25 enero 2011

La vanguardia es el público

Algunas ideas del artículo de Fernando Calvo Serraller publicado el pasado sábado en El País, en el que repasa el estado del arte en los últimos veinte años. Se puede leer completo aquí.

En cierta manera, eso que ahora se denomina alegremente como "posmodernidad" no significa paradójicamente otra cosa que el triunfo absoluto de la modernidad, o, si se quiere, la completa modernización del público, que ahora, también en el campo artístico, exige, por principio, "novedades", adoptando ahora él mismo el papel de vanguardia que antes enarbolaban como una amenaza los "creadores", hoy reducidos a una función más modesta de simples "productores", que, además, soportan esta "carga" de innovación requerida por la exigente demanda. Esta transferencia, desde luego, no habría sido tan súbita y rotunda sin el poder mediático, factor decisivo para extender el mercado y dirigir el consumo. Un dato significativo al respecto ha sido, por ejemplo, la hegemonía del llamado "comisario" como factótum de la producción artística, pues usurpa la función del creador y el crítico trasnochados.
Pero si observamos esta deriva desde la perspectiva como la que se nos ofrece en las dos últimas décadas, y centramos nuestra atención en la situación de los museos de arte contemporáneo, observaremos que estos van abandonando progresivamente su corte cronológico de arranque para convertirse en plataformas de análisis y difusión casi exclusivas de lo último, con apenas unas pocas trazas del inmediato pasado que, precediéndolo al mínimo, lo avala. De esta manera, la ya antigua distinción entre París y Nueva York como sucesivos centros que articularon de forma hegemónica la capitalidad artística moderna ha desaparecido hoy por completo.

(...)

¿Estamos entonces quizás ante un problema de la liquidación del arte en aras de una más óptima liquidez de su explotación? Es aventurado suscribir esta afirmación fuera de lo que ha escrito el filósofo Zygmunt Bauman acerca del triunfo actual de la "licuación" de los antes sólidos valores, como corresponde a una sociedad nihilista, que, enajenada, se consume consumiendo, tan sólo a la espera de la promoción de los nuevos productos de la próxima campaña estacional. Es cierto que los artistas actuales pugnan por conservar el prestigio profético de sus antecesores, pero el eslogan de sus denuncias coinciden con los programas políticos de los poderes gobernantes, con lo que la función que cumplen apenas si se aparta un ápice de un ministerio de asuntos sociales o medioambientales, o, todo lo más, de una ONG. Porque, en última instancia, la profecía cobra fuerza no sólo por la catástrofe que anuncia, sino porque no está consensuada.

(...)

Precisamente, en relación con lo que acabo de apuntar [sobre el éxito del modelo de museo Guggenheim], hay algo interesante que subrayar sobre la futura vida de los museos, porque, tras esta espectacular y exitosa experiencia, se dibuja una nueva forma de "rentabilizar" estas instituciones crónicamente deficitarias. Es curioso que los que, hasta hace poco, criticaban este modelo inventado por Thomas Krens, el ex director del Museo Guggenheim de Nueva York, hoy lo apliquen con el furor de los neoconversos. Muy en particular éste ha sido el caso de los museos franceses, que abren sedes en Atlanta o Abu Dabi, y, sobre todo, que no cesan de alquilar sus fondos al mejor postor. Al margen de lo que se pueda opinar sobre este nuevo uso de los museos públicos, no deja de ser significativo que también este tipo de modelo gire sobre la rentabilidad económica.

4 comentarios:

  1. Interesantísimo comentario sobre lo que está sucediendo con el arte hoy en dia.
    Parece que no sabe a donde va, es como si anduviera dando tumbos, como si hubiera perdido el norte.

    ResponderEliminar
  2. Un detalle. Cuando, la versión completa del artículo, menciona la sopa de letras de los centros de arte en España, ¿no falta uno de los centros, de posterior creación al IVAM y anterior al MACBA?

    Este Serraller…

    ResponderEliminar
  3. Es una adivinanza, no voy a decirlo así a la primera, hay que currarselo un poco…

    ResponderEliminar