04 octubre 2009

El Hartismo es enemigo del arte

Por Jonathan Jones

[Nota: Artículo publicado en The Guardian. Donde dice Stuckism se puede leer Hartismo]

Recientemente me encontré por casualidad con la página web de Stuckisms Internacional.(...)Mi interés en Stuckismo nunca ha sido muy profunda, así que no tenía idea de que podían de tener un grupo tan grande de manifiestos. Ningún otro movimiento de arte hoy hace empleo de esta forma literaria tan clásica del siglo XX. Por lo demás, ¿hay algún movimiento de arte hoy? ¿Cualquier otro -ismo? El arte en este siglo es tan plural y diverso que los artistas, en general, parecen capaces de obtener sus ideas sin la ayuda de las ideologías.

Esta es la respuesta de los Stuckistas: hay una simple ideología, una ideología anti-arte del premio Turner, con sus ready-made, sus vídeos y su aceptación de absolutamente nada (excepto la pintura figurativa)(...)Es por eso que los Stuckists son enemigos del arte. Son ellos los que hacen más difícil prosperar a la sensibilidad y la creatividad. Odio sus consignas baratas. Al Arte debes venir con la mente abierta. Esto no es fácil, los exabruptos histéricos de los Stuckists lo hacen más difícil.

El ready-made puede ser un cliché redundante o una revelación poética. La pintura puede ser la más majestuosa de las formas de arte o un desastre insoportable. Pero decir "pintura buena, ready-made malo" no es una visión del arte, es un prejuicio. Existen enormes diferencias entre los usos que los artistas han hecho en los últimos 90 años a los objetos encontrados y sentenciar todo eso como perjudicial al arte no es un argumento. Es una redención, una crisis nerviosa.

Los Stuckists son enemigos de todo lo que dicen amar. Demasiada rabia hace del corazón una piedra.

74 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Es más, en el caso del Hartismo, la demanda de retorno a los valores plásticos de la pintura se realiza confrontandola frente a los valores retóricos del arte contemporáneo. Estos chicos obvian a Wittgenstein como si nunca hubiera dicho nada que afectara a la producción artística. Cabría suponer que para el hartismo, el "arte" tiene una esencia que permanece por alguna parte, y que la "cultura" perdió el rumbo al derivar la atención hacia pragmáticas de corte inmaterial. Pero atentos, el problema para estos chicos no es el carácter mercantil de la producción artística, sino su cualidad retórica, que no es lo mismo. Eso es ideología de la buena: protestan haciendo un uso extensivo de practicas que poco tienen que ver con los valores plásticos que reclaman, buscan una ubicación específica de carácter neoconservador en el debate sobre el arte contemporáneo, y de paso se hacen un hueco en el mercado.

    Si al final el arte es la política por otros medios…

    ResponderEliminar
  2. :D
    No sabía que Jonathan Jones era tan cursi:
    ¿"Demasiada rabia hace del corazón una piedra"?

    pero qué moñez es esa?
    Sólo le falta decir "cada vez que un stuckista se burla del ready-made el Niño Jesús llora"

    ResponderEliminar
  3. Cosme, estuve hace algo más de un año en la presentación, antes había leído algo en su web, había cierto atractivo agitador, fui a la presentación y era gente agradable... pero el asunto no iba más allá del repetir lo del rey desnudo y de un cacao mental importante, todo muy primario, traumático y obsesivo. En el fondo, leyendo tu comentario, creo que se trata de eso, de abrirse un hueco en el mercado, algo muy legítimo, pero por la vía de la frustración.

    Brasas, cada vez que un hartista conecta el wifi se muerte un gatito en Compostela, esto es así.

    ResponderEliminar
  4. La mayoría de la gente opina sobre el Arte aproximadamente lo mismo que los hartistas.
    Lo que han hecho los hartistas es ponerlo por escrito en forma de manifiesto.
    A mí como escéptico siempre me ha parecido un poco abusivo que la fe de unos pocos catequistas del Arte tenga que prevalecer sobre el escepticismo de la mayoría de la gente.
    En este sentido veo bien el Hartismo, ayuda a visibilizar un fenómeno de hartazgo, casi siempre tácito, pero socialmente mucho más importante y extendido que la ñoñería de Jonathan Jones o de Cosme Gauchet :D

    -De todas formas nos faltaría aquí la opinión de algún auténtico hartista; yo sólo comparto su escepticismo hacia el arte subvencionado pero luego hay un montón de cosas que ellos respetan (tipo Picasso o Barceló) que para mí son basura igualmente-

    ResponderEliminar
  5. Existen multitud de textos, tanto hartistas como stuckistas (el artículo de Jonathan Jones se refiere al Stuckism, no al hartismo) en los que se explica clara y razonadamente por qué un ready-made no es arte. En el meollo de la cuestión está la cuestión -a mi entender nada "barata"- de que el arte es forma y no idea, o al menos no sólo idea, según rezan los textos conceptualistas. Jonathan Jones elude razonar estas cuestiones, siquiera tocarlas, y se refugia en un recurso fácil y capcioso al "corazón", soslayando la cuestión filosófica de fondo.

    Básicamente es el recurso de los defensores de las pseudociencias, que como no pueden incluir a la homeopatía o la astrología dentro de las ciencias, critican a los escépticos por su frialdad y cerrazón. Un recurso bien pobre.

    ResponderEliminar
  6. Me parece llamativo que Jonathan Jones reserve para sí no sólo el juicio sobre lo que es arte contemporáneo o no, sino incluso lo que es arte y lo que no. Hasta el punto de juzgar quiénes son los enemigos del arte. Pero lo más llamativo no es ya ese juicio totalizador, sino que las razones que da sean... sentimentales.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta que se apele a "la gente", especialmente cuando el comentario se refiere hacia "su mayoría". Sucede como con los grandes estadistas de la historia, capaces de pensar en esa "mayoría de la población" sin apenas inmutarse. Pero en cuestiones de arte y estética me parece un reduccionismo sin sentido. ¿Qué tendrá que ver la opinión medida a cubetas con las practicas y políticas artísticas o culturales? Hablar del malestar en la cultura no es una gran novedad, y creo que hay muchísimas posiciones más certeras que las que encontré del hartismo hasta la fecha. También estuve en la inauguración de este movimiento en Santiago. Confundían a Danto con las practicas conceptuales, se liaban con Duchamp, le menospreciaban y luego proponían practicas de crítica institucional herederas de las suyas. Y no les discutieras que tenían razón sí o sí.
    Por otra parte, si conocéis esa multitud de textos que hablan sobre el secreto nunca desvelado de la esencia de lo artístico, estoy convencido de que Andrés agradecerá una selección -y yo también-. Pero esa dicotomía entre forma-contenido de la que habláis creo que tiene atrapado a más de uno. Es útil, es verdad, pero no olvidemos de que es una de esas mentirijillas que nos contamos unos a otros para poder dormir bien por las noches. Decir que la pieza más conceptual de Kosuth carece de forma es insostenible. ¿Nadie ha pensado por qué On Kawara pinta sus fechas en oleo sobre lienzo pudiendo ir a una copistería de la esquina e imprimirlas en vinilo por cuatro euros?
    Finalmente no veo que las razones del Jones sean sentimentales, creo que es bastante sensato calificar de reaccionario a quien se dedica a menospreciar a nivel teórico (pues no otra cosa implica el decir "eso no es arte" sin realizar una propuesta trabajada en ese sentido. Pero Luis seguro que nos hecha un cable, y a mi se me convence rápido.

    ResponderEliminar
  8. Luis: el Arte Contemporáneo diferencia entre ética y estética, el arte no tiene porqué ser bello o éticamente bueno, pero puede serlo, es un asunto superado y por tanto no me gusta lo que defendéis los hartistas, es un retroceso, un freno, un redentorismo maniqueo que vuelve a expulsar a los impresionistas del salón de otoño. Pero te agradezco mucho tu opinión y tu corrección.

    ResponderEliminar
  9. No sé los stuckistas, pero los hartistas no veo que tengan un cacao mental importante en absoluto.
    Yo también estuve en la conferencia inaugural, en Santiago, y tampoco me pareció precisamente que tuvieran una actitud traumática ni obsesiva, ni frustrada.
    Hombre, de algún modo sí debe ser frustrante no poder dedicarte en igualdad de condiciones a otros "artistas" a lo que te gusta porque no se considera "contemporáneo" lo que haces o porque los espacios públicos están saturados de cosas como los "ready mades" a los que haces alusión.
    Ellos no dicen que un ready made sea buano o malo, simplemente dicen que no es arte, cosa que yo personalmente comparto, y creo que el 99 por cien de la gente también.
    Creer que un objeto encontrado se convierte en arte en una galería por estar fuera de contexto y porque el artista lo decide así, es algo que...en fín, eres muy libre de creer en eso, pero no de sentenciar que "odias las consignas baratas" de quien no te secunda en esa opinión.
    Yo diría que la obsesión, el trauma, e incluso el odio (sic) están más en tí, Andrés, que en cualquiera de los hartistas que yo conozco. A tí no te conozco, pero este botón como muestra ya me parece revelador.
    Tampoco es muy serio atribuir un texto sobre el stuckismo al hartismo y sostener "donde dice stuckismo se puede leer hartismo".
    Aunque ambos movimientos tienen relación, el hartismo se centra más en el caso español, donde el hacer tragar al público con ruedas de molino se cobra vía impuestos.
    Esa es una diferencia, no precisamente menor, con el caso anglosajón, y creo que los hartistas hacen mucho hincapié (con toda la razón) en eso. Harías bien en leer su revista.
    En cuanto a tí, Cosme, creo que te vas por las ramas. No es necesario aludir a Wittgenstein para dilucidar lo que es arte o tomadura de pelo.
    La cultura no se hace para una persona entre un millón, se hace para todo el mundo. Unos la apreciarán y otros no tanto, pero si una inmensa mayoría no ve arte por ningún sitio en una cosa igual es que está en lo cierto, aunque esa cosa esté avalada por las teorías hipersabias de quien sea.
    Por último me parece muy penoso el tono paternalista ("era gente agradable, pero...") que usais posicionándoos a vosotros mismos en un peldaño superior de la cultura respecto a estas personas.
    Yo sé que estos tíos son artistas..¿qué sois vosotros, aparte de gente con demasiado tiempo libre?.
    Los hartistas no me parecen enemigos del arte, en todo caso del arte oficial, cosa que es muy saludable en este momento.
    Es un movimiento necesario, mal que os pese a los conservadores, que pretendeis seguir perpetuando lo que puede que fuera un boom en su día...antes de la primera guerra mundial.

    ResponderEliminar
  10. No seré yo el que diga que las piezas de Kosuth carecen de forma. Forma lo tiene todo, menos los fluidos, que la toman de su recipiente. Así me lo enseñaron a mí en el colegio.

    Pero el propio Kosuth, y todos los teóricos del arte conceptual que en el mundo han sido, han dedicado páginas y páginas a hablar de que la "idea" es la esencia del arte, y que la forma carece de importancia. Es decir: justo lo contrario que ocurre con el arte, o al menos el arte del pre-conceptualismo.

    Por cierto, de Danto ni se habló en la presentación de Santiago, yo sí he estado. Y no fue hace un año, todavía. De Duchamp uno de los fundadores del Hartismo -creo que Mariano- decía en una entrevista algo como que "si Duchamp viviese en nuestra época sería hartista con hache" (ah, "echar" va sin hache, conste que lo digo sin acritud).

    No creo que los hartistas confundan o desconozcan a Duchamp. Precisamente a mí me ha atraído para hacerme hartista ese espíritu gamberro tan dadaísta del que hacen gala constantemente, y que considero muy duchampiano.

