05 abril 2009

El Arte como lo conocemos ha terminado


Ya era hora de un buen título efectista. Es el que ha utilitzado en un polémico post el polémico crítico de arte y gurú Jonathan Jones en su blog en The Guardian. Relaciona el colapso económico que estamos viviendo con el final de lo que llama arte llamativo de los últimos veinte años y termina preguntándose dónde está el recambio. Lleva una temporada anunciando el fin de los tiempos (How art killed our culture). La idea que desarrolla en este artículo, Art as we know it is finished, es muy interesante. Los medios están muy atentos a la fluctuación de precios en las grandes subastas de arte como parámetro de la crisis pasando inadvertidas las grandes limitaciones de acceso a la finaciación de los artistas, es decir, se acabó la fiesta pero se abren otras ventanas aunque nadie sepa cuales. Algunas de las partes más descriptivas del artículo:

El colapso económico está afectando al mundo del arte de diferentes modos surrealistas. La Galería Gagossian en los Ángeles acaba de aplazar un proyecto de exposición de la artista conceptual Chris Burden que implica el uso de 100 kilos de lingotes de oro. Gagossian los compró (¿cuánto cuestan 100 kilos de lingotes de oro, incluso los costes!) a una empresa llamada Standford Monedas y Lingotes. Esta empresa es una filial de Stanford Financial Group, que es parte del imperio del financiero de Texas Allen Stanford, que se encuentra ahora en el centro de una investigación por fraude masivo. Ahora, anuncia Gagosian, "la galería del oro se ha congelado, mientras que la SEC investiga a Stanford." Esta historia revela el matrimonio que existe entre arte y dinero.
(...)
El Mundo, desde 1980, ha dejado de creer en tales realidades. El dinero se soltaba por cualquier motivo. El arte se convirtió en su espejo engañoso.
(...)
El arte es diversión, es risa, es entretenimiento, es lo espectacular, lo cool ... el arte ahora aspira a ser todas las cosas que están de moda. Por lo que no puede acoger la torpeza de un Kossoff: no puede ser un hueso en la garganta de nadie. Su éxito está totalmente vinculado a la misma ficción de que todo es posible que ha inspirado a los bancos a liderarnos a todos en un mundo miope.
(...)
He tratado de resistir a este hecho durante unos meses, pero he terminado con esa ilusión. El arte como lo conocemos está acabado. Está a punto de ser expuesto como nada más que la decoración de una época de locura mercantil. ¿Sobre qué base podría surgir un nuevo arte?

Jonathan Jones anteriormente criticó las exposiciones de street art en la Tate argumentando que su paso por los museos le hace carecer de interés debiendo existir ilegalmente en las calles de las ciudades. Dijo también que el Arte ha de defender siempre la verdad y para ello nada mejor que una cámara digital y se deshizo en elogios a los grabados de Goya que los hermanos Chapman pintaron por encima. Así que esto no es un suspiro romántico más o menos conservador. Ah, por si os aburrís, también publicó su lista de las 50 obras de arte que hay que ver antes de morir.

3 comentarios:

  1. Jonathan Jones es uno de los mejores críticos de arte del mundo; mi preferido sin duda. Ya dije aquí lo que pensaba sobre su reciente "caída del caballo".

    ResponderEliminar
  2. Grazas por manternos informados a nivel internacional.

    ResponderEliminar
  3. Lo acabo de leer Rubén, está muy bien. A veces me parece demasiado polemista, pero es imprescindible.

    Antonio me gustó lo del Museo de Bellas Artes de Coruña que pusiste, siempre parece que está en segundo plano y es la joya de la ciudad, me refiero al contenedor, la colección también está bien. Gallego lo bordó.

    ResponderEliminar