29 septiembre 2010

La Gran Depresión

Durante la Gran Depresión el desempleo en EEUU alcanzó al 25% de la población, las zonas dependientes de la industria del sector primario fueron las más perjudicadas por la caída de los precios de las cosechas, que llegó a alcanzar el 60%. Ésta y otras magníficas sesenta y nueve fotografías se pueden ver en el blog de fotografía del Denver Post, al que llegué a través de The Big Picture. Fue un encargo de la Farm Security Administration-Office of War Information para medir las consecuencias de la crisis en la América rural y pequeñas localidades unos años después de la crisis. El álbum original es propiedad de la Biblioteca del Congreso de EEUU.

28 septiembre 2010

"No llaméis arte al arte contemporáneo"


Extracto de la entrevista a Marc Fumaroli publicada hoy en El País. Aquí para leerla íntegra.

P. Es usted especialmente crítico con el arte contemporáneo, con esta concepción del arte espectáculo...

R. No solo del arte espectáculo, sino del arte negocio. Hay una nueva clase social que surge de la acumulación del dinero en una esfera extremadamente estrecha, pero mundial. Estos millonarios ya no quieren tener en casa un tiziano o un delacroix, sino signos exteriores de riqueza. Y eso es lo que les proporcionan las galerías que les ofrecen tiburones dentro de tanques de formol o juguetes sofisticados como los que produce Jeff Koons.

P. ¿No cree que este arte pueda llegar a ser popular?

R. A la gente le gustan otras cosas, el deporte, la música rock... No me parece mal. Lo que me resulta odioso es vender a esta gente, que no lo quiere y que tampoco se lo puede permitir, un arte reservado a la imagen de los famosos. La gente común va mucho más al museo del Louvre, a los museos de arte antiguo... Esos lugares convocan auténticas peregrinaciones.

P. ¿En qué momento el arte toma esta deriva? ¿La culpa la tiene Marcel Duchamp?

R. No, claro que no. ¡Pobre Duchamp! Era un snob francés muy elegante que jamás se hubiera encontrado con Warhol. Lo suyo era el privilegio de pequeños grupos muy exquisitos. Cuando el MOMA hizo la primera retrospectiva de Warhol, Duchamp devolvió la invitación, que no era sino la imagen de La Gioconda con bigotes, que él mismo había realizado. Consideró obsceno que aquel mal artista utilizara una imagen que él había inventado para hacerse su propia publicidad. Hay un mundo entre Duchamp y Warhol. La fórmula de Duchamp era: 'todo lo que se pone en un museo se convierte en obra de arte'. Warhol la utiliza en el sentido de que todo lo que hay en los supermercados puede entrar en museo y convertirse en obra de arte. Nunca Duchamp pensó esto.

P. ¿La línea roja la marcaría el pop americano?

R. Creo que ha influido mucho transportándonos a este universo que no está hecho para los europeos. Hay un punto común en el arte, la exigencia de una obra, y hemos entrado en un mundo en el que el arte no supone una obra, sino solo un concepto, una cosa efímera que durará un tiempo breve y que, momentáneamente excita un poco a los periodistas. Esta es la gran ruptura. No hay derecho a utilizar la palabra arte para lo que se llama el arte contemporáneo, no lo llamemos así; habrá que inventar otra palabra, tal vez entertainment para millonarios.

25 septiembre 2010

The secret eyes (him watching)

cowboy-looking in jeans coming into a wild-generation party all smoky and mad

Imágenes: Jackson Pollock 51, película de Hans Namuth
Música: David Bowie
Palabras: Extracto de The subterraneans de Jack Kerouak, 1958

24 septiembre 2010

Zorba, el grillo



1000 grillos pegados sobre soporte rígido autopintándose. Obra titulada Zorba, de Ismael Abalado. Una espectadora roció a los grillos con insecticida. La sala de exposiciones Habana Espacio Libre, donde se realizó este montaje, la ha retirado porque "va en contra de sus principios", aunque unos días antes decían que "él tiene libertad para hacer lo que quiera, aunque a veces nos chirríe y nos duela" y "mostramos todo el respeto por el compañero porque todos podemos se maltratadores en un momento dado".

23 septiembre 2010

Museos, redes y futuros pasados

Por Mamen Manen. Publicado originariamente en adesk (las negritas son mías)

Después de un buen tiempo en que la palabra clave en las instituciones artísticas ha sido “educación” puede ser que pasemos a nuevas definiciones mediante la “comunicación”. Los cambios evidentes en el comportamiento en la red han obligado –o esto parece- a los museos a replantearse el qué, el cómo y el cuándo comunicar. Tradicionalmente, la institución dedicada al arte era un muro basado en su verdad. La institución emitía discurso y el usuario lo recibía desde su pequeñez. La capacidad de acción por parte del usuario era, digamos, limitada: canales menores para la opinión y pocos contactos directos con los productores. Las distancias entre los espacios dedicados a la producción cultural en los museos e instituciones artísticas y aquellos destinados a su presentación siguen siendo importantes. En las salas está todo acabado y bien empaquetado, y en las oficinas están ya en los siguientes proyectos. Las entradas a “oficinas” y a “las salas” son distintas y habitualmente la máquina productora se esconde tanto como se puede. Seguramente no hay mala intención, simplemente las cosas son como son. O como eran.

Llegó la explosión de la red en su definición para la participación (y su evidente base comercial en la implantación de algunas de las redes sociales más importantes) después de un momento de 2.0 en el que la ideas sobre posibles mejoras democráticas dieron paso a la individualidad y la facilidad por el estudio del comportamiento de los usuarios/clientes. De las herramientas abiertas y en proceso pasamos a las plataformas que siguen en proceso pero en las que los usuarios no tienen capacidad para definir. Las formas van cambiando a una velocidad superior, pero el fondo es el mismo: “Ellos” deciden. Es en este momento en el que las instituciones artísticas se lanzan a la caza de los usuarios en la red. Una vez asumido que Facebook es lo que es (o sea, un canal más) parece que no queda otra opción que entrar y difundir propaganda sobre las actividades que se realizan. Por un lado, la institución tiene la opción de recibir un feedback bastante rápido, puede saber qué tipo de usuario activo es el que tiene en la red y hasta podrá tener algunas cifras de posibles éxitos de participantes en actividades físicas.

En un primer momento se genera cierta dislocación. Se trata de sistemas basados en en el comportamiento individual, en lo “personal”, en lo cotidiano y en el mantenimiento en presente de contactos que no tienen lugar en otros tipos de comunicación. El papel de lo institucional no queda claro, pero la propia plataforma ya se encargará de definir perfiles que sean propicios para las instituciones. Al fin y al cabo, las instituciones pueden ser, también, clientes. Se suaviza lo íntimo para que la difusión de contenidos propios de los museos y centros de arte –entre otros- puedan funcionar sin problema. Pero, y siempre hay un pero, nos encontramos con otro ritmo. Los contenidos tienen que aparecer de un modo y a un tiempo distinto, el mantenimiento de los usuarios pide otro tipo de atención y hasta es necesario estar atento ya que es posible que sea necesario dar respuesta a alguna pregunta. O sea, que alguien dentro de la institución tendrá que trabajar más. Los consultores de medios pueden ayudar a definir estrategias y modos de funcionamiento, pero tocará a los productores trabajar en la velocidad que piden las nuevas estructuras de comunicación, ya que los tiempos entre producción y difusión van a recortarse. Será el momento de definir quién sube los contenidos, cómo se suben y qué se sube. Y todo apunta que en la mayoría de instituciones este trabajo estará en manos de aquellos que ya se encargaban de la comunicación, con lo que la distancia entre productores y receptores sige a salvo.