    ResponderEliminar
  11. En las tres últimas lineas comentas sobre los "conservadores". ¿Te refieres a los hartistas o al resto de la humanidad? Pareciera que el mundo está hecho de unos pocos buenos y muchos malos, y que en el arte hubiera únicamente "conceptuales" y "formalistas". ¿Quienes son el "vosotros" al que te refieres?
    Ahora bien, estoy de acuerdo con la idea de que algo tiene que cambiar. Pero no así con la de que el arte sea algo definible y contra lo que se pueda luchar o que se pueda suscribir.
    Si los hartistas quieren pasar a la acción, estupendo. Pero un discurso que se basa en lo que otra cosa no es, me parece algo digno de rencillas teológicas en un oscuro monasterio alpino.
    Y luego el tema ya comentado de luchar contra las practicas de crítica institucional empleando sus mismos resortes, lo cual no me parece que tenga mucho sentido si lo que quieren es volver al maravilloso arte de Rafael. Seguro que si se ponen a pintar con la maestría de Velazquez vendían cuadros como churros.
    Ahora, que el mercado está copado por cuatro artistas, estoy totalmente de acuerdo. Pero, ¿cuál es su intención? ¿hacer cosas bonitas o que se las paguen? Hay que luchar por los derechos, faltaría más, pero, ¿qué tiene que ver la comida con la esencia inmutable del arte? Si el enemigo es solo una clase concreta de arte, ¿cómo definirlo?. Si no saben o no les interesa hacerlo, ¿como saben que no están luchando contra molinos?.

    ResponderEliminar
  12. Es interesante este último mensaje, Gauchet. Ciertamente el movimiento se demuestra andando, y no en vano los hartistas son en su mayoría artistas: pintores, poetas, músicos, escultores, cineastas... Pero yo pertenezco al grupo de Betanzos del Hartismo, he asistido a reuniones, participo en blogs, el grupo de Yahoo y todas las actividades que se organizan y no he visto por ahora esa "morriña" de Rafael o Velázquez. Somos gente de ahora, contemporáneos, y la lucha es por el reconocimiento del arte actual, el que se hace en estos momentos en nuestro planeta pero suele ser despreciado tanto en el plano teórico como en la práctica expositiva de ayuntamientos, diputaciones, etc. Y que para nosotros, y para mucha más gente, es el verdadero arte.

    Yo no aspiro a pintar como Leonardo, sino como Luis. Pero me gustaría tener igualdad de oportunidades, que no hubiera un filtro impenetrable que me discrimina. Filtro que no es el del público, que sería lo lógico, sino el de los "expertos" que manejan la cultura y que no saben distinguir un pincel de una sartén.

    ResponderEliminar
  13. Hola Luis. Desde luego estoy totalmente de acuerdo contigo: es necesario posibilitar el acceso a los recursos culturales de la ciudadanía en nuestra sociedad. Si el hartismo se refiere a este posicionamiento, yo también soy un hartista.

    Quizás la confusión se da en el momento en que el manifiesto del hartismo se habla de arte -que en sí, no es nada ni es de nadie- en lugar de recursos culturales y de procesos sociales de apropiación e institucionalización de los mismos. Yo pensaba que intentaban darle un sentido a esa palabra, pero creo que la cosa va por otro lado.

    Creo que la cuestión tiene más que ver con políticas culturales que con lo viva o muerta que está la pintura o la pertinencia contemporanea del Dadá, que ahí es donde se cae el manifiesto y por lo que rechazo el discurso Hartista: http://www.hartismo.com/trad/manifiesto.html

    Pero estoy completamente de acuerdo en que es necesario generar circuitos alternativos a las galerías y los museos, entre artistas, hartistas, mirósofos y estetas.

    ResponderEliminar
  14. Conservadores es un adjetivo que algunos aplican al hartismo o a quien quiera que busque cambiar inercias, romper el estado anodino de las cosas en el arte.
    Yo creo que no son ellos los conservadores, sino los que desean que todo siga igual, y que los espacios de arte contemporáneo sigan siendo lo que son, que su forma de financiación no se revise nunca, en fín. que todo se quede como está.
    ¿porqué tanto miedo a que se revise ese estúpido concepto de "arte contemporáneo"?...todas las artes de todas las épocas son "contemporáneas" a su tiempo.
    Autoadjetivarse así no es más que mantener una coraza, un pesebre a buen recaudo.
    Dentro se siglos, cuando los historiadores del futuro observen que algunos artistas de principios del S XXI se autoproclamaban en exclusiva y de modo excluyente "contemporáneos", la sensación que tendrán será de estupor, y de lástima por todo lo que nos hemos perdido por no abrir las orejeras.

    ResponderEliminar
  15. Lo mejor que pueden hacer los hartistas es obra... ¿Teneis algo que enseñar que merezca la pena? Me da igual si no os gustan los ready-mades, la instalación, el video, la fotografía... lo que sea. La gran parte del arte contemporáneo es pintura ¿Tenéis algo que enseñar y que merezca la pena? Quizás debierais exponerlo y difundirlo con las mismas ganas con las que criticáis aquello que, o no os gusta, o no entendéis, o sois incapaces de apreciar... por el afán desmedido de notoriedad que albergais. Cosa legítima, por supuesto. No seré yo el que diga que los artistas lo son por su compromiso "social". El problema es que no aportais "nada" valorable, "nada" que tenga sentido, "nada" que ilustre el sentir de una época, "nada" que se salga de los cánones -ni que pertenezca a ellos.... No sé si os dais cuenta, pero no dejais de comportaros como unos niñatos acomplejados que no están dispuestos a esforzarse lo más mínimo para producir algo "decente".

    He leido -sin buscarlos- unos cuantos comentarios de hartistas, textos, mentiras, tergiversaciones -o malas lecturas. Lo que no he alcanzado a ver -y eso sí lo he buscado- es alguna imagen, que se aleje de un ejercicio de secundaria manido.

    No os lo tomeis como una crítica, más bien una solicitud. !Queremos -por lo menos yo, no me atrevo a hablar en nombre de ninguna masa, "todos", la "mayoría"...- ver algo de vuestra maravillosa concepción del arte.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo, conozco muy pocos artistas tan prolíficos como los tres fundadores del hartismo, y es muy fácil ver obra suya en la red.
    Que merezca la pena o no ya es cosa tuya, es cosa de cada observador...si consideras lo que hacen ejercicios de secundaria, pues enhorabuena porque el sitio donde estudiaste secundaria debía ser la hostia.
    Pero ese argumentario que usas también puedes aplicártelo a tí: para empezar, ¿tú pintas, tú dibujas...quién eres?.
    Vuelve el tono fiscalizador de la superioridad argumental porque sí: demuestra tú algo antes de pedir demostraciones a los demás.
    No te será difícil encontrar cosas muy buenas de estos tíos, a una lumbrera como tú que "ha leído textos de los hartistas, sin buscarlos"...
    (igualito que Picasso)

    ResponderEliminar
  17. Patricia, antes de que te pases de frenada: aquí, no se odia, si acaso a las señoras que se cuelan en la cola del super. Tampoco hay paternalismo, sí hay mucho respeto por la gente que se mueve por el arte en Galicia, como ellos.

    Lo que dirán "los historiadores del futuro" (ahí hay una peli) no lo sabemos, pero creo, al contrario que tú, que si el arte contemporáneo ha tenido alguna característica cristalinaen la última década es su revisión perpetua.

    Sí son un grupo conservador, aunque te parezca un adjetivo asustaniños define muy bien una actitud nostálgica por la pérdida de importancia de la parte puramente manual del arte. Y si no gusta, terapia.

    Sí tienen una actitud traumática a través de un choque emocional producido por el daño que les causa Duch...Miguel Ángel que ya decía que quitaba materia para liberar Forma (ideas) y no de agregar materia para fabricar una forma apariencia).

    Y sí, también tienen una actitud obsesiva contra una parte de las vanguardias históricas, el cacao que confunde la parte por el todo, pero entrar ahí sería caer en una trampa, esto no va de salvar las esencias de occidente, aquí el partido es otro, y se juega contra "el filtro que no es el del público, que sería lo lógico, sino el de los "expertos" que manejan la cultura y que no saben distinguir un pincel de una sartén". Aquí hacen falta kleenex y no manifiestos.

    Gracias a todos por los comentarios.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, Nes, comprenderás que cada cual juega el partido contra lo que le apetece. A mí la mayoría de los manifiestos me parecen un poco repipis, pero no diría tan taxativamente que "no hacen falta" ni lloriquearía como J. Jones porque alguien los escriba :D
    De hecho hay una versión-resumen del manifiesto Hartista hecha por Avelina Lésper que os recomiendo ver:
    http://avelinalesper.blogspot.com/2009/02/hartismo.html
    Échale un vistazo, a su lado "conservadores" y resesos parecéis Gauchet y tú :)

    ResponderEliminar
  19. No hombre. Si pelear por cambiar las cosas es la intención de todos, de Andres el "conservador", que ha montado este blog para que debatamos agusto -lo cual no es muy conservador que se diga-, y mia, que soy un vago que está todo el día en el sofa leyendo y escribiendo comentarios en este blog.

    Son diferentes las tacticas y las estrategias empleadas, pero en el fondo, lo que quería decir anteriormente, es que hablar de arte es, precisamente, un síntoma de no querer cambiar las cosas.

    Pero si dejamos de lado las palabras creo que sí que compartimos esa intención de modificar la situación para que el acceso a los recursos y la producción tenga más sentido del que adquiere en el marco de la producción institucional contemporánea. Ahora, que los métodos y el discurso hartista es reaccionario, no me cabe duda. Pero estoy seguro que con una charla de por medio sobre problemas específicos en lugar de grandes palabars como "arte" y "pintura", trabajando en un campo de acción concreto, no existiría tal diferencia. O sí, peor ya sería una diferencia interesante en la que se verían posibilidades de acción, que es lo que interesa.

    El problema es de discurso al final. Luis me ha convencido en que sin tomar las cosas en su sentido más literal y, sobre todo, haciendo caso omiso del manifiesto, es cierto que los problemas planteados por sus miembros tienen un sentido en la situación de mucha gente que encuentra cerradas las puertas de la infraestructura y la financiación. Pero eso no se defiende con un discurso clasicista y cerrado sobre la esencia del arte...

    ResponderEliminar
  20. ¿La parte manual del arte? Exactamente ¿qué parte del arte no es manual? Hasta los performers, instaladores y videoartistas utilizan sus manos, creo yo.

    ¿Miguel Ángel era un artista conceptual? Eso sí es confundir la parte y el todo.

    Creo, Nes, que el cacao mental importante lo tienes tú.

    ResponderEliminar
  21. Bio: Cuando hablamos de la parte "puramente" (no me robes palabras) manual del arte creo que está en la voluntad del receptor entender o no de que hablamos, sin necesidad de matizar o estirar la cuestión.

    Nadie ha dicho que Miguel Ángel sea un artista conceptual, no bajemos al barro, y quizá me pasé con la caricatura, o no, en ese sentido es muy interesante "La estética hoy" de Jacques Aumont donde desarrolla muy bien a partir del Renacimiento toda esa dicotomía(perdón) entre materia y espíritu, corporal e intelectual, técnica e idea, y sobre todo como razona la nueva dimensión social de la estética hoy. Vale mucho la pena.

    Por eso creo que los hartistas confunden objetivos legítimos y asumibles por una mayoría como el acceso a los recursos y otros que ya han desarrollado mejor ahí arriba, con revisiones madre a la historia del arte y al arte contemporáneo.

    Y en el tema del cacao mental, te doy la razón, no debí decirlo, entiéndelo en el fragor de la batalla. Yo tengo cientos.

    ResponderEliminar
  22. Remitamonos a los hechos:

    "Aquí abajo, los hartistas trabajamos con nuestras manos, en y para el mundo real, haciendo del arte nuestro día a día y buscando en él nuestro sustento." Manifiesto Hartista. 1.: http://www.hartismo.com/trad/manifiesto.html

    Vaya, quinientos años de peleas intestinales por reconocer las practicas artísticas como algo liberado del mero trabajo "manual", sino como algo en lo que el espíritu, el pensamiento y la propuesta juega un papel fundamental, y ahora los hartistas vienen desde "abajo", desde su pequeña burbuja en la que sucede la relidad de la que todos los demás estamos excluidos, a descubrir el mediterraneo y enseñarle al mundo que las cosas se hacen con las "manos". Creía ese debate superado allá por el siglo XVIII...

    Si aludí a Wittgenstein y su propuesta linguistica del acto de enunciación, era para poner en relevancia este hecho. El componente "manual" del arte está presente en toda obra, de lo cual no se escapa ni la propuesta más inmaterial. ¿Y si me da por hacer una pieza con los "pies" qué?. ¿Y con una oreja o con mis cuerdas vocales? No, este asunto no tiene nada que ver con la parte del cuerpo implicada con la producción, aún siendo ésta el cerebro y un papel donde plasmo mi propuesta

    Recordemos que la mayor parte de la pintura que encontramos en el Museo del Prado no fue realizada por un "autor", sino por un sinfín de colaboradores que realizaban figuras, fondos, tintes y demás "manualidades" para un pintor que, en la mayor parte de las ocasiones, se limitaba a componer y realizar retoques finales. Hay algo más que Velazquez, Goya y Picasso en la producción de imágenes a lo largo de la historia. Otra cosa es que a los hartistas no les gusten los mecanismos de promoción institucional. Pero eso no tiene nada que ver con el caracter "manual" del arte. Nada.

    Y no confundamos categorías estéticas con movimientos artísticos, que si no esto es un diálogo de besugos.

    ResponderEliminar
  23. :D
    Gauchet, contrasta el cuidado que pones en expresarte ponderadamente con lo poco convincente de tus argumentos.
    Sobre el "problema de discurso" y el "diálogo de besugos" yo creo que toman cuerpo en la medida que pretendes que alguna cosa dicha por Wittgenstein hace 100 años tiene que condicionar la manera de vivir el arte de los pintores (y resto de la gente), por el resto de los tiempos.
    -Que ello sea plausible dentro de la mente de uno o varios empollones no significa en absoluto que sea REAL!!- ;D
    El manifiesto Hartista -en especial el de Avelina que va sin adornos- sí que es completamente REAL para mucha gente, así que no hay por qué "omitirlo" como remilgosamente propones. Omite tú el "cacao" que formas mezclando aquí a Wittgenstein, el Prado, Velázquez, Goya, los colaboradores, y los que hacen arte con los pies...

    Si te gustan los sinsentidos aquí tienes a una chica que hace arte con la barriga y los brazos:
    http://conectaarte.blogspot.com/2009/09/en-este-nueva-seccion-que-estamos.html

    (Ilustra el tipo de cosas que los Hartistas critican por su vacuidad, y que seguirían siendo cutres igualmente, incluso aunque "los mecanismos de promoción institucional" no estuviesen cosagrados a hartarnos con ellas).

    ResponderEliminar
  24. No, no. Si lo que dijo Wittgenstein no tiene que condicionar lo que hagas tú. No es esa la idea, los pintores pueden hacer lo que quieran. Lo que dijo un tipo hace cien años no tiene que ser condicionante para lo que haga nadie.

    Es en relación con el tema de lo artístico -que sí es histórico y siempre se transforma en lo más inesperado- que lo que dijo fulanito o menganito sí es relevante: porque en este caso influenció en aquello sobre lo que centramos nuestra atención como objeto "artístico". Como tantos otros…

    Te invito a que continúes por la línea de lo "real", pero si encuentras alguna salida te recomiendo que no sigas la luz blanca. De verdad, no se qué entiendes por lo real, pero por mucho que lo pienso no lo pillo. Ah no, que lo pusiste con mayusculas… Ahora sí. ;P

    Y ciertamente, supongo que el manifiesto aglutina un montón de gente que tiene un cierto malestar con el estado de cosas actual, y como ya lo comenté, no son solo ellos. Y en ese sentido poco importa si está bien o mal argumentado, los aglutina y punto. No se si es bueno o malo, pero es una idea interesante, muy interesante.

    Pero no hablamos de si deben o no vincularse a un movimiento o si hacen bien o mal. La cuestión era si lo que el Hartismo -cuya fuente fundamental es un manifiesto- plantea es un salto hacia adelante, un empuje hacia nuevas formas de producción, o un movimiento retrogrado y reaccionario. Amén de muchas otras posibilidades que se me quedan en el tintero.

    En cualquier caso, al igual que comentas que lo que dijo un señor de hace mucho tiempo no tiene por qué influir en tus modos de actuar, tampoco te sientas presionado por mí sobre lo de omitir el manifiesto, no era mi intención ejercer de inquisidor quemalibros asustaviejas.

    ResponderEliminar
  25. :D Descuida, ya ves que no me lo tomé como una "presión" sino como un remilgo tuyo.

    En realidad esto es lo bueno, que cada cual pueda mostrar su punto de vista, o incluso medir mejor sus palabras como vais haciendo Nes y tú en los últimos comentarios.

    El que personas instruídas sobre Wittgenstein o con formación específica sobre Historia o Filosofía opinen sobre "el tema del arte" como algo netamente "histórico", o filosófico, entra dentro de lo tradicional y LO ESTABLECIDO.
    Pero el tan manido "debate" o "diálogo" a que dice aspirar mucho del Arte Contemporáneo hasta ahora no ha sido más que "discurso": El cauce era unidireccional, sólo hablaban los historiadores, comisarios, "críticos" y empollones varios, a través de conferencias o textos en periódicos, catálogos, revistas...

    Ahora por primera vez comienza a existir, con internet como cauce, la posibilidad de un debate real (o DEBATE REAL si así lo pillas mejor) donde el público al que van teóricamente dirigidas las "propuestas" pueda decir si se las cree o nó. Hasta podemos tú y yo debatir directamente con un experto (si el experto tiene los cojones de admitir debates en su blog o sección digital). Para mí está claro que el Hartismo surge de esa nueva libertad de pensamiento y opinión, (de hecho los hartistas exhortan a la gente a que opine, y contínuamente dan estímulo a debates como éste).
    Que algunas personas veais ésta nueva libertad con una especie de malestar sí que resulta algo retrógrado y reaccionario. ¿Añoráis los tiempos de "El Lápiz", "Arte y parte" y noseque otra joya, como únicos cauces del "diálogo" sobre arte? ¿Os fastidia que ahora cualquiera pueda opinar? ¿Os interesa dejar claro que despreciáis a los hartistas o que los veis poco modernos... para ver si así os cogen de curator o comisario en alguna fundacionilla? ;D

    ResponderEliminar
  26. Tio, o no lees lo que escribo, o se te va la pinza un montón. Repasa los comentarios anteriores, porque esto empieza a repetirse. No se a cuento de qué pones en mi boca cosas como lo de las revistas del mundillo o el estatuto filosófico de la condición artística, pero creo que te has hecho un lio enorme con otras cosas que has leido por ahí.

    "Para mí está claro que el Hartismo surge de esa nueva libertad de pensamiento y opinión (de hecho los hartistas exhortan a la gente a que opine, y contínuamente dan estímulo a debates como éste)". Ni que fueran una pandilla de Jesuitas en latinoamerica exortando a la gente a que se amen los unos a los otros. Vaya paternalismo más barato...

    "Que algunas personas veais ésta nueva libertad con una especie de malestar sí que resulta algo retrógrado y reaccionario."
    ¿De qué nueva libertad hablas? ¿De la que nos han otorgado los hartistas con sus mensajes evangelizadores? A mi me da que ellos van bastante a lo suyo, se trata más de conseguir meterse en la pomada que otra cosa. Y me parece estupendo, repito. Creo que es lo que hay que hacer. Pero para profesionalizar y formalizar el entorno de la producción cultural no hace falta hablar de la esencia de Dios, que es con lo que se lian en el manifiesto.

    ¿De donde te sacas que porque no me convenza su manifiesto esté en contra de la libre difusión de ideas, modos de trabajo y producción colectiva? Qué pasa, que "artista" mola y "comisario" no? Perdona, pero ¿me puedes decir donde narices está la diferencia entre uno y otro? Y no me digas que es que uno trabaja con las manos y otro no, porque entonces desisto.

    No tio, que te repito que esto es una conversación de besugos. Que estamos de acuerdo en casi todo, menos en el discursito que se montan los hartistas. ¿O no? Especificame cual es el otro problema porque yo no lo veo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. No molesta que la gente opine, me molesta lo contrario, que aquí, en Galicia, no opina ni el tato. Pasotismo amplio en todo lo que no sean fiestas gastronómicas, y mañana me arrepentiré de haber escrito esa gilipollez.

    William Wallace, conozco tu tono provocador y a veces mola, pero creo que ya llegamos al punto de no retorno, ya estás a punto de mencionar a Hitler.

    ResponderEliminar
  28. Intuyo cierto mosqueo por parte de Nes, y lo comprendo. La verdad es que tanta ironía por mi parte no es demasiado útil para el debate. Pido disculpas a quien alla podido ofender. Pero no creo que ninguna cita holgara en absoluto.

    Creo que hay un debate interesante en torno a este asunto, y entrar al trapo a veces es un modo de hablar de cosas que, por desidia o desconfianza, en otros ambientes es dificil hablar. Creo que hay más de lo que puede parecer debajo de toda esta cuestión. Todo depende de los términos en los que se plantee.

    ResponderEliminar
  29. :D
    Compañeros, no perdáis los nervios. Están bien fácil de saber los méritos que ha hecho cada cual en lo que respecta a intentar cambiar o criticar las muchas cosas estúpidas o despóticas que ocurren en el mundo del Arte.

    Avelina Lésper, Dimo García, Anxo Varela y resto de hartistas, son sumamente críticos con ellas y lo demuestran cotidianamente en sus blogs y fuera de ellos. Yo mismo, sin blog y sin posibilidad de "meterme en pomada" alguna, como simple espectador que decide opinar, llevo años criticando cosas (y si quieres te pongo aquí una pila de enlaces a otros tantos debates que aticé en diferentes blogs).

    Respecto a nuestro anfitrión Nes, bueno, se mueve en un terreno ambiguo, cuestiona las cosas pero sin que se note mucho si sube o baja; (cosa que no me parece ni bien ni mal, aunque lamento que calificativos como "conservadores" "obsesivos" y "traumatizados" sólo tenga cojones de usarlos hacia los hartistas, con la cantidad de mierda contemporánea traumatizada y obsesiva que se subvenciona, encumbra y conserva como oro en paño en las fundaciones y museos contemporáneos).

    En cuanto a tí, Cosme Gauchet, que porque digo que "los hartistas estimulan debates como éste" vas y coges una rabieta ... yo me pregunto:
    ¿Dónde están tus críticas a todo eso que dices aborrecer del sistema artístico establecido?

    Porque yo hasta ahora nunca te había visto criticando nada, sólo te he visto salir aquí muy ufano a tirarte el pegote con Wittgenstein y a menospreciar a los hartistas.
    ¿Puedes poner en tu próximo comentario un enlace a algún artículo o debate donde "Cosme Gauchet" critique al Arte oficial establecido?
    Hazlo, por favor.
    Así lo de que "estamos de acuerdo en casi todo" sonaría un poco menos a hueco.

    ResponderEliminar
  30. Por momentos me ha resultado interesantísimo el debate, como suele suceder cuando se discute sobre artistas, movimientos y opinadores de valía (me refiero concretamente a las referencias a Miguel Ángel, a los dadaístas y a Jonathan Jones). Tengo que admitir, sin embargo, que en ocasiones el tono me ha parecido, digamos, un poco romo, como cuando se calificó a Picasso de basura.

    Sobre Jonathan Jones qué puedo decir: para mí es, en lo que hace (crítica de arte en un medio generalista), el mejor. Quizá yo sea también un cursi, incluso más que Jones, aunque seguramente no tanto como Yeats, cuyo poema Pascua de 1916 el crítico inglés quiere homenajear en la última frase de su artículo.

    ¿Miguel Ángel como conceptualista? Lo compro, me encanta la idea. Además de cursi tengo otro defecto grave: como soy del siglo XX tiendo a leer el arte de cualquier época influenciado por las ideas del siglo XX. Trato de que tamaña perversión no me ocupe más que los fines de semana, procurando el resto de los días no caer en anacronismos fantasiosos. Como a casi todo el mundo, me gusta más el fin de semana que los lunes. Afortunadamente he descubierto hace poco que mi entrega dominical al sadomasoquismo, por una parte, y, por la otra, mi gris supervivencia laboral de lunes a viernes, no reflejan ningún trastorno de doble personalidad. Esta abstracción la comprenderán mejor los amigos de lo REAL planteándose hasta qué punto es alarmante que un sujeto que gusta habitualmente de beber cerveza se permita en ocasiones una botella de Vega-Sicilia.

    Para terminar, como no entiendo cuál es el problema de mencionar a Hitler en una conversación (cuando es un tipo tan útil para entender múltiples cuestiones, también estéticas), me gustaría recordar aquí algunas de las cosas que dijo sobre el arte contemporáneo. Se trata de unas cuantas opiniones de su particular “manifiesto”, las cuales afortunadamente sólo se parecen a las que todavía hoy vomita la escoria artística más carca:

    Si en cierto sentido no fuese tan lamentable, sería bastante divertido hacer una lista de todos los eslóganes y clichés con que los llamados “conocedores del arte” han descrito y explicado sus mezquinos productos en los últimos años…

    ***

    Pero la regla para el juicio de lo bello residirá siempre en la funcionalidad evidente respecto a la finalidad que debe ser perceptible: encontrarla es misión del artista.

    ***

    Si alguien tiene o no tiene una voluntad poderosa o una experiencia interior, tendrá que demostrarlo con su trabajo y no con sus habladurías. Y en cualquier caso, estamos mucho más interesados en la calidad que en la llamada voluntad…

    ***

    Pues el artista no crea para el artista, sino que, como todos los demás, crea para el pueblo. Y haremos que el pueblo sea, desde ahora y una vez más, llamado para ser juez de su propio arte…

    ***

    Más allá de esto, no me siento ni mínimamente interesado en si esos santones del arte mundial se van a reunir para cacarear acerca de los huevos que han puesto, para intercambiarse entre ellos expertas opiniones.

    ***

    La fuerza del consenso de millones de personas ha desprovisto totalmente de significado las opiniones de individuos aislados.

    ***

    Las “obras de arte” que no pueden ser comprendidas por sí mismas, sino que para justificar su existencia necesitan de altisonantes instrucciones para su uso y llegan por último a los espíritus apocados que aceptan paciente y dócilmente tan cretina o impertinente estupidez, esas obras de arte, desde ahora cesarán de existir en el pueblo alemán.


    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  31. Pueeees Brasas, por lo que decías antes, la verdad es que me parece absolutamente irrelevante qué publico, donde y qué digo con ello, para eso ya lo digo aquí. Pero en una búsqueda por internet verás rápidamente mi vasta producción literaria: cinco o seis comentarios en un par de blogs relacionados de un modo u otro con el arte contemporáneo. En ellos encontrarás todas las referencias qu me solicitas. Tampoco tengo el carné del partido, espero que me aceptes como interlocutor indeterminado.

    Por otra parte, sobre las citas hitlerianas que cuelga Rubén, me quedo con la última. ¿Por qué me suena esa idea?

    Este Hitler tenía unas cosas...

    ResponderEliminar
  32. ¿"irrelevante" dices?
    A ver, como te gusta a tí decir, "remitamonos a los hechos" :

    “O patrón xeral de desenvolvemento para unha prefixación de tipo ITC é a dun proceso aditivo, lento e circular, no que o indivíduo sométese a unha serie de implantes externos á sua natureza subxetiva. Nun primer momento, ésta revístese de aptitudes sociais productivas, coñece o medio no que traballa e sabe con certeza o tipo de coñecemento que está a xerar. Todos estes engadidos son voluntarios, ademais de inocuos para o indivíduo receptor sempre e cando traballemos baixo condicións ambientais controladas. En canto os novos órganos atopan o seu lugar definitivo no corpo-indivíduo, ten lugar o ceibamento do prefixado no medio natural. Con él, o completo e inevitábel desorden biolóxico. Xa temos unha peza de Arte Público.”

    (Cosme Gauchet en http://www.baleiro.org/?p=60)

    Oye, pues sí!! ... esto es dinamita pura ;D
    Desde luego como opinador crítico hacia el arte establecido te haces entender de miedo!!
    estará "el Sistema" temblando xD

    ResponderEliminar
  33. Hitler: viene porque leí el comentario de Brasas con sus pesebres, y sus comuniones con carros de molinos one more time, me dio una pereza importante y pensé que el siguiente paso sería la Ley de Godwin
    "A medida que una discusión en línea se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los Nazis tiende a uno".
    http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_Godwin

    Buenas Rubén, me he ido a leer el poema, no se te pasa una, gracias. Sacar a Miguel Ángel fue una boutade. También me ha parecido muy interesante por parte de todos, como dice Cosme, no es fácil evitar esa desidia a veces para darle vueltas a estos temas, pero ahora si me disculpáis, me voy a morir un rato con mi gripe. Nada conceptual ella.

    ResponderEliminar
  34. Brasas, realmente te parece que ese texto que citas tenga la más mínima vocación de ser crítica de "arte establecido"? ¿O que tenga voluntad de ser claro y comprensible, digamos como un manifiesto?

    Se me ocurre pensar que quizá al bueno de Gauchet lo que le gusta es cachondearse un poco de todo, para no perder perspectiva. Me da que se ríe de nosotros y de él mismo, de los medios de comunicación y su gusto por encapsularlo todo bajo etiquetas prefijadas, incluso antes de saber exactamente de qué hablan (caliente, caliente) y por supuesto, de la gente de Baleiro, de los cuales me consta son otra panda más de conceptualoides modernillos a la caza de prebendas y favores, para luego venderte todo ese rollo de la sociedad civil, la colaboración y la crítica institucional.

    Yo lo que veo aquí son muchos héroes y muy pocas causas. O muy poco justas.

    ResponderEliminar
  35. Son tan obvias las similitudes entre los puntos del manifiesto hartista y lo que dijo Hitler que me he quedado frío.

    ResponderEliminar
  36. Amigo Brasas,

    no sé muy bien qué tienen que ver mis auriculares con esta conversación. Y menos con la adolescencia, pero si te gustan te paso el modelo, que son tremendos para lo que cuestan.

    Lo guay o alternativo? De veras que me he perdido. Te aseguro que he llegado a este debate hace muy poco, simplemente quería comentar que encuentro muchas posturas a la defensiva, demasiado personalizadas y heroicas (en ambos bandos, claro). Sé de buena tinta que lo de la ITC es una coña, precisamente sobre los galimatías que nosotros mismos y los medios escribimos a veces, casi sin darnos cuenta. No creo que esto sea tan importante ni trascedental, excepto para los que se toman a si mismos demasiado en serio. Y eso si que no es nada alternativo, según lo que entiendo yo por alternativo...

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  37. A ver, Brasas, de verdad, no pillas una... Hablas de los comisarios de exposiciones, pero eres tú quien parece un comisario político de la Stasi, husmeando en mi pasado para descubrir mis infidelidades para con el sistema. De verdad, hacía años que nadie se preocupaba por mí como lo haces tú. Grcs tq, bcs bcs. Ahora bien, si no tienes argumentos para defender el dichoso manifiesto, lo siento, pero mi pasado como señor oscuro de Mordor no tiene la culpa.

    Por otra parte, Victor, es cierto que todo ese rollo de "Baleiro" apesta un poco, pero ellos tampoco lo ocultan. Tienen un espacio en en que pueden desarrollarse proyectos muy diferentes, son buenrollistas, tranquis y nadie les paga su trabajo. Como para quejarse de ellos. Y encima tienen sentido del humor como para satirizar sobre lo que hacen citando a sus críticos, me parece estupendo. Ahora, si quereis hacer crítica de sus presupuestos teóricos -si es que tienen alguno-, se ha abierto la veda.

    Pero en este momento hemos de tener cuidado, porque como dice el Corolario de Gauchet -relativo a la ley de Godwin-, "cuando el hilo de una conversación online supera los 30 comentarios y los tres participantes, la probabilidad de que ésta se estructure en una alineación bipolar tiende a uno". De modo que sería muy fácil acabar enfrentando a Hartistas malos y Baleiros buenos, o a la inversa. No, la cuestión no es si unos son buenos y otros malos, sino qué estrategias son las más productivas a la hora de generar un cambio en la estructura institucional imperante, y si lo que hacen sirve de algo.

    El problema es que no tenemos el mapa completo para ello, sino únicamente fragmentos, cada uno de un lugar diferente, con un código de representación distinto y algunos pertenecientes al reino de fantasía. Y estoy convencido que el cachito que tienen los Hartistas es un plano falso del siglo XII, y con él quieren llegar a Marte. Es solo un problema de desfase tecnológico, pero eso no les disculpa.

    ResponderEliminar
  38. Victor, como dices que acabas de llegar (que lo dudo:) te haré un resumen: Este debate trata sobre lo fácil y gratis que sale criticar a los hartistas. Mucha gente ve interesante ir de alternativa, de que critica el despótico sistema artístico establecido e institucionalizado... pero a la hora de la verdad no conciben el ejercer esa crítica con la libertad casi kamikaze de -por poner un ejemplo- Avelina Lésper. En lugar de eso se dan por satisfechos con escribir pequeños ejercicios de pedantería y private-jokes en sitios como "Baleiro" (el nombre ya dice mucho ;D)
    Bueno, hasta ahí bien; cada uno es como es y no se le pueden pedir peras al olmo.
    A mí lo que me parece cutre es que algunos de esos sabihondillos no sólo no hacen "crítica institucional" como pomposamente pretenden, sino que además cargan con asombrosa inquina contra los pocos que sí la hacen. El portavoz de Hitler es un caso claro. Con Gauchet y/o contigo aún estamos pendientes de saber si sois capaces de poner aquí un enlace a un texto que demuestre vuestra vena crítica hacia algo distinto del Hartismo.
    ¡Animo! no me puedo creer que ese chiste tan bueno sobre la ITC y las "etiquetas prefijadas" sea lo más productivo que hicisteis con vistas a "generar un cambio en la estructura institucional imperante" xD

    ResponderEliminar
  39. Veo que tienes experiencia como polemista, Brasas. Algún día tienes que enseñarme los informes que estás redactando sobre los amigos de tus archienemigos, entre los cuales espero estar incluido, y Victor también, espero -que por cierto, no es la primera vez que participa en este blog-. Pero ten cuidado, porque un día te encontrarás como John Nash en tu despacho descubriendo un complot de tus esfínteres para destruir la inmaterialidad conceptual de tu cerebro.

    La verdad es que el tema hartista no me preocupa tanto. Están bien donde están, no molestan con sus exposiciones, su afición a las pegatinas y la pintura de caballete, y tampoco llaman la atención más que por haber escrito un manifiesto conservador. Te recuerdo que para libertad kamikaze, la del viaje de Franco a la península, que "generó un cambio en la estructura institucional imperante" que que no veas. Pero no es esta la intención de los Hartistas, que son gente pacífica y tradicionalista, sino trabajar duro y ser respetados en un entorno que pasa olimpicamente de sus competencias en el campo del plastidecor.

    El artículo de Avelina Lesper sobre la inconstitucionalidad del aborto y los autenticos valores de la familia no tiene desperdicio: http://avelinalesper.blogspot.com/2009/09/farsa-en-venecia.html. Solamente se me plantea el problema de que no propone ninguna medida practicable para desarrollar su increíble sistema teórico.

    La pregunta es, ¿hacia donde puede ser ese cambio? Si no quieres responderla, o no puedes, entonces no hay diálogo, sino únicamente demagogia barata: ˝private jokes" como bien dices.

    Y no, esas palabras mías que citan los chicos de Baleiro -y reitero mis agradecimientos por ello-, no forman parte de mi historial activista antisistema. Pero eso es otra historia, y no te voy a dar ni una pista. Vas a tener que fastidiarte chico, y jugar con lo que hay. A ver cómo de hábil eres.

    ResponderEliminar
  40. Es muy revelador esto que dice Avelina Lesper sobre el improbable uso de sangre humana auténtica en una pieza mexicana expuesta en al bienal de Venecia:

    "Pero como se trata de “creer” que es arte, creen que es sangre de narco. Entonces la obra es un engaño, un espectáculo de feria en donde vive la mujer araña. Esta farsa representa a México y le dice al mundo que nuestro problema más grave, el narcotráfico, es visto como una patraña sensacionalista para el arte y las autoridades de cultura."
    http://avelinalesper.blogspot.com/2009/09/farsa-en-venecia.html

    Supongo que lo que esta persona reclama aquí es la eliminación de toda aquella práctica institucional que no muestre de forma objetiva o explícita la realidad de la sociedad que la sustenta. Algo así como la exterminación de todo giro retórico o literario en la producción cultural: un retorno más a la falacia de la representación mimética. Pero eso es Platón, el orígen de los totalitarismos y La República.

    Así, a la hora de enviar una obra a Venecia, desde luego que México debería haber seleccionado algo que representara el modo de comprender la realidad por parte de la gran mayoría de su población y que además diera cuenta de los verdaderos problemas de su sociedad. Pero tratándolos de verdad y sin medias tintas, como Dios manda coño, que es España. Perdón, México.

    Pero es el conflicto de siempre entre idealismo radical y realismo ingenuo, una dicotomía por lo demás bastante absurda aunque muy útil para explicar las materias en el seminario. El problema llega cuando algún monaguillo con ganas de llegar a fraile toma partido y asume radicalmente cualquiera de estos posicionamientos para demostrar todo lo que aprendió en la vicaría, pero sin darse cuenta de que todavía no aprendió a leer entre líneas.

    En el caso del Stuckism, el Hartismo o el realismo Brasasiano, es bastante evidente que no tienen mucho interés en plantearse los criterios mediante los que se puede realizar una crítica social y cultural interesante. Lo que me fastidia es que parece que fuera del "movimiento" no hay crítica social o cultural posible, cosa que no creo que suscriba ninguno de sus miembros.

    Jonathan Jones lo dice bien, un exhabrupto histérico, una crisis nerviosa que es un síntoma más de lo mucho que queda por caminar y los problemas que subacen a un modelo de financiación pública de la producción cultural. Ahora, ese arranque histérico no supone ninguna solución, unicamente la constatacion irracional de un problema. Pero hacer eso es fácil, lo dificil es lo otro.

    ResponderEliminar
  41. ¿y qué es "lo otro"?
    (¿lo que haces tú?)

    ResponderEliminar
  42. Hola Brasas. Cuando hablo de lo otro, lo complicado, me refiero a intentar argumentar sobre las posibilidades de "generar un cambio en la estructura institucional imperante". No la vamos a eliminar, eso está claro; no podemos obviarla, porque nos cuesta un dineral a todos. Entonces, ¿qué hacer?.

    Como bien te decía mi crítica al manifiesto Hartista no se extiende a sus actividades y sus quehaceres, pues creo que por medio de ellas sus miembros encuentran articulación en un medio que les dota de recursos. Otra institución vaya, pero esta les permite la participación, puesto que se trata aquí de participar como agentes activos.

    Es en este sentido que hablar de lo que es o no es arte no me parece útil. Eliminemos esa palabra por un momento -solo como estado de excepción- y hablemos de cómo construir discursos y dispositivos -los dos igual de importantes- que sean social y estéticamente relevantes, que es el problema que hay en este país con las instituciones.

    Generar procesos de creación y espacios de trabajo, desarrollar una crítica práctica aplicable a lo que cada uno entienda por su cotidianidad, suponen, a mi parecer, no una vía de cambio en el sistema o en la estructura, pero sí puede serlo en la vida de personas específicas.

    Imaginemonos que solo modificando los conectores se puede cambiar el sentido y la direccionalidad de las dinámicas de un sistema. Trabajemos con los conectores y sus dinámicas, trabajemos con personas y entornos específicos, y el sistema se verá modificado. Si enfocas tu lucha únicamente a destruir las grandes moles enquistadas en la sociedad no harás más que interpretar una versión contemporánea del Quijote. Y poco favor le hace a nadie una crítica negativa, centrada más en lo que algo no es que en lo que podría ser.

    Y no lo olvidemos, el manifiesto Hartista es una caquita, pero ellos han sabido crear sus propios espacios. Esa es la parte que me gusta de los Hartistas, lo que hacen. Ahora, el contenido de lo que dicen, y que es el mecanismo que dirige sus críticas en un sentido o en otro, es puro conservadurismo neoliberal.

    Por lo demás, todo el día en el sofá.

    ResponderEliminar
  43. Hola Brasas. Siento lo del vocabulario pseudo tecnicista. Me resulta más facil decir las cosas así, porque es más concreto, más detallado, y es muy útil. Pero con ello no tiene más sentido lo que digo, desde luego, ni lo intento.

    Te ruego que me disculpes por emplear este lenguaje y que te centres en el tema, que no somos ni tú ni yo ni las modas tecnoguays, sino el manifiesto Hartista, los Hartistas -que son cosas distintas me parece-, sus posibilidades desde el punto de vista de una crítica cultural...

    Para lo demás, enorte.

    ResponderEliminar
  44. Guau. Después de todo un día andando por el monte a las setas, volver a la dialéctica-art234 se me hace un poco cuesta arriba, así que intentaré tirar por el medio:

    Mr. Brasas, porqué dudar de lo primero que digo (que acabo de llegar al debate)? Yo tampoco te conozco personalmente (o eso creo), y no por ello desconfío de la veracidad de tus opiniones. Sería el colmo de la esquizofrenia virtual! Con que lo escribas, al igual que Mr. Gauchet, me llega. En cualquier caso, lo contrario sería bastante estúpido y una pérdida de tiempo, tanto por tu parte como por la mía.

    Dejando al margen estas consideraciones propias de "educación para la ciudadanía", todavía no he escrito una palabra en este hilo referente al tema -Hartismo-, así que no me parece ni fácil, ni gratis, aunque leyendo hasta ahora me ha importado bastante poco como tema en sí. Y ojo, no es desconsideración, es que también tengo trabajo, aficiones y amigos que atender, y a todo no se puede...

    En cambio, con el tema -Baleiro- me has tocado la fibra. Resulta que colaboro con ellos desde que arrancó el proyecto, así que me permitirás un par de aclaraciones.

    Solo decir que si es algo, no es una página web desde donde escribir pequeños ejercicios de pedantería y chistes privados, se trata de un pequeño espacio (físico) de..., digamos producción cultural donde también hacemos algún concierto, talleres, etc..., aunque lo más importante: gestionado por sus propios usuarios. Esto quiere decir, por si te parece pedante o críptico lo que escribo, que no existe una programación más allá de lo que la gente quiere hacer de él en un momento determinado. Y es en este punto donde el nombre me tiene sentido, aunque podría suceder que al igual que uno se llega a hartar del arte, también se harte de ciertas palabras como lo que son, palabras; un camino no exento de riesgo y dedicación, no crees?

    Lo que quiero decir con ésto es que si te das una vuelta por el sitio (ahora si, el virtual), verás que no se publica nada que no sea comunicación de las actividades que allí se realizan, así que nada de crítica, nada de dárselas de nada. Solo lo que allí sucede.

    Y enlazando con lo que de verdad nos ocupa (o a mí me interesa de todo esto): crítica institucional? Pues si, creo que un espacio sin programación profesionalizada, sin criterios excluyentes más allá de la colaboración cultural sin ánimo de lucro, pero con ganas de hacer cosas interesantes para la gente, porque son ellos (los que somos y cualquiera que quiera participar) los que deciden qué se hace y qué no; yo lo veo crítica institucional. Como dice Cosme, porque creo que se centra en lo que las cosas pueden llegar a ser, y no en lo que no son.

    Por otro lado, no quisiera presuponer que a los lectores (probablemente pocos a estas alturas y no me extraña, Mr. Godwin) de este hilo les pueda interesar lo que escriba o deje de escribir por ahí adelante. Y mucho menos para refrendar lo que aquí si escribo. Solo tienes que bucear un poco si de verdad te interesa leerlo. O pasarte por Baleiro un día y nos tomamos una cerveza, hacemos crítica inst. o nos ponemos verdes. Siempre será mejor que estar sentado delante de una pantalla.

    Voy a por tabaco pero volveré.

    ResponderEliminar
  45. Ya con cigarro en mano, me gustaría disculparme por ser parte culpable de que este hilo se haya ido tanto por las ramas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  46. Me gustaría actualizar un aporte de nosequien que curiosamente cayo por este blog hace cosa de un año, un podcast del programa "Música para pintar" realizado por "Apuntes críticos". Lo dice todo él solito, da gusto. Por lo pronto transcribo las perlas:

    "Eso dejenselo a los políticos, aquí estamos haciendo arte. Aquí los artistas lo que hacemos es otra cosa. Los ingenieros hacen puentes, los cineastas hacen cine, los veterinarios revisan a los animales, y aquí los artistas hacemos pinturas y esculturas. A ver si dejamos la confusión que les han vendido las generaciones pasadas y que les llevan a pretender promulgar todos los males de la sociedad contemporanea, males que todo el mundo conoce bien por los noticieros". 17'19''

    "[…] jovenes que no les gusta trabajar y que se ponen a decir que los demás están anestesiados… ¡Anestesiados ellos, con esas ideas que no van para ningún pereira! ¿Y a quien le va a gustar que haya unos más ricos que otros? A nadie, pero lo que realmente toca ver es como hacer para hacernos harto dinero y con el arte y entre más dinero que se pueda sacar a estas obras de arte, mucho mejor que se vendan bien costoso […]."19'13''

    "Para seguir dando un poco más de esta cátedra descosida del pensamiento político liberal, y que es lo que tanto le hace falta a la producción artística internacional […]" 23'10''

    En "Radio minuta": http://apuntescriticosradioyminuta.blogspot.com/2008/12/msca-para-pintar-activismos-de-sof.html. Visto en http://art234.blogspot.com/2008/12/ponlle-nome.html.

    Total Brasas, que prefiero pecar de un lenguaje raruno que suscribir el podcast del Losantos del arte. Pero todo esto que este señor nos dice tan clarito podrías introducirnoslo tú. Se trata de eso, de mantener un debate, sin verguenza ni tapujos. Disculpa si no he sido todo lo claro que me hubiera gustado anteriormente, tampoco podré serlo más que el locutor de este programa.

    Me ha gustado lo que comentas sobre "baleiro" Victor, y seguro que habrá muchos Hartistas que querrían montar cosas con vosotros.

    ResponderEliminar
  47. Victor: te veo algo susceptible, tres palabras mías ("que lo dudo") te dan para un párrafo entero de queja. En cuanto a Baleiro:
    -Que alberga textos pedantes no es desmentible, de ahí saqué el de Gauchet.
    -Y que sea ése su único contenido nunca lo dije (pero que me la sopla más que a Gauchet el manifiesto Hartista, éso tenedlo por seguro).
    Respecto a tí Cosme, "el tema" yo pensé que ya había quedado claro:
    -Si piensas que con discursos tipo Ozores induces cambios en la opinión pública o en las instituciones, yo creo que te equivocas (pero con ello entiendo que no molestas a nadie, así que por mí no pares).
    -Respecto a los Hartistas es ocioso que critiques sus textos ya que su único propósito es hacerse entender por la gente, y visto está que lo consiguen mucho mejor que tú. Además, de entre la gente que los comprende mucha les hace llegar su acuerdo y adhesión (vuelve a no ser tu caso).
    -Si como grupo socialmente activo los valoras es insustancial que intentes desacreditar sus textos, porque de ellos nació el grupo.
    -Si tu objetivo es mofarte de ellos entonces arma mejor tu "discurso" porque con esos argumentos ya ves lo que pasa, que acabas recibiendo xD
    -Sobre el monólogo sarcástico de Dimo García me alegro de que lo cites y lo suscribo completamente. Va sobre el activismo de izquierdas como tribu urbana favorita de los niños de papá en las universidades, (¿es por eso que te ofende? ;D)
    Pienso que de alguna manera la empanada ideológica subyace a todas estas polémicas;
    como dicen los americanos "¿quieres que hablemos de ello?" se te ve con ganas de sacarlo y puede ser divertido...
    -Total ya, qué mas da 53 comentarios que 83?-

    ResponderEliminar
  48. Brasas, tu rapidez mental realmente me ha sorprendido: solo has tardado 53 posts en apreciar que el tema desde el primer comentario era precisamente el que dices: la contradicción que tiene lugar entre discurso y acción en el Hartismo/Stuckism u/y/o en otros colectivos.

    Y sí, te entro al trapo, pero mañana que estoy reventado -ya sabes, todo el día en el sofá-.

    ResponderEliminar
  49. Brasas, si pudieras realizar una descripción de esos modernillos a los que nadie entiende cuando hablan te lo agradecería. Los esteorotipos están bien, pero si puedes referirte a cosas de las que podamos hablar y no a inconsistencias basadas en tus miedos nocturnos o en las tundas dialécticas que le pegas a mi pobre estilo, mejor. Pedantes hay muchos y de muchos tipos, y si ese es su/mi peor pecado, creo que hay peores problemas en el mundo como para ocupar tu tiempo con ellos.

    Es insustancial que valore al grupo porque éste surgió del texto, afirmas. Tienes razón, y es una buena definición de grupo: la correlación entre sus miembros a través de un texto. El único problema es que yo no defiendo ni al ideario ni al grupo. Del ideario al sujeto que soporta una actividad hay un mundo, y la correlación entre ambos es siempre disimétrica -http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=disimetr%C3%ADa-. Cuando se pretende lo contrario se cae en un sectarismo o un totalitarismo. Partiendo de esta diferencia, reconozco lo positivo que tiene el que los Hartistas tracen vínculos y promuevan actividades, pero el ideario y el grupo -algo así como los evangelistas, pero no los practicantes-, tienen tufillo a Requetés que no veas.

    Cuando hablo de practicantes me refiero al objeto último del movimiento, miembros que hacen cosas juntos y/o con más gente. Pero, ¿les era necesario un texto para ello?. Esa es una pregunta muy vieja, pero jugar a contestarla puede estar muy bien. -remito al ultimo comentario de Victor, muy interesante al respecto.

    Pero no quiero mofarme de nadie, nada más lejos de la realidad. Ruego a Luis que si se ha sentido ofendido me disculpe y que se tome esto como críticas que creo pueden ser constructivas para todos. Ahora, el fragor de la batalla es tremendo, y Bud Spencer me está pegando unas tundas dialécticas tremendas.

    No me sucede así con el monólogo de Dimo García, un discurso neoliberal -en sus propias palabras- y reaccionario -porque, también en sus propias palabras, su única referencia es el pijerío imperante que personifica en lo primero que encuentra, actúando además en pos del beneficio económico propio-. Conservador y reaccionario. Justo lo que llevamos diciendo estos días. Me alegro de que salgas del armario y digas que es precisamente liberalismo y conservadurismo reaccionario lo que hace falta, pero no es sobre tí que queríamos hablar, sino de Hartismo.

    No creo que el hartismo sea en absoluto una ideología de sofá. Muy al contrario, pelean por hacerse un hueco en el mundillo. Pero lo hacen de un modo ilegítimo y destructivo, amén de actuar bajo intereses grupales, como cualquier otro lobby -en este caso el de los pintores-. ¿Por qué no afinan su discurso y hablan de lo que realmente piensan de las instituciones? Porque no es la existencia ni la firma de éstas el problema, sino el hecho de que les han dejado de lado. Pues que hablen de ello y actúen en consecuencia, pero que metan a Dios de por medio no tiene decencia.

    Finalmente, ¿Cuál es el lenguaje que consideras "normal"? ¿Cuál el correcto? ¿Cómo se caracteriza? Supongo que además de ser un formalista accerrimo, para caerte bien hay que tener la dialéctica de Paco Martinez Soria. A mi tampoco me cae bien Eugenio d'Ors, pero no es porque use tal o cual palabra o estilo, sino por sus ideas. Ah, no, que eso no cuenta, que somos formalistos.

    ResponderEliminar
  50. Hola a todos. Soy Juanma, hartista, y pintor. Como os veo venir, directamente os paso mis credenciales en estos 2 links: 
    www.juanmamoreno.blogspot.com (donde subo mi obra)
    www.sobrearteyharte.blogspot.com (donde hablo sobre arte) Dicho lo cual:

    En algún punto se ha dicho que la cuestión no es ser conceptualoide o hartista, si no que la cuestión es ver qué estrategia es la que hay que seguir de cara a generar un cambio (necesario) en la estructura institucional del arte a día de hoy. En parte eso es como decir: “a ver, el que no sepa como salir de la crisis que salga del parlamento”

    Pero digo yo, que sin debate, y sin intercambio de ideas es imposible cambiar nada, ¿no? ¿O las nuevas teorías del arte que vendrán saldrán de la nada como las setas?

    Me parece de risa entender al discurso del mal llamado arte contemporáneo, o al discurso de la crítica y la curaduría oficial como la panacea de la crítica institucional. No hay nada más complaciente que el discurso conceptual, ya que se trata de palabrería deliberadamente críptica y hueca que nadie lee y que alimenta la teoría manida y rancia de la que a su vez se nutre. Se trata de un gran bulo, palabrería hueca, pajas mentales que toman a Danto (mira que es flojito) como suprema referencia.

    El Hartismo, por otra parte, si hace verdadera labor de oposición, y está sembrando de esporas de pensamiento crítico la red. El Hartismo si hace por remover, por tratar de aglutinar conciencias, y de proyectarlas en forma de acciones reivindicativas concretas (puedes ver información en la página web). ¿Por qué? Porque nosotros somos personas apasionadas que disfrutamos del arte, que nos gusta el arte. No es que el trabajo de la idea no exista, existe, pero se llama filosofía, y el arte se refiere al trabajo de la imagen. Obras de artes (plástica) son pinturas, esculturas, dibujos, comics, películas, videos, pero también lo son obras publicitarias, animaciones, pinturas digitales, etc.. El arte no viene por estar expuesto en un museo (teoría de Danto), el arte viene por el BUEN trabajo de la imagen. Y aquellas cosas que no suponen un trabajo con la imagen, o que suponen un mal trabajo de la imagen, serán otra cosa, pero no serán arte.

    Si esto es ser enemigo del arte…
    Yo creía que ser enemigo del arte es decir cosas como "la pintura ha muerto".

    Un saludo

    ResponderEliminar
  51. Hola Juanma.

    Desde luego no se trata de echar del parlamento a nadie, sino de exigir a los políticos que piensen en soluciones y dejen de criticarse unos a otros. En ese sentido, cuando planteo mi crítica al manifiesto Hartista, es porque no está planteado en términos positivos, únicamente negativos. Y desde luego, de la ciencia infusa no sale nada. De la crítica institucional realizada con subvención tampoco. En ningún momento ha defendido nadie aquí tal postura!

    Sobre el tema que comentas de lo vacuo que es el dircurso conceptual, no se a cual te refieres. Alguien ya dijo antes que hay tantas cosas metidas en esa etiqueta, que es casi imposible saber de qué estaríamos hablando.

    Aludes a Danto, al que le tengo mucha tirria como uno de los ejemplos más asquerositos de las teorías envolventes. Criticar a Danto está tirado: te cagas en Hegel y este cae detrás. Pero proponer otros criterios diferentes sobre la calificación de lo artística, estética o culturalmente relevante ya es más jodidillo. Es "lo otro" a lo que me refería.

    Y es esto lo que echo de menos en un discurso que trata precisamente de defender que el arte se refiere exclusivamente a lo plástico: ¿por qué, como, cuando? El tema del BUEN trabajo de imagen está bien pero, ¿qué significa ese "buen"? Porque detrás de él se encuentra el criterio para la profesionalización y la sustentación de los "artistas" o "proyectos" dignos de éxito, premio y subvención. Eso sería duro, y no decir que los conceptuales son unos corruptos.

    No estoy de acuerdo con los límites disciplinares que impones al arte o al filosofía. Por ejemplo, cómo calificar los Poemas de Alberto Caeiro, de Pessoa, que se encuentran en un límite tan difuso?. poesía? desde luego, es lo evidente. Filosofía? de la buena, jevi metal en ese sentido. Si es que se trata de una y no de otra, ¿hasta donde trazais los límites? No vale tirar la piedra y esconder la mano.

    Luego, sobre el tema del activismo, totalmente de acuerdo contigo. Hay que moverse!

    Saludos

    ResponderEliminar
  52. No podemos seguir elucubrando sin aportar datos.

    Se ha descubierto que la marca Duchamp promulga la no intervención estatal en la venta de productos competitivos ofrecidos para el consumo privado (libros, revistas, reproducciones, cajetillas, calendarios).

    Sin embargo para cubrir el mayor numero de mercados, la marca también se apoya en las instituciones estatales y en sus mecanismos para que sus agentes comerciales (críticos, historiadores y devotos) vendan sus productos, desde las mismas instituciones democráticas.

    Se trata de una estrategia comercial neoliberal, de clara tendencia conservadora.
    La misma da cuenta del buen posicionamiento de la marca. En tiendas como Amazon.com, por ejemplo, la marca tiene cincuenta productos comerciales que oscilan entre los 8 y los 100 euros cada uno.

    Ver: http://www.amazon.fr/s/ref=nb_ss?__mk_fr_FR=%C5M%C5Z%D5%D1&url=search-alias%3Daps&field-keywords=marcel+duchamp

    Los diferentes productos se adaptan al poder adquisitivo y a las necesidades creadas en los consumidores.

    Podría definirse entonces a esta empresa como una concesionaria familiar (que concede el good will a productos derivados de la marca, incluyendo artistas nuevos).

    Sin embargo es necesario indicar que la marca va asociada también a otros objetos manufacturados para la venta que son al origen de otras empresas.

    En la última campaña publicitaria, la firma apela a razones ´´neomarxistas´´ para vender y posicionar los productos. ´´Activismo, arte y política´´ es el nuevo eslogan del paquete que se ofrece actualmente.

    Y las utilidades han sido millonarias. Tan solo en términos editoriales unos cincuenta productos se encuentran posicionados en los mercados.

    Referencia:
    http://www.amazon.fr/s/ref=nb_ss?__mk_fr_FR=%C5M%C5Z%D5%D1&url=search-alias%3Daps&field-keywords=art+activism

    ResponderEliminar
  53. Ese tema del límite ya salió una vez en otro debate.

    Es dificil ponerlo, más cuando hay tanta teoría vertida para difuminar las diferencias (que las hay). Sin duda, tenemos que hacer un esfuerzo y decir donde se pone esa linea, si en la frontera entre el aceptable, el bueno, o el excelente trabajo de la imagen. Y no sería (o al menos yo lo veo así) una diferenciación por disciplinas, si no una diferenciación entre lo que es un buen trabajo de la imagen y lo que no.

