01 abril 2013

Lo de Marina y Ulay

Estos días se mueve mucho por las redes sociales este vídeo de Marina Abramovic y Ulay, compañeros sentimentales y profesionales desde finales de los 70 y buena parte de los 80. Lo que hace Marina Abramovic hace tiempo que dejó de interesarme, pero aún con su parte de show, la escena es conmovedora.


Para entenderla mejor, dejo aquí un texto muy completo publicado en El País el pasado 23 de Febrero por Fietta Jarque:
 Perdonen que hable de amor en un día como este. Podía haberlo hecho ayer o mañana y así evitar el tópico de un 14 de febrero. Pero es precisamente la vulgaridad y grandeza de la historia de amor de estos dos artistas de performance lo que me ronda la cabeza desde hace unos días, después de ver la película  Marina Abramovic.The artist is present. En uncine comercial, por cierto, no sé lo que durará en cartelera.
La primera vez que Ulay vio a Marina ella estaba desnuda en público y se dibujaba con una cuchilla en el vientre la figura sangrante de una estrella, símbolo comunista (al menos ella la usaba con esa intención). Era 1976, en Amsterdam. Fue más que un amor a primera vista (tópico nº1). Ella era serbia, él alemán. Ambos nacieron un 30 de noviembre de años distintos. Se dedicaban, de alma, al naciente y marginal arte del performance. Se unieron carnal y espiritualmente y decidieron formar una especie de dúo artístico que llamaron “El Otro”. A los dos les interesaba el ritual, lo simbólico, el fondo de las relaciones humanas, que exploraron en sus más poéticos y revulsivos aspectos. Durante doce años realizaron piezas en las que llevaron al extremo esas ideas, desarrollando una disciplina terrible de autocontrol y desafuero.

Sentados uno frente al otro se dieron fuertes bofetadas durante casi media hora; estuvieron atados uno de espaldas al otro, inmóviles, durante 17 horas; corrieron desnudos desde dos extremos chocando sus cuerpos una y otra vez, tras volver a la posición inicial, y también lo hicieron en direcciones opuestas contra unas columnas que se iban desplazando con sus encontronazos. Unieron sus bocas sin separarse respirando el mismo aire hasta perder el sentido;  se gritaron, cara a cara, hasta quedarse afónicos y exhaustos. Estuvieron sentados a los dos lados de una mesa, en silencio, en ayuno y sin moverse, durante 16 días, hasta que él tuvo que ser internado en un hospital. Mientras tanto, como su arte no les daba casi para comer, vivieron en el espacio reducido de una furgoneta durante cinco años, duchándose en gasolineras, ordeñando cabras en granjas que les permitían hacerlo a cambio de un poco de leche, viajando, preparando sus acciones. Ambos confiesan hoy que fueron años durísimos pero profundamente felices. Comprometidos íntimamente con lo simbólico, cuando su relación se acercaba al final, realizaron en 1988 una última performance titulada Los amantes. Marina y Ulay empezaron en solitario en dos extremos de la Gran Muralla China –él desde el desierto de Gobi, ella desde el Mar Amarillo-- una larga caminata de 2.500 kilómetros que los llevaría a encontrarse al centro. Tras el abrazo final dejaron de verse y hablarse durante 23 años, hasta 2010, con motivo de la granretrospectiva de Marina en el MoMA.
No es difícil suponer que una relación de este tipo agotaría las fuerzas del sentimiento de pareja. Los líquidos del amor y el odio terminaron por mezclarse. Al final llegaron las infidelidades (tópico nº2). En 2012 ella hablaba de su relación con amargura y cierto despecho en la ópera sobre su vida, dirigida por Robert Wilson, Vida y muerte de Marina Abramovic. En la película --dos años antes-- Ulay habla de su relación con ella con emociones encontradas. La acusa de haberse liado con un amigo común, mientras él simultáneamente y a miles de kilómetros, dejaba embarazada a su traductora china (durante los viajes de preparación de la performance). Sincronicidades, una vez más.  
Pero lo que deja entrever en el filme Ulay fueron sus rivalidades profesionales. Ambos continuaron sus carreras. Ella triunfó, él … menos. Marina confiesa que quedó tan destrozada tras su ruptura con Ulay –-“me sentía gorda, fea, indigna del deseo” (tópico nº3)— que decidió reinventarse. Descubrió las compensaciones de la moda y la belleza (tópico nº4) y, sobre todo, desarrolló con enorme voluntad, talento y persistencia su carrera. “El arte del performance ha sido siempre alternativo. Tengo 63 años y ya no quiero ser alternativa”, dice en la película. Según Ulay, ella se rindió al espectáculo, se volvió más ambiciosa. Es curioso verlo en el filme entrar al elegantísimo piso de Marina en Nueva York. Espacios amplios, limpios y luminosos, (solo) muebles de diseño. Todo algo frío y ciertamente espectacular. Él admite que no se esforzó nunca por ganar dinero, que en realidad es un poco vago. Deja caer que, después de todo, todavía podría casarse con ella y tenerlo todo de golpe. Ironiza, pero también envidia (¿tópico nº5?).  
Ulay y Marina se reconcilian como amigos en los días previos a la gran performance de la artista en el MoMA, a la que asistieron 850.000 personas a lo largo de tres meses. Hay una energía de alto voltaje entre ellos y eso se deja sentir en el filme. Ulay recorre la exposición descubriendo las huellas de su propia biografía. Se proyectan películas de sus performances juntos, está hasta la vieja furgoneta en la que vivieron. En momentos separados tanto él como ella añoran conmovidos aquellos años. En The Artist is Present, Marina Abramovic pasó 176 horas y 30 minutos (durante todas las jornadas completas en que el museo estuvo abierto al público con su exposición) sentada en silencio en una silla mientras los visitantes, uno a uno, ocupaban la silla de enfrente y le sostenían la mirada durante unos minutos. La gente hizo cola noches enteras, días, para tener esa experiencia. Al final era casi una locura colectiva. Muchos lloraban. Ella apenas se movía, pero les respondía con una mirada intensa y atenta, con tiempo y silencio. Uno de esos visitantes fue Ulay. Parece que en ese estado mental --y vital-- que propicia el arte del performance puede suceder cualquier cosa. Y ellos son maestros. El video con el que termino este post habla por sí mismo. Y aquí acaban los tópicos. O tal vez no.

48 comentarios:

  1. Al margen de todo , buena entrada, buena historia.Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡que manera de hacer el jili la de esta pareja ¡ menudo legado artistico que dejan.

    ResponderEliminar
  3. veronica I. muñoz16 de abril de 2013, 17:42

    muy buena historia, me gusta tu redaccion y me agrada la forma de no perder cada detalle sobre esta publicacion de dos grandes artistas, de verdad muy completo junto con el video realmente interesante y emotivo.

    ResponderEliminar
  4. Me parece interesante la propuesta de estos dos artistas respecto a explotar los sentimientos, sin embargo para toda acción hay ventajas y desventajas a las cuales son arrastrados los seres humanos. Creo que una pérdida es aumentar el umbral de los sentimientos, necesitando cada vez generar un mayor estimulo, para obtener una respuesta. Y quizás el objetivo optimo es alcanzar todo lo contrario: a breve estimulo, espontanea reacción o sentimiento, o sea ser mas perceptivo y relajado. Muchas gracias por tan preciada información.

    ResponderEliminar
  5. interesante propuesta artistica e inovadora, gracias por la propuesta.

    ResponderEliminar
  6. Es sorprendente como a los seres humanos nos gusta sentir las emociones al maximo y no cabe duda que aunque pase el tiempo las mejores memorias viven en el corazon...bonita historia, exelentes artistas, me gusto mucho.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante la propuesta que manejan los dos artistas, el como llevan sus emociones al limite.

    ResponderEliminar
  8. La historia es la que me ha conmovido, las dos personalidades que se ligaron y luego reventaron.
    hasta donde han llegado. como es que presentan lo mas intimo de ellos y lo comparten. Es para mi sentir una experiencia muy agresiva pero que a su vez no se puede castigar como acción incorrecta.
    Me siento por un instante a la intemperie al ver la historia de Marina y Ulay. Sin la historia solo son acciones locas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por cierto que no puedo imaginar un sentimiento espontaneo ante tantas miradas... tal vez sea la costumbre.

      carlos carrillo

      Eliminar
  9. Me encanto la historia de amor y arte de estos dos artistas, el vídeo deja ver brevemente algunas de sus obras, sinceramente no los conocía, pero me encantó su estilo, gracias por aportar tan valiosa información.

    ResponderEliminar
  10. No cabe duda que es naturaleza de las personas el expresar sus sentimientos y emociones pero, Mariana y Ulay lo hacen de una forma muy singular no por nada son artistas y aunque yo no los conocía su historia me llego al corazón.

    ResponderEliminar
  11. Este ultimo performance de Marina y Ulay, es el que mas me ha gustado de todos los que han realizado juntos. Muchas feliciades!, es realmente excelso.

    ResponderEliminar
  12. me parece muy interesante lo que hicieron estos dos artistas, se ve que dejan un legado muy importante en el performance...muy bueno

    ResponderEliminar
  13. Me parecio muy buena la historia y en realidad es que aveces pasa asi en la vida actual primero todo es amor y pasan muchas cosas y salen juntos pero despues con el tiempo empiezan las discusiones y todo se va acabando.
    Esta historia nos deja algo a nosotros muy importante y yo creo que a de a ver gente que se identifica con esto.

    ResponderEliminar
  14. Había visto este video antes en alguna revista electrónica y en redes sociales, incluso lo compartí. Pero en el momento de verlo yo no sabía quién era la artista, ni tampoco él, lo único que sabía era lo que explicaba un breve párrafo que describía un poco el contexto. La primera vez que lo vi me conmovió mucho, al punto de las lágrimas, quizá porque he sentido algo así en algún momento de mi vida: un amor muy intenso, muy fuerte, y luego una separación. Más tarde, hacia el final del día, lo vi de nuevo y volví a sentir lo mismo. El arte hace eso con las emociones, las evoca para que el espectador les de un nuevo significado. Gracias por compartir la historia, que brinda el panorama completo, además de estar muy bien escrita. Saber detalles, saber que incluso hay una película, invita a querer conocer más sobre ella y su arte.

    ResponderEliminar
  15. Super historia, el alejarte porque una relacion no da para mas, darse el ultimo abrazo y reacer tu vida, el tiempo pasa y el hecho de ver a una persona que durante mucho tiempo de no ver, expresar lo que sientes, el no espresarle el gusto de verlo, por ser una propuesta artistica, hace que se muestre los sentimientos asu maxima expresion como seres humanos que somos.

    ResponderEliminar
  16. Maravilloso encuentro! El juego que hace él con sus miradas y la forma en que ella lo mira me cautiva. Que impactante experiencia. Gracias por compartir la historia porque sin ella no se entiende el trasfondo de este encuentro. No cabe duda que lo más difícil en la vida son las buenas relaciones humanas.

    ResponderEliminar
  17. Fantástica historia, no había tenido la oportunidad de ver este tipo de arte, rebaza las fronteras de expresión, saber transmitir sentimientos a otro, tan solo con una mirada, y aún más, que los demás lo vean y perciban lo que esta sucediente. Una muy buena opción de vivir el arte.

    ResponderEliminar
  18. Es la historia de amor de dos artistas performance Marina Abramovic y Ulay , que se conocieron en el año 1976, ella serbia él alemán, fue mas que un amor a primera vista, ambos nacieron un 30 de noviembre de diferentes años, formaron un dúo que llamaron "El Otro" , su arte llego a los extremos, como darse fuertes bofetadas, estar atados de espaldas durante 17 hrs. corrieron desnudos desde dos extremos chocando sus cuerpos, unieron sus bocas sin separarse respirando el mismo aire hasta perder el sentido. Su ultimo performance en 1988 titulado Los Amantes. Marina y Ulay empezaron en dos extremos de la Gran Muralla China, él desde el desierto de gobi, ella desde el Mar Amarillo. Recorrieron 2,500 kms,tras encontrarse al centro se dieron un abrazo y dejaron de verse y hablarse durante 23 años. Ellos lucharon por dos cosas, su arte y su amor. ! Con todo y sus tópicos¡ sus extremos, su riqueza y pobreza, pero triunfaron en lo que ellos querían !aunque se separaron nunca dejaron de amarse.
    ART234.com.arte contemporáneo
    andrés rodríguez morado {ampliar}
    nesnautica@gmail.com

    ResponderEliminar
  19. Hola, yo habia tenido conocimiento de estos dos grandes artistas, pero con muy poca informacion, quizas lo que me llamaba la atencion eran sus muestras al publico de esa forma de pensar, sin embargo no sabia de su romance, toda una historia de amor, en el momento en que vi el video dos lagrimas rodaron de mis mejillas al ver esas miradas tan intensas, llenas de amor, de emocion, y eso que aun no leia la historia en cuanto empeze con la lectura volvi a conmoverme con tal romance, vaya suele suceder estas con una persona a la que le entregas el corazon, con la que compartes tantas cosas tann hermosas donde tal vez haya hijos de por medio y vivian felices pero un dia asi de repente el amor acaba y deciden caminar la muralla china para encontrarse y decirse solamente ADIOS y despues al separse se dan cuenta que son cada uno el gran amor de su vida, y que pasan los años y no se ven, y cada quien sigue su camino, hasta que un dia de repente se vuelven a encontrar y se dan cuenta de que se siguen amando de que ese amor no murio.. pero que el tiempo a pasado y que quizas no sea buena idea regresar, creo por ello Marina no se levanto de la silla y correr a sus brazos, sino despues de demostrarle con esa mirada el gran amor que le tiene... solo continuo con su arte y vio pasar a la siguente persona.... que bella historia de amor, me han regalado y que lección, hay una gran reflexion en esta historia de amor... saludos

    ResponderEliminar
  20. La primera vez que supe de Marina Abramovic fue precisamente con el video de este performance, aunque sólo vi la parte en que ella espera sentada tras haber prestado su mirada a otra persona y cierra los ojos, después Ulay se acerca a tomar asiento frente a ella y sólo bastan unos segundos para reconocer sus almas y su amor, creo que fue bastante explícita la historia de amor y arte. Me encantó y me hizo llorar.

    ResponderEliminar
  21. Que historia tan interesante, la redacción ni se diga...
    Y aún más increíble como ese encuentro puede ser considerado como performance, puedes sentir la energía que vibra cuando se ven, transmiten un sentimiento más allá de dos personas sentados en una silla. Me fascinó.

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. No tenía conocimiento de ambos artistas y eso me llena un poco de zozobra, sin embargo, voy a investigar sobre de ellos. Por otro lado, el video sobre el reencuentro de Marina y Ulay, es verdaderamente sensible a la percepción del ser humano, solo basto la mirada y el toque de sus manos para saber quiénes eran y lo que fueron. En verdad les digo que se me hizo un nudo la garganta, y poco falto para que se me salieran las lagrimas. ¡Excelente Publicación!

    Saludos
    Atte.
    Fernando Ortiz

    ResponderEliminar
  24. Dalila Cortes Martinez29 de abril de 2013, 0:44

    Vaya, que historia. El amor de dos grandes artistas, los sentimientos que mostraron al publico en sus representaciones artísticas, sin lugar a dudas culmino en éxito con el encuentro de ellos delante del publico en una singular mirada que dijo mas que mil palabras. Gracias por la publicación, la narración también estuvo muy buena, yo nos los conocía ni sabia de ellos, y con lo que escribiste entendí el video e hizo mas conmovedor el video.

    GRACIAS

    ResponderEliminar
  25. Es increíble el amor que se tienen estas dos personas el profundo respeto a su trabajo y su pasión y profesionalismo, sin duda en "su encuentro" hacen vibrar a muchos que amamos el va y ven, sintiendo de donde venimos quienes somo y hacia donde vamos ...

