19 octubre 2009

Del robo considerado como una de las Bellas Artes

Dijo Thomas de Quincey que se empieza por un asesinato, se sigue por el robo y se acaba bebiendo excesivamente y faltando a la buena educación. Yo empecé bastante pequeño, tendría alrededor de diez años y robé una goma de borrar en El Corte Inglés. Sin violencia. No se por que lo haría, no era de los que comía gomas en clase y a esas alturas ya no dejaban usar lápiz. A lo mejor era una de aquellas gomas que borraban bolígrafo agujereando la hoja, mi padre me las había prohibido, razón máxima para querer una.

Al igual que De Quincey no se posiciona ante los asesinatos que disecciona, aquí dejo, sin más, la prueba de un delito convertida en hecho estético.

4 comentarios: