16 mayo 2011

10 consejos para estudiantes de Historia del Arte

1.  Si lo que ves en la imagen tiene forma de pito, en el examen di que es un símbolo fálico. No se atreverá a negarlo.

2.  Apunta todo lo que diga el profesor sobre Duchamp y su obra. En el examen pon lo contrario. Aprobarás.

3.  Estudia, como si no hubiera un mañana, las diferentes formas y evolución del ábside románico. Nunca sabrás por qué, pero por ahí se va media carrera.

4.  No tires el programa de la asignatura en cualquier lado el primer día. Recíclalo en el contenedor azul.

5.  Si dijo Euclides que por dos puntos diferentes sólo pasa una línea recta, también dijo que tú puedes trazar las líneas compositivas que te de la gana.

6.  Buscar imágenes en Google Imágenes es las sandalias con calcetines del historiador del arte.

7.  Si te mandan leer un libro y te piden una recensión te están pidiendo que lo resumas. Si además te piden tu opinión personal: es un libro cojonudo, siempre.

8.   El bulling es un invento americano, en la universidad española cuando un alumno hace una pregunta nos reimos de él. 

9.   Se escribe Brunelleschi y Quattrocento.

10.  Si durante los cinco años de licenciatura llegas a las 10.000 fotocopias, entras gratis los lunes en el Prado.

13 mayo 2011

Kurosawa en el Museo del ABC

  Museo ABC de Dibujo e Ilustración [Cómo llegar]
  Hasta el 12 de junio


Hace tiempo que los del nuevo Museo ABC de Dibujo e Ilustración me bombardean el email. No es algo tan malo, están empezando y tendrán ganas de darse a conocer. Pero lo hacen con esos emails cargantes o notas de prensa exageradas, muy locas, en Arial 10 y con muchas negritas, bastante habituales para anunciar exposiciones o eventos. Es un error, la mayoría de receptores los borramos sin apenas leerlas y deja una imágen pésima del remitente. Da mucha pereza.

De todas maneras lo visitamos el fin de semana pasado en una escapada relámpago a Madrid. Está en la calle Amaniel, pegado al Cuartel del Conde Duque y muy cerca del Bar Miño, donde hace cinco años vi un 1-2 del Dépor al Osasuna. El mismo edificio, nos cuenta el de seguridad, albergó en 1900 la primera fábrica de Cervezas Mahou en Madrid. La adaptación la ha hecho el estudio Aranguern & Gallegos, casi 4000 repartidos en  seis salas, dos de ellas para exposiciones, amplias y diáfanas, llenas de luz que entra por ventanales industriales. En el exterior se ha configurado una nueva plaza en torno a formas plateadas poligonales, sospechosamente inspiradas en las de los bajos e interiores del Caixaforum. Qué raro.

Por lo demás, el diario ABC, que es un periódico que se declara monárquico, ya me dirás, y que es bastante conservador, ha levantado un museo que tiene una apariencia bastante moderna. Dicen que nace para conservar, estudiar y difundir la Colección ABC, siendo un espacio abierto y plural, para un publico general y más especializado y unas cuantas formalidades más habituales que el tiempo dirá. Se supone que tienen una colección de más de 200.000 piezas desde 1891 hasta hoy, de más de 1.500 ilustradores y dibujantes. Que no es poco.

Acudimos para ver la exposición La mirada del Samurái: Los dibujos de Akira KirosawaAntes de dedicarse al cine, Kurosawa quiso ser pintor, y lo intentó con muchas ganas pero con poco éxito. Lo que aquí vimos son los stroryboards, la mayoría bocetos, de las películas La sombra del guerrero, Ran, Rapsodia en agosto, Los sueños de Akira Kurosawa, Espera un poco y El mar que nos mira. Leemos el texto de la entrada que a mediados de los setenta la industria cinematográfica japonesa atravesaba una crisis grave, y los productores se decantaban por películas comerciales de bajo presupuesto, películas de monstruos como Godzilla o la Yakuza. Kirosawa no lograba involucrar a ninguna productora japonesa con sus nuevos y caros proyectos, así que se aplico en la realización de estos dibujos a  modo de guión gráfico para convencerles. Los vemos. Son coloridos, con encuadres diversos y pensados, en los que varía la iluminación o el vestuario. No siempre coincide con el resultado que vamos a ver en la pantalla, pero sí que le inspira. Cuando ya era un cinesta reconocido, Kurosawa reflexionaba irónicamente sobre el éxito de su regreso a la pintura "...es curioso que cuando de verdad intenté pintar bien sólo producía obra mediocre mientras que cuando me preocupaba de esbozar las ideas para mis películas fue cuando produje obras que la gente considera interesantes". O no tan curioso.

La iluminación demasiado tenue y mate en la sala no ayuda a destacar los dibujos como merecen. La estilización de algunas figuras y el grafismo me recordó a Castelao, que si hubiera tenido facebook seguro que se hubiera hecho fan de los ukuyo-e. Por las paredes se reparten citas elogiosas de otros directores sobre Kirosawa, y lo cierto es que salimos de allí con ganas de llegar a casa para volver a ver Dersu Uzala. Fue una buena idea.