una instalación del gurú del minimalismo Donald Judd del año 85 (lo recordé por un trabajo que hice sobre el artista hace años) creo que está en EEUU, pero no estoy seguro. Comparad.

Donald Judd


César Portela


6 comentarios:

  1. Llego a través de tu comentario en mi blog y me encuentro esto, un blog que me va a dar muchas alegrías; por lo menos las entradas que has puesto ya son muy interesantes, especialmente esta sobre Finisterre.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien por este blog.
    Me estoy poniendo al día en esto del arte.

    Curioso que el arte y los gustos de la gente vayan por caminos tan alejados unos de los otros.

    Gracias

    ResponderEliminar
  3. bienvenidos y enhorabuena por disfrutar del arte!

    ResponderEliminar
  4. Visité hace dos años este cementerio y me pareció espectacular. Especialmente las vistas, la paz (no necesariamente eterna) que allí se respiraba.

    Muy recomendable.
    Besos,
    Lula.

    ResponderEliminar
  5. Hay que ver, cómo se autosugestiona la gente!
    ¡Las vistas y la paz las pone el impresionante paisaje, ya estaban antes de llegar Portela y sus cubos!
    Esta obra me parece uno de tantos ejemplos del daño que hacen las revistas de Arquitectura.

    César Portela mucho hablar en castrapo y mucho pantalón de pana pero luego no proyecta para la gente sino para las revistas y los premios.

    ResponderEliminar
  6. no está hecha la miel para la boca del asno

    ResponderEliminar