05 abril 2010

Involucionar y evolucionar


A Coruña es una ciudad difícil para la arquitectura, la potencia del paisaje marítimo es una competencia desleal. Pero a veces sale bien. Por ejemplo la sede de la Fundación Luis Seoane, un proyecto del estudio CREUSeCARRASCO del año 2003. Se levantó en el lugar del antiguo Cuartel de Macanaz (1703), del que se conservaron las losas y los pilares de granito originales del patio de armas. El resto es nuevo. En el libro A casa contemporánea en Galicia, Plácido Lizancos habla de una categoría de arquitectura gallega más o menos reciente, la involucionada. La relaciona con emigrantes que retornan y en sus nuevas viviendas reproducen elementos tradicionales de la arquitectura gallega a lo Frank Sinatra, es decir, ó seu xeito. La querencia gallega de arrastrar los símbolos. A su manera, también este edificio lo hace, con elegancia, en la fachada. En forma de ola atlántica con una doble piel de grandes losas de granito, evocando las horizontales de los hórreos de cantera bergantiñanos. Involucionar y evolucionar.

3 comentarios: