04 marzo 2010

Suzzane Lacy pasa por el Reina

Antonio Díaz Correa

Hace pocos días se presentó en el MNCARS El esqueleto tatuado, un proyecto a cargo de Suzanne Lacy, una de las figuras pioneras en las prácticas activistas en arte contemporáneo .

Desde comienzos de los setenta su obra mantiene como eje de fuerza la lucha feminista, planteando la proximidad de lo corporal y lo político en diversos formatos, ya sea como performance, taller o ensayo. En el primer caso me gusta bastante Three Weeks in May, realizado junto a Leslie Labowitz en el proyecto “The violence series”. Pero quizás es en su participación en los seminarios “City sites: artist and urban strategies” y su edición posterior Mapping the Terrain donde su trabajo ha obtenido más difusión en los últimos años.

No deja de ser interesante que a mediados de los noventa una serie de artistas y activistas se enfrentaran al todopoderoso National Endowment for the Arts, que desde los sesenta venía financiando un sinfín de proyectos de arte público con el Art in Public Places Program. En el texto se hacía ya explícito el giro contextual que desde hace algunos años azota a las prácticas artísticas. Pero no nos confundamos: si bien lo que en él se plantea tiene sus raíces en el arte políticamente comprometido, la noción de public art que utiliza no se refiere tanto a la democratización de las prácticas artísticas y la cultura experimental como a un arte en el que la materia plástica está formada por el mismo público. Un avance respecto del meteorito caido en la plaza mayor, pero quizás en su caso deberíamos hablar de arte de público o, mejor, arte participativo. Y en esta línea el trabajo de artistas como Suzanne Lacy o Judith F. Baca es, cuando menos, revelador: el artista como detonador de situaciones socialmente productivas.

8 comentarios:

  1. "...la noción de public art que utiliza no se refiere tanto a la democratización de las prácticas artísticas y la cultura experimental como a un arte en el que la materia plástica está formada por el mismo público."

    Y de repente, me encuentro con esta fantochada en A-Desk: "Cuatro rumanos y tres españoles, todos ellos habitantes, literalmente, del espacio público, es decir, gente sin techo, indigentes, fueron invitados a visitar Arco 2010 por el artista Quino Monje Barón, en una acción titulada País Invitado. Una acción contextual que supuso la infiltración de “indeseables” en una feria de arte contemporáneo, donde todo se pretende que sea “deseable”. Para de alguna manera, hacer visibles a aquellos que siempre permanecen invisibles y que desde luego no son invitados a sitio alguno, si no es a cambiarse de esquina. Una fractura, una grieta, demasiado real, en una feria casi fantasma. Fantasma no por vacía, aunque también, sino porque los malos augurios indican su pronta desaparición, o al menos, se exige su urgente redefinición. Y es que no hay nada más real que los inframundos, aquellos que no podemos ni tan siquiera imaginar. Pero es preciso abrir estas fracturas, y señalar con el dedo lo que ya no se puede tolerar. Resulta difícil imaginar a estas personas pululando por Arco con sus ropas raídas y pelaje grasiento, al lado de gente bien vestida e “instruida”, y ante galeristas ansiosos por mostrar sus mercancías-fetiche. Les hubiese faltado quizá el carrito para ir acumulando tanto residuo. Y más si tenemos en cuenta que Arco, en los últimos años, ha ido subiendo progresivamente el precio de su entrada, para evitar de esta forma que intrusos (clase media-baja) recorran sus stands." http://www.a-desk.org/spip/spip.php?article494

    ...o hacer letras de tres metros en chapa negra: ONG (Onanism Not enGagement)

    ResponderEliminar
  2. Hola Nes,

    ayer fui al Reina Sofía a ver la película Women without Men de la directora y artista iraní Shirin Neshat. Su obra se refiere a la mujer en la sociedad islámica en un contexto social, político y económico. La película es brutal y de una gran belleza. Ganó el León de Plata en el Festival de Venecia.

    Un beso y saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hey Victor,

    Lo de Monje Barón a mi me asustó realmente, pero no porque no fuera interesante, sino porque me pareció un acto bastante perverso e interesado, tanto como el NO de Sierra en Helvética fuente 258. No se por qué todo el mundo quiere ser ahora Dorian Gray y jugar a ver quién es más vicioso con la cara más bonita, pero personalmente no estoy interesado en ello. Está bien lo de jugar a epatar al burgués, y también que ARCO cierre o cambie de planteamiento.

    Si bien lo de Lacy y muchos otros no carece de ese punto de "autoría" o dirección artística propia del mercado, tiene un puntillo de empoderamiento muy interesante que se aleja de personalismos o esa mirada miserabilista hacia lo social.

    ¿He leido mal o dice que lo cutre es sinónimo de lo real? Dios mio, pues deberían poner al bar de abajo de mi casa como centro gastronómico contemporáneo invitado al ARCO que viene. Así estaríamos a la altura de la Documenta.

    ResponderEliminar
  4. Yo creía que el arte no tenía que ser funcional.

    ResponderEliminar
  5. si el arte no vale para cambiar las cosas y hacernos reconocer los límites impuestos a nuestra propia libertad para hacernos más capaces de inventar estrategias con las que superar esos mismos límites, la verdad que no tiene ni tan siquiera razón de ser... no creo que la palabra "funcionalidad" sea apropiada en absoluto... no creo tampoco que admitir que se venda tu obra a millones en una feria de arte te legitime para tratar a determinados individuos como si fuesen objetos simbólicos de una supuesta "realidad" (otra), tampoco le veo la crítica a nada, y si la hubiere no se que utilidad tendrá sino es dar más publicidad al tipo ese que tuvo la lúcida idea. Hay que centrarse, o te haces tiburon de las finanzas a lo Koons, sin tapujos, o te das a un modelo más social de arte y huyes de Arco, no se puede ser Agatha Christie e intentar escribir como James Joyce, simplemente no se puede. Hay que decidirse y muy pocos artistas parecen tenerlo claro o parecen tener el coraje de reconocer que lo que quieren es forrarse sin más ni más.

    Al margen, estoy en el equipo de producción de al pieza de Lacy, el post no está mal pero no es muy exacto muy exacto... aunque reconozco que ella si es una tipa que siempre lo ha tenido muy claro, recomiendo su web... y subiere el diario de lo que ha estado haciendo en Madrid si os interesa...

    saludos

    ResponderEliminar
  6. Mmmm, Gloria me gustaría que comentaras un poco más esa cuestión de la exactitud. Además podrías apuntarnos algo más de Lacy y de cómo está llevando el proyecto.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Pues lo lleva con mucha elegancia.
    Ella misma se comparó con que un bolido de esos de formula 1, va a toda velocidad, llega a Los Ángeles, unos técnicos le cambian las ruedas a toda velocidad y sigue ruta hacia Corea. London, Madrid, LA, Corea.... y vete tu a saber luego qué.... La cuestión que todavía, siendo una reinona como es, todavía es capaz de escucharlo todo con paciencia y supuesta comprensión... indaga que pasa y pregunta posibles salidas "creativas"... nunca en mi vida escuche ideas tan ¿absurdas? atendidas por una vaca sagrada del arte contemporáneo con tanta delicadeza (a mi personalmente me hubiera dado un colapso nervioso)... en general saber estar con muchos tintes de "modo de relacionarse" a la yanki, el famoso, "yes, that´s great, absolutely marvellous,... BUT"....

    ResponderEliminar
  8. Y con respecto a NEA
    http://yoyaperales.blogspot.com/2009/09/karen-finley-lick-it.html

    El caso Finley lo llevo Barbara Hoffman, quien escribió mucho sobre el caso Tilted Arc y es experta en casos de "arte público" ... muy interesante, irá al reader si puedo lograrlo (puntualizaciones sobre los NEA)

    ResponderEliminar