29 enero 2010

Top 100 del arte (según la revista Art Review)


Este significativo gráfico muestra las profesiones de las 100 personas más poderosas en el mundo del arte según la revista Art Review dentro de un reportaje más completo que realizan todos los años. El punto de vista es más anglosajón que las orejas del príncipe Charles pero el historial, desde 2002, sirve para jugar a intuir tendencias. Por cierto, el primero en la lista es Hans Ulrich Obrich y en miróndearte le han hecho una entrevista (en castellano).

18 enero 2010

2000-2009 La década orgullosa

Algunas ideas extraídas del artículo de Martí Peran en El Cultural.
  • El resumen de la situación del arte contemporáneo en España según se ha dibujado en los últimos diez años, permite definir este breve periodo como la década orgullosa.
  • La sensación de orgullo responde, por un lado, a los avances indiscutibles en la articulación del sector; el problema consiste en que ese mismo orgullo promueve una actitud engreída y autocomplaciente.
  • Los códigos de buenas prácticas, aún contribuyendo a articular el sector con una pátina de profesionalidad, no hacen sino acotarlo hasta el encierro. Están los que están y, para bien o para mal, hacen lo que hacen.
  • Esta última década ha confirmado el proceso de descentralización iniciado años atrás. Las tradicionales plazas de Madrid y Barcelona han perdido protagonismo, en beneficio de iniciativas diseminadas por todo el territorio peninsular.
  • La proliferación de proyectos descentralizados, a pesar de comportar una aparente maduración del circuito artístico de la cual podríamos sentirnos orgullosos, también denota a las claras que el recurso a la cultura se ha fortalecido como una vulgar apuesta económica, muy vulnerable y, demasiadas veces, para usar de inmediato y tirar al rato.
  • Estos años han confirmado la deriva de las prácticas artísticas hacia los proyectos de investigación (especialmente en el ámbito de lo urbano y de la memoria histórica) en detrimento de la tradicional producción de obra.
  • La investigación y la producción, en efecto, se han convertido en las nuevas señas de identidad para unas prácticas que han encontrado con ellas su lugar bajo el sol. Sin embargo, tan cómodo y legitimo parece este lugar como inofensivo.

12 enero 2010

Mal el CGAC

10 de Octubre
Me pongo en contacto con el nuevo director del CGAC, Miguel von Hafe Pérez, para hacerle unas preguntas sobre su trayectoria, proyectos, museos, ideas, producción, Compostela, Galicia y algo más.

12 de Octubre
Von Hafe me contesta amablemente que adquiere el compromiso de responder después de ser formalmente presentado como director del CGAC. Vale, normal.

23 de Octubre
Toma posesión del cargo en el CGAC en un acto presidido por Nuñez Feijoó. Vuelvo a ponerme en contacto. Corre el aire.

10 de Noviembre
Un mes después. Me escribe una chica que se llama Carme Otero, de Prensa y comunicación del CGAC. Que no se olvidó su jefe del asunto, que me lo envía para finales de semana. Vale, normal, los cambios.

28 de Diciembre
Otro mes después. Me escribe esta vez Yolanda López, también desde el CGAC. Dice Yolanda que ahora están esperando a la nueva persona que llegará para las labores de comunicación, que contacte a partir del 4 de enero. 

Ayer, sin haber contactado previamente con ellos, se pusieron en contacto conmigo desde el MUSAC [web | blog | facebook | canal youtube] para comentar asuntos de esta página, se prestaron también a enviarme sin ningún problema unos dossiers con cds de una exposición y pusieron sus recursos audiovisuales a disposición. Un museo que también ha cambiado de director recientemente.

ACTUALIZACIÓN 18 Enero. Me escribe la secretaría del director del CGAC Silvia Viaño para disculparse en su nombre. Sigo sin saber nada de aquella preguntas.

08 enero 2010

Ruth Matilda Anderson

Hasta el 28 de Febrero
Sede Fundación Caixa Galicia de A Coruña [Rotará por las siete ciudades gallegas]

El montaje es torpe y caótico. Los textos que acompañan el recorrido servirían también para la fiesta del percebe de Corme: en Galicia hay mar, lluvia, viejas y gente que viene de fuera. Obviedades que apenas aluden a las imágenes, pero éstas no pueden ser más emocionantes.


Dos mujeres porteando el equipaje de Matilde Anderson y su acompañante hasta la estación de Padrón

Son de Ruth Matilda Anderson (1893-1983), fotógrafa y etnógrafa norteamericana que trabajó para la Hispanic Society of America de Nueva York. Visitó Galicia en dos ocasiones entre 1924 y 1926, durante la dictadura de Primo de Rivera. El profesor Xavier Castro, bon vivant, me enseñó a observar con prudencia este tipo de trabajos, a aprender a mirar, a sospechar de la teatralidad excesiva de los retratados para satisfacer el empeño del fotógrafo ,o del vestuario demasiado suntuoso de un labriego trabajando. Y aún con todo, lo mejor es ver en papel y blanco y negro tantas conversaciones con mi abuela.

Más:

06 enero 2010

¿Y si el asombro llegara a su fin?

Por Umberto Eco

(...) El museo, antes reservado a las personas cultivadas, hoy es la meta de flujos continuos de visitantes de todas las clases sociales. Es cierto que muchos miran pero no ven, pero, a pesar de todo, reciben información sobre el arte de diferentes culturas. Además, los museos viajan, las obras de arte se desplazan. Se organizan suntuosas exposiciones sobre culturas exóticas, del Egipto faraónico a los escitas. El juego de préstamos recíprocos de obras de arte se convierte en vertiginoso, y a veces peligroso. Puede decirse lo mismo de los espectáculos, y es indudable que un habitante de una ciudad del interior tiene más oportunidades de ver un espectáculo de la Berliner Ensemble o un nô japonés que la que tenían sus padres.

Agreguemos a esto la información virtual: no hablo del cine o de la televisión, que convierten casi en superflua una visita a Los Angeles, puesto que se la recorre mejor en una pantalla que embarcándose en una maratón frenética de una autopista a otra, sin entrar jamás en ningún centro habitado; hablo de Internet, que hoy pone a nuestra disposición todas las obras del Louvre, de la Galería Uffizi o de la National Gallery.

Esto provoca una internacionalización del gusto, y la prueba es la experiencia apasionante que vive aquel que entra en contacto con el mundo artístico chino: habiendo escapado recientemente a un aislamiento casi absoluto, los artistas chinos producen obras que difícilmente se distinguen de las que se exponen en Nueva York o en París. Recuerdo un encuentro entre críticos europeos y chinos, en que los europeos creían interesar a sus invitados al mostrarles imágenes de diversas búsquedas artísticas europeas, en tanto que los chinos sonreían, divertidos, porque ahora conocían esas cosas mejor que ellos.

Finalmente, basta con pensar en esos innumerables jóvenes de todos los países que reconocen una pieza musical sólo si está cantada en inglés...

¿Iremos hacia un gusto generalizado, a punto tal que ya no podremos distinguir el pop chino del pop norteamericano? ¿O bien veremos perfilarse formas de localización, de tal modo que las diferentes culturas producirán interpretaciones distintas del mismo estilo o programa artístico?

En todo caso, nuestro gusto quedará marcado por el hecho de que ya no parece posible experimentar asombro (o incomprensión) ante lo desconocido. En el mundo de mañana, lo desconocido, si todavía queda algo, estará solamente más allá de las estrellas. ¿Esa falta de asombro (o de rechazo) contribuirá a una mayor comprensión entre las culturas o a una pérdida de identidad? Ante este desafío, es inútil huir: es preferible intensificar los intercambios, las hibridaciones, los mestizajes. En el fondo, en botánica, los injertos favorecen los cultivos. ¿Por qué no en el mundo del arte?


03 enero 2010

Premio Turner 2009: Richard Wright

Reseña del crítico Leo Benedictus en The Guardian:



Lugar y fecha de nacimiento: Londres, 1960

Tamaño de su entrada en Wikipedia: 376 palabras (la más larga de los artistas preseleccionados)

Las probabilidades que tenía de ganar: 2 / 1

Su historia hasta ahora: (...) Durante las dos últimas décadas, sin embargo, una característica conceptual singular se ha convertido en el centro de su trabajo: casi no trabaja sobre lienzo y toda su obra debe ser destruida. Así que cuando Wright completa el proceso laborioso de pintar uno de sus patrones abstractos en limpio en una pared, techo o un pedazo de coving en el espacio de la galería, insiste en que después de un tiempo de visión, todo debe ser pintado de nuevo. "No es un trabajo para el futuro, es para ahora", dice.

¿Cómo es la obra?: Un enorme y espectacular diseño de hoja de oro que ocupa la mayor parte de la pared del fondo de la segunda sala de la galería. El espectador debe retroceder unos pasos, de hecho, porque tan pronto como la pintura de Wright se advierte al atravesar la puerta, es difícil resistirse a tener una mirada más cercana. Cuando lo haga, los detalles del remolino se empiezan a resolver: nubes turbulentas, el ala de un ángel, un clima vibrante. Todo está pintado con la complejidad de una tela de araña, como un mapa gigante de El Señor de los Anillos. Y todo el diseño está surcado de líneas de simetría, como si el mapa se hubiese replegado.

¿Qué dice la cartela?: "Pinturas murales intrincadas de Richard Wright que responden directamente al espacio en el que están situadas. Ya sea que ocupan una habitación entera o modestamente colocadas en un rincón oscuro(...).

¿Qué dicen los críticos?: "Se pueden sentir referencias a Tiepolo, toques a los misterios de Blake o atmósferas turnesquianas". - Rachel Campbell-Johnston, The Times.

¿Qué dice el artista?: "Me gusta la idea de pensar que no quedará nada cuando yo me haya ido."

¿Qué dice el inglés medio? "Un pintor! ¡Hurra! Y además debe haber tenido un trabajo terriblemente duro."

Más: