28 octubre 2008

Andrew Davidhazy: Macedonia de alta velocidad

Hace unos meses traje por aquí un anuncio grabado en slow motion para relacionar el logotipo de la empresa láctea gallega Larsa con una fotografía mítica de Harold Edgerton, el hombre que congeló el tiempo. Su fotografía más reproducida es una manzana transformada en un bigbang despidiendo agujeros negros en forma de pepitas que se pudo ver la Fundación Barrié de A Coruña hace unos años. Era en una exposición con lo mejor de la colección de la George Eastman House, marcando un hito herculino comparable a los goles de Sergio y Diego Tristán en el nunca suficientemente recordado Centenariazo del 2002.

Hace un tiempo en File Magazine publicaron unas fotografías de Andrew Davidhazy donde actualiza actualizan aquellos proyectiles del calibre 22 atravesando las frutas y la reina de corazones que también utilizó Edgerton. Es un homenaje con resultados más nítidos e imágenes igual de espectaculares tomadas en un tiempo de exposición cercano a 1/1000000, es decir, un segundo dividido en un millón de partes (las cámaras que usan en los colegios de secundaria para grabar palizas son 1/8000). La tecnología slow motion muestra como ninguna otra la plasticidad de los movimientos de una bala supersónica, el contacto de una gota en agua o la cara de la novia cuando la plantan a un mes de la boda.

Se atrapan formas efímeras a través de sincronizaciones extremas, con microflashes electrónicos muy caros y sofisticados, o bien de forma más barata y asequible como hicieron el profesor Davidhazy y sus alumnos, conectando dos cintas de casette de grabadora de altísima sensibilidad a un flash electrónico que se activa al recibir la onda de choque de la bala enviada a través de un micrófono. Todo a oscuras para que la altísima velocidad de obturación atrape al flash y se logren fotografías tan hermosas y plásticas como estas.

También Andrew Davidhazy tiene su propia versión de las perturbaciones creadas por una gota de agua al golpear la superficie.

Por cierto, ayer pasé por el supermercado para comprar queso mascarpone y me crucé con un tetrabrik de Larsa. Descubrí que han renovado su imágen con un logotipo nuevo (gota en slow motion) para celebrar el 75 aniversario de la marca.


3 comentarios:

  1. Hola!
    He estado navengando por tu blog y me ha parecido muy interesante, viendo elcontenido, me gustaría recomendarte una página web que promociona proyectos artísticos muy variados como fotografía, cine, pintura, literatura... Y para que puedas ver de lo que te hablo te dejo un enlace a un cortometraje del gallego Carlos Seijo: Sen escrúpulos, a ver qué te parece:
    http://qualid.es/?id_pre=12
    Bikiños!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el interés, pues cada semana ponen algo nuevo!!
    un saludo

    ResponderEliminar