13 junio 2008

Marcel van Eeden

Durante años hubo un póster que siempre me acompañó en casi todas las habitaciones en las que alguna vez me instalé. Un dibujo a lápiz de Marcel van Eeden en el que aparecen dos figuras con las gabardinas levantadas por el viento en un descampado. Ayer leía el último número de ArtNotes (para enterarse aunque demasiado esquemática) y encontré una crítica a una exposición de este holandés que expuso por aquí hace algunos años; no recuerdo donde terminó el póster. Casi siempre que voy a la librería del cGac pregunto al dependiente el precio del catálogo que hicieron hace unos años. Es casi un ritual: "27 euros", ya lo sé, sólo espero sentirme obligado a comprarlo. Está fatal editado, las imágenes son tan pequeñas que apenas se ven.

Produce desazón ver el papel del dibujo en las facultades de Historia del Arte: es un boceto, algo no terminado, Intertoto. Sin embargo en los circuitos del arte está muy presente y valorado, más que nunca. Eeden utiliza fotografías en prensa, catálogos o libros de época publicados antes de su nacimiento en 1965. Poses cinematográficas, sin color, rasgadas con lápiz, medio gangsteriles y sobre todo, sugestivas.


2 comentarios:

  1. yo creo que tu has sido holandés en otra reencarnación, tienes tanta tendencia a ese país...

    ResponderEliminar
  2. No sé si Caja Burgos editó un catálogo en condiciones, pero mientas tanto, la página de Van Eeden es limpia y muy completa
    http://www.marcelvaneeden.nl/

    Saludos

    ResponderEliminar