Quedan unas cuantas preguntas en el aire. El uso de las redes sociales (y de contenido) como plataformas propias por parte de las instituciones conlleva cierta disgregación de sus sitios web. Ólvidate de unidad en el diseño o de planteamientos que impliquen alguna reflexión sobre el copyright. También se puede perder la opción de generar otros lugares donde la base no sea la comercial. Los museos, por su capacidad de gestión y producción, pueden en algunos casos (que la crisis afecta también a todos) dar opciones y mostrar posibilidades más allá de lo establecido. Sus sitios web pueden llegar a ser bases en las que definir nuevas formas y modos de actuación. La interrelación entre contenidos puede marcarse desde otras cordenadas y, seguramente lo más importante, existe la posibilidad de definir nuevos canales o de analizar críticamente los ya usados.

La red se va complicando y, de golpe, nada es universal. El diseño de una página web necesita de varias formas para que se adapte a las distintas plataformas. No es lo mismo Firefox que Explorer, pero es que aún es más distinto un ordenador que un Iphone. Las instituciones tienen la capacidad para investigar en estas diferencias, la posibilidad de analizar la situación y dar contenidos específicos (algo de momento más complicado para plataformas independientes más pequeñas, ya que el trabajo vuelve a ser para especialistas y, por lo tanto, más caro). Una de las preguntas clave está en ver si tal diversidad de presentaciones se plantea desde la comunicación de la institución o si sirve de base para un replanteamiento estructural: ¿Dejarán las exposiciones las salas? ¿Serán los teléfonos herramientas educativas? ¿Será la geolocalización algo para definir contenidos? ¿O vamos a tener los mismos contenidos en formatos distintos? ¿Y llegaremos a tiempo?

21 septiembre 2010

Cuando hay que modificar o renovar la doctrina fundamental, las generaciones sacrificadas en las que se opera la transformación siguen siendo esencialmente ajenas a ella, y a menudo directamente hostiles.

Auguste Comte

20 septiembre 2010

Canal+ Xtra

Nos habían dicho que cuando llegase la TDT conoceríamos otra manera de ver la TV, que mejorarían los contenidos y que ligaríamos más. No parece que haya sido así. Por eso es destacable que Canal+ arriesgue con un canal nuevo, radical, minoritario y original llamado Canal+ Xtra. Están estrenando con los últimos vídeos de Makoto Yabuki, estrella en ARS electronica, películas como (enlaces a trailers) Metropia, The Infidel, La cinta blancaSéraphineel documental Koolhaas houselife, espectáculos como The Infernal comedyel programa de música de Joos Holland producido por la BBC Later  y el humor irreverente de Bill Maher Lous C. K. Shameless. Decidí escribir esta entradapublireportaje porque se pusieron en contacto los encargados de Canal plus Xtra para explicar los contenidos y me pareció un proyecto valiente que dan ganas de apoyar, ojalá funcione. Más información en plus.es

Trailer de Koolhaas houselife, documental de Ila Bêka y Louise Lemoine sobre la Villa en Burdeos de Rem Koolhaas. A través de un día en el trabajo de la limpiadora extremeña Guadalupe Acedo se muestra las innovaciones, ventajas  y problemática de una de las viviendas más detacadas del siglo pasado.

19 septiembre 2010

José Luis Brea


José Luis Brea murió la semana pasada. Fue uno de los teóricos y críticos de arte más relevantes de España y pionero de la crítica de arte en la red. En salonkritik, la página que dirigía, leí una de sus máximas que llevo bien apuntada "Ningún significante es portador autónomo de un significado absoluto", la negación del arte como un absoluto, como un campo autónomo y valioso en sí mismo. Este último artículo de José Luis Brea se publicó originalmente en elcultural.es. Las negritas vienen de fábrica. 

Arte = crédito cero

1. Hacen bien -los periodistas, digo- en descreer del arte. Si lo hicieran de veras mostrarían algo de sensibilidad y sentido crítico. Pero sus actos de increencia son casi siempre los menos (por ejemplo contra los Turner de turno) y siempre son a favor de las domingadas que ellos de veras aman: Botero, Modigliani, Barceló… horteradas.


