28 marzo 2009

Telefónica no es una compañía aérea

Continúa el contubernio entre ya.com y Telefónica para negarme el ADSL. Hay diez tipos en una sala de reuniones en una de las plantas más alta de las Cuatro-Torres-Bussines-Area-Fuck-You decidiendo como rizar el rizo para seguir cobrando algo que no dan y convertir un en unas horas dispondrá del nuevo servicio se-lo-juro-por-Dios-que-me-muera-si-no en un mínimo un mes sin que duela. Son tan así que hasta tendrán una serigrafía en tonos azules corporativos al fondo de la sala con la etiqueta de ARCO aún colgando.

Está complicado. Cuando me conecto
destrangis en alguna parte e intento escribir en otro ordenador que no es el mío cae a plomo una maldita cuenta atrás implacable que lo bloquea todo, como si alguien estuviese detrás esperando que suelte el ordenador para poder salvar el planeta. Y así no se puede.

Y no se. Esta vez he entrado para ver unos billetes de avión. Después me acordé del blog, y estuve diez minutos con la página
Entrada nueva en blanco. Seguí mirando los billetes y el blog y tal y me acordé de unas fotografías de Nedko Solakov (Bulgaria, 1957) que tenía por Mis Doumentos, de las primeras que guardé. Por aquello de los aviones. El proyecto se llamaba On The Wing, del 99. Solakov escribió frases en las alas de algunos aviones de la compañía Lux Air de modo que el viajero las leía al sentare en su butaca. Pequeñas historias a veces interactivas y fantasias estimulantes. Minimal Art. Qué contraste en el espacio más inmenso.

1 comentario: