15 marzo 2010

¿Qué (demonios) es el arte contemporáneo?

ILikeMagazine es una revista bastante molona sobre música, arte, cine, libros, moda, etc. La edición en papel está muy cuidada y en todo caso podéis descargar aquí el último número en PDF en el cual comienza mi aportación mensual que se titulará Un efecto inesperado. Ésta es la primera, que yo he venido aquí a hablar de mi libro.
¿Qué (demonios) es el arte contemporáneo?

Cuando estudiaba la carrera de Historia del Arte las asignaturas de arte contemporáneo tardaban en aterrizar, primero había que memorizar la lista de papas que hacían cortapega en Roma y la evolución del kurós griego, pero al final llegaban. Un día entró por la puerta un tipo joven sin pinta de catedrático, no se parecía a los tertulianos de la tele, y se presentó, era el profesor. Nos dio unos cuantos consejos, marcó fechas de exámenes y al final nos pidió que respondiésemos en una hoja a una pregunta que resultó tan previsible como jodida: ¿Qué es el arte contemporáneo?

No recuerdo que payasada pretenciosa contesté en aquel momento. Hoy cuando alguien me hace esta pregunta evito la respuesta (sólo Pérez-Reverte la sabe), pero suelo citar un par de ellas ajenas que me gustan, una seria y otra no tanto. Con la primera incluso se puede ligar. Suena a título tontón de Isabel Coixet, pero es un hito revolucionario en diez palabras publicado por Dino Formaggio en 1973: “Arte es todo aquello a que los hombres llaman arte”. En esta sentencia, tan redonda y tan twitera, Formaggio atribuye al arte una ruptura de límites y normas previas duchampiana inédita hasta hace apenas un cuarto de hora. Un punto y aparte radical con su lado oscuro, canaliza todo el poder en los hombres, temibles, y los hombres son la institución y sus prácticas: galerías, exposiciones, ferias y otros contubernios que hoy son auténticas plataformas de espectáculo y legitimación política pero apenas discretos laboratorios de creación.

La otra respuesta, la menos seria y cargada de ironía, me la comentó un amigo hace un par de meses. Es del inclasificable Miquel Noguera y la dijo en uno de sus Ultrashow. Transcribo sus palabras: La trilogía de El señor de los anillos, con sus tres películas, ilustra un viaje de unos hobbits a por un anillo, hay acción, hay batallas alucinantes, nos está ilustrando la Cultura Popular. ¿Qué haría el Arte Contemporáneo? Pues haría otras tres películas… para la vuelta. Es decir, ya volverían felices, sin ganas de luchas ni malos rollos, se detendrían a mirar la hierba, se pararían a hablar con los árboles, tienen sueños y reflexiones amor-odio, y todo tras muchas horas de planos lentos y cambios de luz. Eso ya es el arte contemporáneo, el regreso después de destruir el anillo.

En realidad podemos encontrar tantas respuestas como tanto tiempo libre y un buen ADSL tengamos. Nos hacemos esta pregunta más veces de lo que creemos, visitando exposiciones, girando rotondas, o la temporada pasada en el Camp Nou, pero lo importarte y útil de verdad es el propio hecho de plantearla y abordarla sin prejuicios. Es necesario enfrentarse a la creciente desconfianza, cuando no menosprecio, de una mayoría ante el intrincado panorama del arte actual. Sin olvidar, por supuesto, el esfuerzo urgente y necesario para reinventar vías didácticas y prácticas culturales, pero asumiendo la mejor aportación que nos da hoy el arte - la misma que tanto indigna a Vidente Verdú en El País (Pintar sin pintura 18-01-2010) y escandaliza a los editores del telediario asustaviejas de Antena3 en su paseo anual por ARCO- es decir, la nueva pluralidad de códigos que apenas abarcamos y define un territorio inestable, nihilista, sujeto a una redefinición continua que agita y perturba al público. El espacio de las artes plásticas ya no es sistemático y ordenado, es intranquilizador, debe serlo.

Hace tiempo le preguntaron a Luis Gordillo por la polémica cúpula de Barceló en la ONU y respondió sin despeinarse que “ante el debate artístico, la gente se caga de miedo”. Así es, en el arte actual falta debate, falta contarlo, y sobran aforismos. La experiencia del arte es enteramente individual y ninguna interpretación, de nadie, puede superar a lo que Susan Sontag llamó la transparencia estética, la expectativa de experimentar el arte. Búscala y cuéntala, es gratis.

Andrés Rodríguez Morado

10 comentarios:

  1. I only can say that I want a lot of unexpected effects!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Es necesario innovar constantemente, o buscar lenguajes extraños para ser contemporaneo?.
    ¿La pintura - como soporte- es clásica o contemporanea?
    La manifestación artística ¿esta al sevicio del autor o de la sociedad?
    Un autor vivo, permeable a los avatares (je,je)
    de este globalizado mundo (o no ) ¿sería su obra, contemporanea?
    Me quedo con la expectativa de experimentar el ARTE.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola.
    Antes de nada, perdona que te escriba esto como un comentario, pero es que no vi tu email en el tu blog
    Soy el webmaster de publizida.es

    Publizida BLOG'S es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog's

    Registrando su blog en Publizida BLOG'S accederás al servicio de estadísticas gratuitas y podrás participar en el TOP.RANKING
    También puedes acceder a la valoración que los usuarios hacen de su página.

    Y lo mas importante...
    darte a conocer y aumentar el numero de visitantes a tu BLOG de manera totalmente gratuita.

    Si te interesa puedes darte de alta
    ALTA DIRECTORIO DE BLOGS

    o visitanos en ......

    DIRECTORIO DE BLOGS

    HTTP://PUBLIZIDA.ES

    Muchas Gracias por tu tiempo... y disculpa si no fue la mejor manera de darme a conocer.

    Un saludo.

    DAVID T.
    Webmaster de Publizida.es

    ResponderEliminar
  4. Me ha parecido acertadísima tu entrada...
    Es cierto el menosprecio al arte actual que suele derivar en una soberbia algo indolente, Yo también creo que la transparencia estética es la única forma de respuesta...y también su sentido..

    ResponderEliminar
  5. A ver, eso de la pluralidad lo dices porque queda bien, ¿no? Atiende a aquello que tú mismo aludes sobre la vigencia del arte hasta el último cuarto de hora. No sé si intuyes aquí al ideólogo de lo nuevo. Pues eso.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo, no estoy muy seguro de entenderte. Pero no hay nada dicho para quedar ni bien, ni mal, aunque quede mal. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Desde Lagilda Films queremos hacer nuestra aportación con respecto a este tema, estamos en lucha de llamar Arte a la mierda y que encima se lucre con él. http://www.contemporaneolapelicula.com "Contemporáneo" es un retrato de la realidad de las artes plásticas y del arte en general de nuestro tiempo, fundamentada en una vacuidad que se refleja en la deformación de la belleza y la estética, condenándolas a su extinción. Carles Seipat es un artista contemporáneo de éxito y prestigio internacional, alabado por los críticos y venerado por los seguidores de las corrientes artísticas de vanguardia. Seipat es el arquetipo del artista banal, mediocre y vulgar que ha proliferado en el último medio siglo, donde la supuesta genialidad es elegida por estimaciones arbitrarias, despotismo académico e intereses particulares, económicos y políticos. Esta es una visión personal e intimista del abandono y la alienación a la que se han visto reducidas las bellas artes. "Producir cualquier sonido no es hacer música... moverse de cualquier forma no es bailar... trazar cualquier línea no es pintar."

    ResponderEliminar