09 octubre 2008

César Portela

Transcribo una parte de la entrevista a César Portela del ejemplar de este mes nº116 de la revista Descubrir el Arte . La primera pregunta responde y completa una entrada de hace unos meses.

P. El centro de ocio de A Coruña también es criticado por ser ciego al mar que tiene por frente, absolutamente lo contrario que hizo con el Cementerio de Finisterre, donde los nichos están en perfecto diálogo con el océano. ¿No es una paradoja esta rebelión de los muertos, que el cementerio continúe vacio ocho años después?

R. Está vacío porque a) el cura no puede cobrar por estos nichos como lo hace en su cementerio católico, de modo que se ha opuesto visceralmente y b) a las innovaciones les ocurre lo mismo que a la proa de los barcos, sufren todos los envites; aunque en el fondo éste es un cementerio muy clásico, al uso de los cementerios de pescadores en nuestra cosa, cuyos muros son el mar, el cielo y la montaña, pero es laico y no lleva cruces, admite todo tipo de confesiones y agnosticismos. Pero te diré que hay miles de solicitudes de enterramiento, que desbordan totalmente su capacidad, y ya por fin la nueva corporación municipal va a ponerlo en funcionamiento. Esto sucede después de que la obra hay sido mencionada en al menos 200 libros.

Otra pregunta.

P. ¿Estamos haciendo de las ciudades lugares para la convivencia o para la individualidad fortificada detrás de, pongamos, un seto?

R. Para el individualismo. El capitalismo necesita el individualismo y el consumo y para ello tiene que anular los espacios donde la gente puede permanecer gratis. Se privatiza el espacio como se intenta privatizar la enseñanza o la sanidad; la gente se cierra con llave en su casa y para encontrarse con los demás necesita ir a un lugar de consumo, llámese grandes almacenes, bares, o lo que quieras.

En 2005 César Portella y Ricardo Bofill levantaron el Centro de Ocio El Puerto en Coruña.


Antes de 2005 había una sala municipal de exposiciones, gratis. Ahora hay centro comercial de cinco plantas que promociona el individualismo y el consumo.

Antes de 2005 era un espacio público. Ahora hay un centro comercial de cinco plantas porque se privatizó ese espacio.

Antes de 2005 era un espacio público situado en uno de los enclaves más amblemáticos de la ciudad con acceso al mar. Ahora hay un centro comercial de cinco plantas que anula el acceso e incluso las vistas al mar. De espaldas. La Gran Muralla.

Una cosa es decir, otra cosa es hacer.


Por cierto, si me toquese la quiniela algún día y pudiese contratar a un gran arquitecto para mi nueva casa, sería César Portela.

5 comentarios:

  1. Gracias por el post. ¿Dónde has conseguido la revista Descubrir el Arte, por favor? Estoy muy interesado en César Portela.

    ResponderEliminar
  2. En España en casi cualquier kiosko es una revista muy distribuida. Si eres de fuera y no la puedes conseguir cuando tenga un poquito más de tiempo te escaneo la entrevista si la necesitas. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Gran nota. Es verdad que cada vez hay menos ocio compartido, por aqui los niños se juntan con sus compañeritos en un Mc Donalds.

    Me gustó lo de Banksy.

    Saludos Nes!

    ResponderEliminar
  4. :D
    Creo que el giro contradictorio con que terminas el artículo ha desorientado un poco a tus comentaristas habituales.
    ¿Lo dijiste por efectismo, o realmente nunca has visto en Galicia casas con más encanto que las diseñadas por Portela?

    ResponderEliminar
  5. un poquito de efectismo y otro poquito porque me gusta mucho, sin más.

    ResponderEliminar