06 junio 2008

A vueltas con Rothko

La música, la literatura o la pintura sólo perviven con júbilo en la respiración abierta, abordadas como un gustoso trabajo más, gozadas como un juego, liberadas del Sacro Encargo de liberar a la Humanidad, al espectador, el lector, el público y al mismo artista de su pesar o su muerte.

Me escribe Fruela Alonso para decirme que opiné a la ligera que sus cuadros son copias de Rothko, sino que tienen un "recorrido ni sabes lo que el pintor pensó para llegar a ello". No lo se ni lo puedo adivinar (la web no va) y es cierto que tampoco debo aventurar que es una copia de Rothko, ni lo creo. Rectifico las veces que haga falta. Pero se parecen, y punto. Aquí os dejo una pintura de Fruela Alonso y otra de Rothko. O es al revés.


Me siguen fascinando sus paisajes.

9 comentarios:

  1. Qué bonita la frase con la que comienzas.

    Pues sinceramente a mí también se me parecen. :-( :-( :-(

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. ojo la frase es de Vicente Verdú! y enlaza a un artículo que recominedo leer.

    Claro que se parecen, como muchas obras, y no es una copia ni lo pretende, y estoy seguro que hay un proceso importante anterior, pero no se puede negar que se parecen, lo cual, no es malo. Lo que me gustaría expresar es que a veces se trata de ver, simplemente, despojados del magma intelectualoide que tanto agota, a veces, otras no.

    ResponderEliminar
  4. si la autora lo dice yo le creo.
    Además, aunque se parezca muchísimo a Rothko, sería importante ver el cuadro al natural para sentir la vibración.

    ResponderEliminar
  5. @ya he leído el artículo de Verdú y no lo he entendido, parece que se contradice.

    ResponderEliminar
  6. ah, Fruela es nombre de chico (asturiano)

    ResponderEliminar
  7. Sí, se parecen tanto las obras que parece copia de Rotko. Sinceramente. Es como pintar un cuadro igual a uno de los de picasso y luego decir que no, que no se parecen y que han nacido de un profundo interior. Pero no cuela.

    Habría que ver las dos obras más grandes y al natural. Y así se apreciaría más la diferencia. Cómo son las pinceladas, el grosor de la pintura, las texturas que forma cada cuadro, la calidad cromática... Hay que saber mucho de Arte, ser entendido, porque es un laberinto un tanto peligroso y difícil de entrar.

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado el articulo que enlazas, pienso lo mismo que el, aunque yo no hubiera expresado tan bien..

    ResponderEliminar
  9. Fruela Alonso hace paisajes muy decorosos, no entiendo qué pretende mostrando al mismo tiempo esas bandas de colores... (quizás es una tendencia suicida como las del propio Rothko :D)

    ResponderEliminar