    ResponderEliminar
  54. Hey JuanMa. No creo que se pueda decir que algo sea bueno o malo si no es en un contexto determinado. Tan cutres pueden ser para los Hartistas los cristales de Kosuth como las pinturas de Dimo para un miembro de la tribu de los Boro-Boro.

    Más interesante me parece valorar lo que cada individuo gana con una práctica concreta. Si a alguien le gusta pintar, bendito sea. Si además pueden disfrutar muchos de esa actividad, mejor. Pero la cuestión es que no hay dinero público para promocionarnos a todos.

    Si desde el Hartismo os interesa atacar y poner límites a los desmanes institucionales, una buena acción sería proponer nuevos criterios y nuevas maneras de promocionar practicas y trabajos. A no ser que el problema sea precisamente que haya unos criterios, pero entonces todo sería relativo y un poco más confuso.

    En cualquier caso, coincido con vosotros en que hay mucha corrupción en este mundo y mucho caradura que vive de la imagen, y según Dino en su ilustrado podcast, no es cosa de los Artistas.

    ¿Lo es de los Hartistas? ¿No serán los Hartistas el reverso activista de los Artistas? ¿Cómo lograis mantener separadas esas dos mitades autónomas de vuestra personalidad sin que una contamine a la otra?

    ResponderEliminar
  55. Qué tal que alguien dijera: no se puede decir que una canción es buena o mala, que una película es buena o mala por fuera de un contexto determinado. Acaso esa constatación, (si asumimos que fuera cierta), le importa en alguna medida al músico y a su auditorio, al cineasta y su público?

    Para nada. ¿Por qué entonces una idea como esa únicamente en las artes plásticas cobra tanta relevancia? No será porque permite justificar las carencias de talento, oficio y trabajo? .

    Sobre la frase relativista de cajón (Boro boro y demás) no intimida, ya lo hemos tratado mucho en discusiones de vieja data.

    Sin embargo adjunto dos ideas nuevas a eso:

    Pienso que cualquier ser humano tiene la capacidad de identificar y valorar un objeto manufacturado (sea este realizado por un individuo de su cultura o de otra ajena) que muestra un alto grado de refinamiento técnico y/o tecnológico.

    También pienso que cualquier individuo de la especie humana tiene la capacidad (y el derecho) de ver en una representación figurada del hombre, seres parecidos a él presentes sobre un soporte de dos dimensiones.

    ResponderEliminar
  56. Bueno, ahora ya mas tranquilitos despues de tan emotivos eventos en Compostela, aclaremos algunos asuntos:

    Que el músico, el auditorio y el público no es el mismo en diversas cronologías o geografías. La noción de público que se practica en la industria cultural occidental no es la misma de otras culturas, por mucho que se haya impuesto en ciertos contextos la que hoy conocemos. Que la antropología se haya erigido como una disciplina preminente en los estudios sobre arte en los últimos años no es baladí.

    Que una idea como el relativismo cobre relevancia en la sociedad contemporánea tiene un sentido: se trata de un compromiso ético en la sociedad contemporánea para dar lugar a modos diferentes de realizarse y trabajar sin una imposición de criterios o categorías por parte del estado. Yo -solo yo- no pienso como los Hartistas, y sin embargo también soy ciudadano. ¿Cómo se encaja pues que mis criterios sean diferentes? ¿Llamandome corrupto? Que bien, eso era lo que hacía falange: nacional-socialismo del bueno.

    Sobre las disquisiciones filosóficas que plantea nuestro filósofo de nueva hora, sin palabras. Supongo que un investigador de tan hondo calado sabrá por qué y cómo es que defiende tales tesis. Si puede escribir un libro sobre el tema, que lo mande a Gedisa, pero que aclare aquí por favor qué tiene que ver eso con la gestión de los recursos públicos en cultura, que creo que era lo que preocupaba a los Hartistas. O, como decía con sorna un filólogo, ¿no estará mezclando churrasco con merinas? O eso o estamos a puntito de volver a la estética de Sanchez de Muniaín.

    ResponderEliminar
  57. No tiene sentido que los que hemos desarrollado nuestra carrera como artistas a base de consolidar criterios y valores discutamos con personas que dicen que en el arte no es importante tenerlos.

    Y peor aun que inmediatamente después hablen de ética.

    ResponderEliminar
  58. Hola Dimo,

    ¿Hablas de mi? Por favor… no coloques en boca de otros lo que no dijeron que queda feo. Sabes escribir pero, ¿sabes leer? Te recuerdo mi participación hace algunos comentarios:

    "[…] proponer otros criterios diferentes sobre la calificación de lo artística, estética o culturalmente relevante ya es más jodidillo. Es "lo otro" a lo que me refería. Y es esto lo que echo de menos en un discurso que trata precisamente de defender que el arte se refiere exclusivamente a lo plástico: ¿por qué, como, cuando?"

    Aclarado este punto, si tu respuesta en este sentido es tu diatriba sobre arte, percepción y realidad, me parece bien, pero simplemente decir que las vacas vuelan no sirve, hay que argumentar. Si pretendes que el hecho de que todos veamos figuras por todas partes es el indicador clave para juzgar las obra buenas de las malas, y las merecedoras de financiación de las que no, miedo me das. Atrevete a definir el arte por su mimetismo por favor, y de paso decir que Antonio López es el mejor pintor de Madrid porque le quedan las cosas "igualicas".

    Como de lo que trato es de averiguar qué tiene que ver tu tan articulada argumentación en torno a las capacidades perceptivas del ser humano con la ética estaré encantado de escuchar tus aclaraciones. Especialmente porque según las herramientas que proporcionais, me es imposible distinguir a un Artista/hartista de Barceló. Y os recuerdo que las políticas culturales -que es lo que reclamais, nuevas políticas culturales fundamentadas en nuevos criterios- no se hacen con pincelitos, sino con debates públicos. Otra cosa es que os convenga, porque fuera de vuestro claustro seminal las cosas se discuten. Pero no os veo con muchas ganas de mantener un debate público, sino de hacer la gamberrada gracioseta del día. Prerrafaelitas, ya os digo…

    Eh, Brasas, que tal.

    Que te digo que no he escrito nada! (Joe que pesado estas). Sobre el discurso de Dimo, yo trabajo lo suficiente como para no tener complejos a la hora de comprarme un sofá y pasarme días ahí tirado. Sí, soy un activista de sofá. Cuando me lo puedo permitir claro, que no es siempre. Tu también eres un vaguete, que lo sabemos todos! ¿O es que vas por ahí con un mono de fabrica y con una llave inglesa en la mano? ¿Qué es lo que hace del hartismo un activismo que mola? ¿Que dejasteis el pincelito y fuiste el fin de semana a una manifestación por el retorno del arte a los valores "de siempre"?.

    El problema, para mí, es que enfocais el discurso en atacar cosas que tampoco definís: que si el antiarte -en el arte-, que si las instituciones -en el arte-, que si la filosofía -en el arte-, que si el concepto- en el arte-, que si el diálogo-en todas partes- y así hasta un sinfín de enemigos que creo que lo son porque nunca os habéis preguntado por qué están ahí.

    Sobre lo de ofender, me alegra que te sientas aludido, pero no creo que sean los sarcasmos lo que escuece. Y es que claro, tantos años de estética facha para que nos vengáis ahora a reclamar su retorno, y no le hace gracia a nadie. Ni a vosotros descubrirlo supongo.

    ResponderEliminar
  59. Leo esto y me parece de lo más normal, pienso que es una persona que expresa una serie de dogmas discordantes sobre arte que aun no logran acomodarse los unos con los otros.

    Mira, siento que estás comenzando a pensar sobre la actividad artística, es un buen inicio en el proceso de reflexión. Pero ten en cuenta que repetir tópicos es solo un inicio, sobre todo cuando los unos con los otros no se acomodan.

    En ese punto es importante tener en cuenta que existe una diferencia entre un pensamiento coherente y otro que no lo es.

    Sobre las cosas que deseas que te responda, pues creo que tomaría tiempo explicártelas en el nivel que estas y no dan muchas ganas la verdad después de que tu las preguntas con burlas e insultos.

    Para darte una pista, las respuestas a todos estos asuntos básicos o elementales que preguntas ya las he respondido en mi blog, que no es hartista pero si próximo a dicho movimiento. Si te interesa pues ve a la sección del lado derecho de Apuntes críticos y lee.

    Tomate el placer de aprender un poco.

    ResponderEliminar
  60. Le busco la sustancia a cada cosa que me dices y no se la encuentro. Párrafo 1: ni dejé el pincelito ni fuí a ninguna manifestación así que no sé de qué hablas.
    Párrafo 2: ¿"enemigos que creo que lo son porque nunca os habéis preguntado por qué están ahí"? (¿de qué hablas?)
    Párrafo 3: "tantos años de estética facha"
    ((una vez más: ¿de qué hablas? Durante el franquismo se encumbró a un montón de artistas informalistas que a mí no me dicen nada... ¿eso me convierte en un facha? ¿o en un anti-facha? ¿Vienes aquí hablando de "estética facha" y con eso crees que te cargas de razón, o que aportas algún tipo de argumento?

    ResponderEliminar
  61. Dimo, por favor, acabas de ofender a mi inteligencia.

    Brasas, me refería a la manifestación Hartista en Santiago de Compostela. Pensaba que andabais al tanto, perdona si era una cuestión marginal.

    Sobre los enemigos, aludo continuamente al manifiesto Hartista. Si no es vuestra cuerda, disculpa, haber empezado por ahí.

    Sobre el encumbramiento del mimetismo como único criterio de evaluación estética -como pretendía Dimo hace algunos comentarios-, si, me parece más propio de políticas culturales populistas que de una sociedad abierta al debate en diversos modos de expresión.

    Y claro, hasta Franco tuvo que meter republicanos en el valle de los caidos. Nadie es perfecto! Pero no te preocupes, no quiero decir que los Hartistas sean fachas, en absoluto. Quiero decir que sus postulados, lo que expresan en el manifiesto, tiene tintes retrógrados, conservadores y reaccionarios. Pero ellos no hombre, si son activistas! ¿De sofa?

    ResponderEliminar
  62. Me parece una broma tomar en serio a alguien que en su última respuesta no ofrece más que (empezando por el final, párrafo a párrafo):

    6. Condescendencia faltosa que no encubre más que un evidente complejo de inferioridad intelectual.

    5. Publicidad de su blog.

    4. Explicaciones sobre que no merece la pena explicarse.

    2 y 3. Más condescendencia y consejos que no está capacitado para dar.

    1. La monserga habitual consistente en comparar el arte conceptual con un dogma irracional, sobre lo cual me pregunto, a tenor de lo revelado hace poco en otro blog:

    Las citas sobre la secta Teosófica y del delincuente Osho hechas por algunos de los intervinientes habituales de estos debates, ¿forman parte de la llamada a la razón de la que tanto presumen?

    Por otra parte, tampoco me parece de recibo decir que "criticar a Danto está tirado: te cagas en Hegel y este cae detrás". Animo a toda lumbrera capaz de destrozar alegremente a figuras de la historia de la Filosofía a que se postulen para el Nobel depués de dejar escritos sus poderosos argumentos. O por lo menos que se explayen un poco más aquí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  63. Ejem...quisiera ver las pinturas de Hegel y Danto que aun permanecen escondidas para criticarlas un buen rato alegremente.

    De seguro que son mejores que las tuyas Rubén.

    Cosme Gauchet, pues hombre no sé de dónde sacas tu historia del mimetismo o como quieras llamarlo. No te has dado cuenta que estás hablando con alguien del siglo XXI?

    Crees acaso que pienso como alguien del siglo XIX?

    Hombre pues que elogio... tendré que comprar sombrero!

    ResponderEliminar
  64. Rubén, por lo que creo recordar, en "El abuso de la belleza" -y otros- Danto confunde reiteradamente -al igual que los Hartistas- estética y sensualidad. Es así como, para él, el principal componente del Arte no es estético, sino retórico -teórico, filosófico…-, argumentando en base a simplismos tremendos.

    Amén de la confusión citada -una cagada propia de una cegera analítica- no es por esto que se caen sus tesis, sino porque, una vez que no nos planteamos la estética como análisis de los productos históricamente considerados como Artísticos, el tema mismo pasa a ser muy poco productivo.

    Es por este motivo que Shusterman acusa a esté y otros de crear las "Wrapper Theories", poco interesadas en penetrar a fondo en el asunto y sí en calificarlo desde el exterior.

    Sobre la tesis de la "Muerte del arte", no se trata de que su argumentación se sostenga en sus propios términos -es un analítico, debería hacerlo bien-, sino si es productiva para interpretar lo que sucede en el entorno de la cultura. No me parece que su interpretación ni la de Kossuth (cuando éste escribe, ojo) sobre las practicas artísticas como teóricas en el primero y filosóficas en el segundo sean precisamente certeras: no en vano los dos tiran del primer Wittgenstein, omitiendo completamente las pragmáticas de enunciación.

    En ese sentido, me parece interesante la estela del pragmatismo, que sigue derroteros bien diferentes a los analíticos o historicistas hegelianos. A mi ver son mucho más abiertos a la hora de interpretar cosas que, de un modo u otro, tienen importancia para con grupos de individuos o sociedades concretos. Hay muchos, desde luego, y simplistas también, claramente, pero aún con las meteduras de gamba de Shusterman, no se limita al campo de "lo entendido como tal...", presentando un mínimo de batalla por dar sentido a cosas que no suceden en el campo específico del Arte.

    Pero el hecho de que Danto, además de liarse con ese asunto tan complejo de la estética y la Historia, sigue a Hegel a pies puntillas. Y o tienes fé en el mecanicismo hstoricista de Hegel desde un principio, o no hay manera de verle la utilidad. A no ser que pienses en terminos de Arte, Anti-arte, Anti-anti-arte… ¿Y luego, la sintesis?

    ResponderEliminar
  65. De nada chaval!
    El tema del sainete me mola, esa me la apunto. Pero ya sabes que los protas no somos ni tu ni yo, ni todos los fantasmitas que cual personajes secundarios aparecen en la orgía intelectualide de mi comentario, sino por qué narices alude el manifiesto Hartista a la esencia del Arte, del Anti-Arte y como consecuencia al Anti-anti-arte.

    Pero como veo que lo tuyo es la crítica literaria, creo que tendré que esperar.

    ResponderEliminar
  66. No Cosme, las cosas son más simples.

    El asunto es así: Hay unas personas que trabajan en arte y que han estudiado una serie de técnicas inherentes a su profesión como las que existen en cualquier otra carrera (como medicina, informática, música, literatura, veterinaria, etc).

    Los profesionales del arte ofrecen sus servicios a un público, como lo hace cualquier otro profesional. Sin embargo desde hace décadas este público viene recibiendo gato por liebre, de personas que se gradúan sin tener ningún oficio especifico. Esto es debido a que en las academias se ha reemplazado el aprendizaje de saberes por discursos efimeros. Los profesores de las facultades actuales prevenientes del arte de los sesenta y por ello tienen poco que enseñar en cuanto a saberes y técnicas.

    Como la gente necesita de la experiencia artística, prefiere ir a ver cine o escuchar música, leer comics o novelas, es decir prefiere quedarse con el arte de verdad, y no ponerse a entender las filosofías incongruentes del ´´arte contemporáneo´´.

    Todo esto es bastante simple y obvio.

    Pero si quieres meterle a esto Danto y su muerte del arte, Hegel, Wittgenstein, Kosuth, Shusterman y otros, pues no se a donde quieres llegar.

    Personalmente creo que para entender el cambio que se está dando en el arte actual (retorno a los oficios, al aprendizaje de técnicas y saberes, a la creacion de imagenes sensibles) se debe partir de otra parte.

    Si te interesa teorizar, te recomiendo leer historia del arte (y no críticas a ella, que es el tópico más común y lo más fácil).

    ResponderEliminar
  67. "'¡Reflejo fiel de la naturaleza, exacto!"' ¿Como es posible?¿Desde cuando la naturaleza se deja meter en un cuadro? ¡Infinita es la más ínfima partícula del mundo! En resumidas cuentas, pinta el pintor lo que le agrada. ¿Y qué le agrada? Lo que sabe pintar."

    ResponderEliminar
  68. Lamento no tener tiempo para discutir contigo, Gauchet:, lo que apuntas me parece muy interesante, y creo que más lo sería si nos lo explicaras un poco. Ten por seguro que a muchos -a diferencia de lo que les ocurre a los temerarios que se empeñan en exhibir hasta el ridículo su ignorancia- no nos molesta lo más mínimo que te explayes sobre estos asuntos, citando a cuantos autores creas conveniente.

    Sólo te diré que hay muchas maneras de leer a los filósofos y conectarlos entre si: siempre resulta provechoso distanciarse al menos un poco de esos personajes tan redondos que son Danto "el analítico", Shusterman "el pragmatista" o Hegel "el historicista". Si es evidente que la figura central del neopragmatismo -Rorty, mi héroe- sólo pudo llegar a tal desde que empezó a traicionar los pilares analíticos en los que se formó, y que aun con todo nunca llegó a ser un posmoderno "a la francesa" (afortunadamente), ¿no resulta este itinerario bastante útil para entender cómo Danto ha llegado a convertirse en un símbolo -caricaturizado con frecuencia- de la posmodernidad? El tan traído y llevado "fin del arte" -que muchos sólo conocen porque una vez se toparon con él en la portada de un libro y enseguida sacaron conclusiones que en realidad eran prejuicios-, está más cerca del primer Wittgenstein o del segundo? Cito a Danto:Lo que había llegado a su fin era ese relato [el arte], pero no el tema mismo del relato."

    Quiero pensar que cuando escribes que tienes que esperar para discutir con Brasas porque lo suyo "es la crítica literaria" (vaya elogio, hoy se irá contento a la cama), no estés diciendo que la crítica literaria no sirve como punto de partida provechoso para discutir sobre arte o sobre cualquier cosa. Desde luego a Rorty (o a Stanley Fish) los perderíamos de un plumazo en nuestra conversación. Lo digo porque me sorprende bastante que en estos debates en los que el arte es el tema central no se valore el talento literario de gente que, como Danto (o Rorty), se han tomado la molestia de escribir más que bien. Alguien dijo que es tan evidente que Nietzsche pertenece a la literatura como que Kant no pertenece a ella. Yo estoy de acuerdo, e igual que ello no resta méritos a Kant, es obvio que se los añade a Danto. En su caso, como en el de Rorty o Wittgenstein (hablo de sus obras de madurez) yo veo siempre al mismo tipo: no al traste que desde niño decía a todo que no, sino a alguien que tuvo que "liberarse" con el tiempo, aunque lo suficientemente tarde como para poder renunciar a cierto estilo sistemático.

    ResponderEliminar
  69. Gusta volver por estos lares y ver que hasta los hilos más desmadrados pueden recobrar el espíritu constructivo. Gracias a los que os tomais la molestia.

    Un pajarito me ha dicho algo sobre la gestación de una nueva plataforma para el debate de políticas y culturas varias en Galicia... nos hará falta en estos tiempos tenebrosos?

    ResponderEliminar
  70. Hola Ruben, siento la tardanza, pero mi compromiso fiel con el sofá no me ha permitido un momento de liberación hasta este momento. Eso sí, os leo con ardor.

    Sobre lo que comentas de los autores paradigmáticos, estoy completamente de acuerdo, siempre hay más de lo que parece detrás de la escena. De hecho, ni Dickie es precisamente un esteta -siendo uno de los que más ha influido en este campo en los últimos 20 años-, Shusterman tuvo un recorrido analítico más que importante después de escapar despavorido del ejercito Israelí, y bueno, Hegel es bastante más complejo de lo que podré llegar a dilucidar en mi corta existencia, eso está más que claro.

    El tema que más me sorprende de Danto es que se contradice en cosas muy básicas. Aunque su tesis pueda funcionar en una teoría cultural determinada y ser útil en términos históricos, aún no tengo claro de qué demonios habla en sus libros. Dewey es más concreto cuando habla de experiencia, pero para él el asunto es mucho más sencillo al tratar el tema desde la noción de subjetividad.

    Es en ese punto que no entiendo a Danto: ¿Cuál es el punto de referencia que emplean para definir su campo de estudio? Para malestares en la cultura y asesinatos varios ya teníamos a Shoppenhauer y Nietzsche que, sin embargo, reconocían como punto clave esa subjetividad, y que es recuperada hoy por otros tantos. Punto que a Danto no parece afectarle como analítico.

    El problema, una vez que se reconoce esa preocupación -que no otra cosa es la reclamación Artista/Hartista-, es cómo establecer criterios para que los diferentes individuos y colectividades vean representados sus subjetividades en una sociedad de la que material, económica y culturalmente forman parte.

    Apuntaba Rogelio López Cuenca recientemente que el problema no es actuar como artista/crítico en un contexto público determinado y en un espacio/tiempo concreto, sino cómo hacer para que esas interferencias sean generativas, sostenibles y positivas. Y por más que pienso, creo que la cosa es lo suficientemente compleja como para realizar una crítica simplista hacia las industrias culturales porque algo huele a podrido en Dinamarca.

    Lo de la crítica literaria, despreocupa, era por picar a Brasas un rato.

    Lo que comentas, Victor, parece interesante. Es cierto que e-norte vició mucho el ambiente, pero posiblemente se pudieran hacer las cosas con un poco de sutileza por una vez.

    ResponderEliminar
  71. !Niños, niiiiñooooos!

    Nada peor que el Arte y el anti-Arte peleandose a ver quien tiene más razón. ¿No hay nadie que quiera hacer de anti-anti-Arte de Brasas y Sandro? Tios, pasaros los telefonos y quedad a las cinco en la esquina. Os zurrais un poco y os tomais unas cervezas, ya vereis que bien.

    Creo que hay cosas más interesantes para discutir que quien se tiró no se qué pedete... Ahora, lo que dijo Sandro hace dos mensajes me parece totalmente acertado, y en ese sentido me posiciono sobre la gestión y uso de blogs como espacios de diálogo y discusión: un hilo donde la gente postea sin pensar antes qué demonios está aportando, tiene una vida tan breve como el instante en el que es leido el comentario pertinente y la respuesta es enviada; más allá está muerto.

    Llegamos a un punto en el que se puede cocer algo: por un lado Ruben mete caña con que el pragmatismo no es algo tan redondo ni sencillo. A mi ver, aún siendo así, puede ser una línea útil para interpretar la reclamación de la subjetividad estética -con toda la amplitud que este término puede tener- en el arte contemporáneo. Y Victor alude a la posible creación por parte de nosequienes de una plataforma o red. ¿Hay respuesta en ese sentido o damos este asunto por concluido?

    ResponderEliminar
  72. El papel de puteador frustrado es el que mejor te sale :D

    ResponderEliminar
  73. Gauchet: de verdad me jode no tener tiempo para discutir contigo; espero poder hacerlo en el futuro. Te dejo aquí, por si no lo conoces, un artículo para mi gusto espléndido. Es de Richard Rorty y en él dice muchas cosas que vienen a cuento:

    http://www.xschina.org/show.php?id=1258

    ¿Conoces algún otro texto de Rorty en el que hable específicamente de arte (no las consideraciones literarias de Contingencia, ironía y solidaridad o la mención a las vanguardias históricas en "Movimientos y campañas")?

    Sobre el sainete éste de los dos colegiales sólo una cosa: yo no soy Sandro; siempre firmo mis intervenciones. No me gustan mucho los refranes, pero hay un par de ellos sobre vientos, tempestades, cerdos y San Martiños bastante apropiados para la ocasión.

    ResponderEliminar