24 noviembre 2008

Pablo Gallo, la ciudad de espaldas

Cajas de bombillas, ajos, peonzas, muñecos de superhéroes, latas de pimientos o discos de Tom Waits, son algunos de los objetos que pinta Pablo Gallo (A Coruña, 1975) en la serie intimista "Imágenes de bazar". Uno de esos lienzos muy grande y llamativo lo envió hace tiempo a un concurso de pintura que me pilló por el medio y así conocí sus acrílicos, mimados con pinceles cargados de oficio y buen gusto.

En su última serie Demasiada calma en la ciudad, la que más me atrae por afinidad vital, muestra unas estampas coruñesas que escapan del circuito más pintado facilmente reconocible en una ciudad costera, planteando un recorrido por algunos de los rincones más arraigados en el imaginario cotidiano de sus habitantes. Esas calles de espaldas, estrechas y perfumadas de barrantes; ahí pinta Gallo a la omnipresente Bombilla, donde los botes de colacao son servilleteros y comer con cubiertos delata falta de urbanidad, en el sentido que estás pensando, o la fachada de la histórica pastelería La Gran Antilla.

Ni personajes, ni automóviles, ni ruidos: hay quietud, que enmarca y aisla cada escenario como una versión local de Ballester con atmosfera hopperiana. Y ese sosiego, o todo lo contrario, lo plasma con trazos muy limpios sumergidos en el detalle y una luz matutina demasiado plana que deriva en un trabajo desigual pero inevitablmente evocativo para todos los CTV. Estas me parecen las dos mejores:



[nota: Sin quitarme la boina, noticia en el Qué del paso de Graffiti Research Lab por A Coruña, entrevistados en La Voz]

2 comentarios:

  1. Descoñecía a Pablo Gallo. Queda fichado. Moitas grazas.

    ResponderEliminar
  2. DIOS, la Bombilla ... qué recuerdos!!
    La croqueta gigante, la empanadilla frita tamaño teta,la tortilla para comer a puñaos y no me acuerdo qué era lo otro... me parece que chorizo con pimiento!!

    Sin variedad ni pinchos-alambique con espumarajos ni mariconadas modernas!!
    xD

    ResponderEliminar