2. Por el contrario, la tarea del descrédito bien entendida, pertenece al interior mismo de un arte “bien-entendido”, que, sabido es -aunque no por ellos-,tiene por obligación el autocuestionamiento. Duchamp, los dadaístas, Broodthaers, todo el mínimal a su manera, el conceptualismo americano de las segundas vanguardias, Smithson o Aconcci … cada uno de ellos sólo producía arte en el trabajo mismo de cuestionarle la credibilidad del arte. En realidad, si todos estos trabajos tienen algo de “arte logrado” lo es únicamente en que han conseguido realizarse justamente bajo esa retórica de la autonegación inmanente. 


3. “La suspensión de la increencia”. Este es el lema que los cultos post-ilustrados -si prefieren, los románticos- utilizaron para señalizar lo distintivo del discurso artístico frente a la exigencia que el positivismo rampante dirigía a los discursos y teorías de la ciencia. Para que ésta pudiera avanzar, lo primero obligado era la uesta en duda -metódica diría Descartes- de todo aquello que no pudiera demostrarse. O sea, “suspensión de la creencia”, de todo lo que sólo pudiera sostenerse “por fe”- laicidad y progreso del conocimiento, de la mano.

4. El momento del arte contemporáneo llega más tarde: es aquél que también quiere reunir producción de conocimiento e increencia: suspensión de la fe. O, como dijera Benjamin, conseguir rescatar el modo de la experiencia estética de su forma parasitaria del culto heredada de su origen vinculado a lo religioso. Una apuesta sin fe por el arte es, entonces, la única forma que puede en la contemporaneidad tomar un hacer del arte que, a la vez, lo quiera “productor de conocimiento”.


5. Aunque sólo fuera por eso, habría que agradecer los improperios desacreditadores de los horterillas con tribunamejor ese desprecio que la santurronería almuecina de los predicadores del mundo del arte, mercenarios de vocear su fe, e ignaros de que en hacerlo son ellos los que de verdad desacreditan al arte que pregonan, si lo fuera.


Y 6. Ya sólo queda espacio para un arte observado sin fe, analizado rigurosamente, sin préstamo de creencia. Y justamente ése punto de partida es el que distingue a una crítica (intra)sistémica y cómplice del análisis cultural crítico y no servil a las expectativas de propaganda y proselitismo que, parapetado en sus instituciones, el arte se pretende por todas partes. Hasta por los periódicos.

17 septiembre 2010

Arte contemporáneo: ¿Por qué ese descrédito?

Murakami salon d'hercule
Reciente instalación de Murakami en Versailles

Interesante reportaje en elcultural.es. Clickando en los nombres se lee la respuesta de cada uno de los cinco opinadores.


Lo debaten, lo reconocen, lo asumen. Unos culpan al propio mundo del arte, otros son más duros con el espectador desinformado. Son cinco de las voces más prestigiosas del arte internacional quienes tercian en el tema planteado por El Cultural. Pocas veces se dan cita en unas mismas páginas nombres tan indiscutibles como independientes: Arthur C. Danto, crítico de arte norteamericano; la comisaria María de Corral, la directora del parisino Jeu de Paume Marta Gili, el crítico Adrian Searle y el teórico, recientemente fallecido, José Luis Brea han afilado sus plumas para acabar con tan tristes tópicos. Para Danto, el arte no tiene por qué responder a estos “insensatos ataques”; para De Corral son comentarios de aislados; más crítica es Gili e irónicamente agradecido se mostró Brea en uno de sus últimos textos, mientras Searle nos invita a separar el polvo de la paja: hay mediocridad pero podemos elegir.

13 septiembre 2010

El arte te dice cosas que no sabes que necesitabas saber hasta que las sabes.

11 septiembre 2010

No vayáis al MACUF de A Coruña ni contratéis con Gas Natural Fenosa

El texto en cursiva más abajo es una entrada de hace un mes aproximadamente quejándome del trato de Gas Natural Fenosa por un incidente grave en su servicio. Desde entonces, la jefa de comunicación llamada Amalia Baltar se puso en contacto conmigo para atender el asunto, o sea, para desentenderse. Envió a "mi gente" a ver la CGP (la caja general de protección que conecta al cliente con la red) sin tener la decencia de avisar previamente (está dentro de la propiedad privada, es allanamiento como dicen en las pelis, pero sobre todo mala educación) y ahora dice que, voilà, no está en buen estado (la primera vez dijeron que estaba bien y que no tenía ningún problema, que raro, que ventajismo, que cara tan dura). Por otra parte hace menos de dos años cambiaron el poste de la luz situado al lado por uno nuevo de hormigón y anduvieron los técnicos en la CGP para realizar las conexiones pertinentes. A mí respuesta con estas aclaraciones que evidencian sus chapuzas, su abuso, sus mentiras y su irresponsabilidad, me obvió con un simple disculpen las molestias.

Repito lo mismo que dije entonces, escribo estas líneas desde un blog sobre arte contemporáneo, y es la segunda vez en dos años que me desvío del leivmotiv para hacer terapia, así que os pido disculpas por haceros perder el tiempo con esta pataleta , pero sobre todo os pido que no volváis a poner un pie en el MACUF, el Museo de Arte Contemporáneo de Gas Natural Fenosa en A Coruña, y  ni contratéis nada con Gas Natural Fenosa. Ya está bien de que estos señores traten de lavar su imágen irresponsable utilizando algo tan verdadero como el Arte.

2 de agosto

Hace ya unos meses, alrededor de las nueve de la noche del pasado 8 de febrero, Gas Natural Fenosa dejó mi casa como Pearl Harbour en las navidades de 1941. Una subida de tensión fulminó el ordenador portátil con el trabajo de un par de años, ocho bombillas y una plancha que estaba siendo utilizada y terminó, literalmente, ardiendo en llamas. Durante la siguiente hora, ya con todos los electrodomésticos en modo unplugged, continuaron las subidas de tensión tanto en la casa como en sus habitantes.

Llamamos a Gas Natural Fenosa, la que antes se llamaba Unión Fenosa y mucho antes Unión Eléctrica Fenosa, aunque se cambien el nombre más veces que Prince no despistan a nadie, y nos dice el agente de guardia que mirarán que puede estar pasando, que enviarán a un par de técnicos. Al cabo de un rato vemos desde la ventana a dos chicos preparándose para trepar por el poste de la luz, y nos dicen que quizá haya algo mal sujeto, suben, miran, y bajan. En tierra dicen que no han encontrado nada extraño, firman el parte, concluyen que probablmente haya sido alguna variante en alguna subestación y se van.

No volvemos a saber nada de estos dos chicos (subcontratados por Gas Natural Fenosa) ni de la propia empresa. Los días posteriores llamamos varias veces al departamento fantasma de reclamaciones, un 902 (0,0833 €/min), llamadas que son desviadas entre diferentes agentes teniendo que empezar de nuevo las explicaciones oportunas hasta el hartazgo y el patetismo. No envían a un perito ni muestran ningún interés por lo sucedido, incluso se muestran irreverentes con el cliente y en cada llamada obtenemos respuestas completamente diferentes, el fracaso tiene mil excusas. Tras seguir insistiendo, Gas Natural Fenosa responde por email, después de una decena sin respuesta, que algo estaría mal en aquel poste que no es de su propiedad, por tanto la inexistente avería sería de nuestra responsablidad, es decir, "hemos fallado la reclamación como improcedente". Admito que es una genialidad utilizar el verbo fallar para encabezar una opinión (fallo que estas lentejas no están muy buenas), pero en definitiva, todo es muy insultante. Uno de los déficits democráticos más invisibles e injustos que padecemos consiste en consentir todos estos entramados de confusión y engaño de las grandes empresas, que se aprovechan torticeramente de la ley ante las reclamaciones del cliente impotente y desquiciado al que, ay, más le vale pagar cada factura.

Como escribo estas líneas desde un blog de arte contemporáneo, y es la segunda vez en dos años que me desvío un poco del leivmotiv para hacer terapia, os pido disculpas por haceos perder el tiempo con esta pataleta lacrimógena, pero sobre todo os pido, muy a gusto, que no volváis a poner un pie en el MACUF, el Museo de Arte Contemporáneo de Gas Natural Fenosa en A Coruña. Ya está bien de que estos gigantes traten de lavar su imágen irresponsable utilizando algo tan verdadero como el Arte.

10 septiembre 2010

La Noche en Blanco

Si vas a la Noche en Blanco esto de David Heras va a ser lo que más mole. Y si la Noche en Blanco te da urticaria que sepas que no estás sólo.

09 septiembre 2010

65 actividades para tomarlle o pulso ó sector creativo en Compostela



 A apretada axenda dos participantes na segunda edición do Macc inclúe tres conferencias maxistrais, tres animados talk shows, dúas sesións PechaKucha (con nove proxectos cada unha), tres laboratorios, 25 making of (dos cales, 15 son talleres de traballo en directo), 25 cápsulas de exhibición de proxectos singulares ou MaccShow, unha sección Off para as propostas que quedaron fóra do programa oficial, corners institucionais para que os organismos públicos e privados expliquen aos asistentes os seus programas de axuda, espazos 7×7 para favorecer o encontro informal entre os participantes e moitas cousas máis. As reservas pódense facer en info@maccatlantic.org Custa 60 euros.

Comeza hoxe en Compostela. PROGRAMA

06 septiembre 2010

Notas veraniegas

El número de septiembre de I Like Magazine viene cargado de buenas entrevistas y reportajes y podéis descargarlo aquí en PDF o suscribiros a la edición en papel a través de suscripciones@ilikemagazine.com (10 números 30€). Por mí parte, en la sección Un efecto inesperado hice un liviano repaso veraniego.

Notas veraniegas

Aquí se viene a hablar de arte, pero como el verano es para el esparcimiento y las volteretas vamos a tomarnos la rentrée con sosiego y frivolidad. Ahí van algunas notas del verano que ya termina.

