09 febrero 2011

La economía racial



Volver a vivir en una gran metrópoli es volver a fijarse en la relevancia de los tonos de piel, en la economía racial. En Contratación y ordenación de 30 trabajadores conforme a su color (2002), Santiago Sierra contrató a través del Kunsthalle Wien a 30 trabajadores y los ordenó por el tono de piel, de más claro a más oscuro, colocados de cara a la pared y en ropa interior. Antes se les había preguntado telefónicamente su origen, y de ahí se deducía la variedad tonal. Una revisión de la corrupción y de todas esas promesas que la modernidad vulneró.

2 comentarios:

  1. Hola, en realidad no sé como he llegado hasta aquí, pero hace varios años que tengo una duda que me corroe y quizás tú puedas echarme una mano.
    Busco una obra, pero no sé el autor, ni la fecha ni donde se expuso. La obra en cuestión era una jaula enorme, colgando de un techo de una sala de exposición, los barrotes llegaban hasta el suelo, donde se abrían como en una cascada.
    Supuestamente lo que la obra venía a significar es que el pájaro para escapar de su prisión debía abandonar por un momento su naturaleza y bajar al suelo para ser libre.
    Bueno, menudo rollo te he escrito. Espero que no te hayas dormido.
    Y gracias desde ya.

    ResponderEliminar
  2. Pues no se la verdad, lo siento.

    ResponderEliminar