  • No me muevo de Galicia este verano, está haciendo sol casi todos los días, me baño en el mar casi todos los días, todo está brillante.
  • Durante esta semana hay dos niñas de 7 y 8 años por casa, les he pedido que me digan qué creen ellas que es el arte. Me han dicho que eso es difícil y han seguido viendo Disney Channel.
  • Ha salido Antonio López en el telediario de la primera tomando apuntes de la Puerta del Sol sobre un lienzo en plena plaza, el locutor dice que lleva unos días yendo a la misma hora. No creo que le hayan hecho un favor. Mientras veo la noticia pienso que quizá Antonio López vuelve a pintar escenas de Madrid como las que le encumbraron, para dejar una buena herencia a sus descendientes. Leo después la noticia en un par de diarios digitales, uno de izquierdas y otro de derechas, y repiten más o menos lo mismo. La mayoría de comentarios de los lectores son: eso sí es arte, ese sí es un artista de verdad, es el genio absoluto, que aprendan los estafadores del arte contemporáneo. Me acordé después de que en fin de año El Titi me había contado que había estado en el estudio de Antonio López sacando unas fotografías para una publicación, y que le había impresionado mucho.
  • No se quién es un genio absoluto. He terminado esta semana Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño. Bolaño, además de poeta y novelista, fue un tipo obsesionado con la literatura sin envolturas. Esquivó la gloria, sin importarle, hasta su muerte. Trabajó en nuestro país de vendimiador y vigilante de camping, a lo mejor se parecía a un genio absoluto. Algunos de los personajes de la novela me recuerdan a amigos y así se lo voy diciendo. A Cecilia ya se lo habían dicho otra vez.
  • “Nuestra relación se iba apagando con la velocidad ¿de qué? De algo que se apaga muy rápido, las luces de una fábrica al apagar la jornada o mejor, las luces de un edificio de oficinas, por ejemplo, presurosas de integrarse en el anonimato de la noche”, “Se puede conquistar a una chica con un poema, pero no se la puede retener con un poema. Vaya, ni siquiera con un movimiento poético”, “Esos artistas que van a lamer platos en los festines culinarios oficiales para hacer arte con el estilicidio de sus menstruaciones intelectuales”, “Sólo vivimos historias de los extremos de la civilización”, “Esa voz de hoja gillette que me rasgaba el alma”, “La hora en que la noche se hunde en la noche, nunca de golpe, la noche patialba del DF, una noche que se anuncia hasta el cansancio, que vengo, que vengo, pero que tarda en llegar, como si también ella, la mendiga, se quedara a contemplar el atardecer”. Son algunas líneas de Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño.
  • Un vecino se ha quejado por unos centímetros de huerto que estaban más acá o más allá. Le he dicho que no y se ha irritado. Me lo he tomado como un rito de iniciación a la edad adulta en el rural gallego.
  • Cada día leo en el balancín un par de biografías de artistas americanos del tochazo Visiones de América del bravucón Robert Hughes. Narrativa muy veraniega, muy digerible. Hughes dice que con esta obra intentó esbozar algunas respuestas a la pregunta ¿qué podemos decir de los americanos a partir de los objetos y las imágenes que han creado? Sus puntos de vista a veces son excesivamente personales e ideológicos, pero me asombra el acierto con que contextualiza el arte en acontecimientos y transformaciones ideológicas de una nación o un tiempo. Se aprende mucho. Me gusta la comparación que hace entre los famosos instantes de tiempo congelado en las pinturas de Hopper con ese momento en las funciones de teatro en el que el telón ya se ha levantado pero la obra no ha comenzado aún. Está muy de moda Hopper, pronto empezarán a vender reproducciones suyas en Ikea y pronto lo odiaremos. Dice también que Warhol era católico practicante, no lo sabía. Es curioso que América, uno de los países más religiosos del mundo, haya producido tan poco arte religioso original.
  • Creo que algún día habrá que sustituir el balancín flojeras del porche por una buena mecedora, un buen termo, una buena escopeta y un buen perro de presa.
  • He ido a algunas exposiciones. La que más me gustó fue Anticuerpos, en la Fundación Barrié (web desastrosa), una retrospectiva de diseños de los hermanos brasileños Fernando y Humberto Campana. Muebles naif con objetos reciclados y materiales naturales. Ellos bromean llamándolo “Hi-tech manufacturado”, es la fuerza de lo ingenuo. También me gustó la de Turner en Madrid, una gran producción que junta las copias hechas por Turner de originales de distintos maestros y los compara. Aunque apenas había lluvias, vapores y velocidades.
  • Sólo he ido a un concierto y no valió la pena. Espero con ganas a Triángulo de Amor Bizarro dentro de una semana.
  • Lo que más estoy escuchando en el mp3 es Don Caballero (World Class Listening Problem), Triángulo de Amor Bizarro (Año Santo), Bill Callahan (Sometimes i wish we were an eagle), Cass McCombs (Catacombs), Dr. Dog (Easy beat), Fleet Foxes, Charles Mingus, Schubert y She´s a lady por Tom Jones al salir por la puerta de casa.
  • Recuerdo haber visto estos días Río Bravo, A pleno sol, El secreto de tus ojos, Amor a quemarropa, Caro diario, Cashback, Cuatro meses tres semanas dos días, El chocatero sentimental, Into the wild, Al final de la escapada, Vivir su vida, La silla de Fernando, Los cien pasos, Pozos de ambición, Serpico, Antes que el diablo sepa que has muerto y Sin novedad en el frente, la de 1930.
  • Ahora estoy leyendo El tiburón de 12 millones de dólares, el ensayo de Don Thompson sobre la economía del arte contemporáneo y las casas de subastas. Parte de una premisa pragmática, el arte contemporáneo es el arte que se vende en las principales casas de subastas en las ventas de arte contemporáneo. Hay mucha estadística y mucho dato, como estos cálculos bastante indicativos de las posibilidades de un artista incipiente de hacer carrera en el mercado capitalista del arte contemporáneo, de alcanzar el establishment: “En las dos capitales del arte contemporáneo, Nueva York y Londres hay aproximadamente cuarenta mil artistas residentes en cada una. De esos ochenta mil, setenta y cinco son artistas superestrellas con ingresos de siete cifras. Por debajo de ellos están unos trescientos artistas maduros que tienen éxito, que exponen en importantes galerías y obtienen unos ingresos de seis cifras por su trabajo. En el siguiente nivel, hay unos cinco mil artistas que tienen algún tipo de representación, en su mayoría de una galería establecida, y que complementan sus ingresos a través de la enseñanza, la escritura o una pareja que los apoya. Se cree que habitualmente hay unos quince mil artistas vagando por las calles de Londres buscando representación de alguna galería, y la misma cantidad aproximadamente en Londres. Esta cifra en realidad aumenta cada año debido a la publicidad que se da a los elevados precios que obtiene el arte contemporáneo (…) una mayor demanda de arte percibida produce una mayor oferta de creadores de arte (…) La mayoría de marchantes y galerías establecidas prestan escasa atención a los artistas que llaman a sus puertas. En lugar de ello, buscan nuevos artistas visitando estudios de pintores y exposiciones de graduados de escuelas de bellas artes, o siguiendo las recomendaciones de los actuales artistas de la galería. A partir de estas fuentes y frías llamadas una galería puede ver diapositivas u obras completas de una docena de artistas nuevos cada semana, aunque sólo escoja a uno o dos cada año. (…) Llegar a esa cumbre es una cuestión de talento, suerte y sobre todo marketing de marca.”
  • Los tomates están a punto, las judías ya cuelgan, los calabacines se arrastran y los pimientos parece que, este año, no picarán.

05 septiembre 2010

Panóptico


 PanoptICONS aborda el hecho de la vigilancia constante por cámaras de seguridad en los centros urbanos. La cámara de vigilancia parece haberse convertido en una verdadera plaga que se alimenta de nuestra privacidad. Para representar esto, pájaros cámara- aves de ciudad con cámaras en lugar de cabezas - fueron colocados en todo el centro de la ciudad de Utrecht, alimentándose de nuestra presencia. Además, un ave en cautiverio se utiliza para mostrar el proceso de alimentación y ver la violación cotidiana de nuestra intimidad de manera personal y tangible.

Amaya González Reyes

Amaya González Reyes, Daring (or how Jeff Kons would do a Jasper Jones)

No se si Jasper Johns amaba la bandera con más devoción estética que patriótica, pero lo que sí es cierto es que éstas todavía hoy nos producen reacciones automáticas que él supo confundir mejor que nadie. Por otra parte está Jeff Koons, que a parte de ser el ex marido de La Cicciolina, elevó el marketing producido por el propio artista a un nuevo nivel, radicalizando el concepto warholiano de arte como mercancía a promocionar. Con todo esto, Amaya González Reyes (Pontevedra, 1979) se plantea como haría Jeff Kons un Jasper Johns. A mí me parece que sí sería algo así, como esas alfombras de baño suaves en los baños que decoran chicas.

02 septiembre 2010

El trabajo del artista siempre es profundizar en el misterio. Incluso en los paisajes más hermoso, en los árboles, bajo las hojas, los insectos se devoran unos a otros; la violencia forma parte de la vida. 
Francis Bacon