    ResponderEliminar
  26. Simplemente: Sorprendente. Es una historia llena de lo que Alejandro Jodorowky llamaría "una serie de actos puramente psicomágicos", o al menos yo lo denonimaría así. Si uno ve simplemente el video del reencuentro, no encontrará más que una cámara siguiendo a una persona en una exposición de arte, sin embargo, al leer todo lo sabido de la historia está expuesto a consagrarse con los sentimientos de estos dos personajes. Es realmente emocionante sumergirse en la imaginación de lo que podrían sentir y pensar en esos pocos segundos de reencuentro. Supongo que al final ellos hacen su cometido, más que psicomagia, ellos son artístas y lograron envolvernos en una expresión del arte más puro: el amor.

    ResponderEliminar
  27. Excelente y apasionada novela en donde nos demuestra como una ideología nos puede llevar a sentimientos encontrados que pueden perdurar toda una vida. el típico "te odio pero te amo" visto en una realidad perdurable, todos las sinsabores que pasan , el como los sortean, el acusarse de infidelidades, traiciones pero siempre venciendo todos esos monstruos con el alma mas poderosa... EL AMOR

    ResponderEliminar
  28. Gracias. Quise describir con una palabra mi sentir al ver el video del encuentro, no la pude hallar. Y es que es verdaderamente emocionante poder ser participe de una reacción tan del alma que una palabra no basta para definirla. Por ello te digo gracias a ti, Andrés, por compartir esta maravillosa historia. Definitivamente no conocía a Marina, a Ulay tampoco; me es difícil entender el arte que realizan y sus vidas juntas, y separadas, me invitan a reflexionar por un buen tiempo. Sin embargo entiendo de sentimientos, y lo que vi en esa mujer de vestido rojo y apariencia imperturbable me ha conmovido en gran manera. Sin duda alguna, es de esos sucesos, que al atestiguarlos lo dejan a uno con un inigualable y maravilloso sabor de boca.

    Marcela Edith Martínez Sánchez

    ResponderEliminar
  29. ¿Qué son los sentimientos?
    No tengo la respuesta, solo sé que cuando conozco historias como ésta, me maravilla lo que somos como seres humanos, un ser que necesita más allá de comer, dormir, reproducirse, etc, etc.
    Cómo vivir el arte, cómo desarrollar los sentidos más allá de la fisicoquímica y de la bioquímica que tanto nos preocupa.
    Veo la expresión de Marina, extrañando la vida al lado de Ulay. Y la mirada de Ulay diciendo "Fuimos felices, pero no hay más vida juntos. Te sigo amando".
    Gracias por estas historias, gracias por sacarme por un momento de mi vida fría de solo satisfacer necesidades básicas. Saludos.!

    ResponderEliminar
  30. El arte se encuentra dentro de nosotros mismos, esto me queda más claro después de ver cómo sin más herramientas que dos miradas, una historia de amor, un espacio donde coincidir y tiempo, ese tiempo que todo lo transforma; se puede generar un sentimiento igual o mayor al que despierta una pintura o una escultura, cuando esa pieza es de nuestro agrado.
    El amor es un arte, no cabe duda.

    ResponderEliminar
  31. Es una historia de amor hermosa, pero como en todas las parejas, cuando uno sobresale más que otro el amor se acaba. Esta Historia me estremecen, y a pesar de que tenían tantas cosas en común no pudieron superar las infidelidades.

    ResponderEliminar
  32. Yo desconocía la obra de estos dos artistas hasta que vi el video en Facebook y explicaba la historia de amor. La verdad me conmovió el sentimiento atrapado en la mira de ambos. A raíz de este artículo y del video he comenzado a buscar más información sobre el trabajo de ellos. Se puede apreciar que en ambos hay talento pero que juntos eran capaces de realizar actos muy creativos.

    ResponderEliminar
  33. Rosa Santibañez Pérez9 de mayo de 2013, 4:37

    Es una historia de amor hermosa, pero como en todas las parejas, cuando uno sobresale más que otro el amor se acaba. Esta Historia me estremecen, y a pesar de que tenían tantas cosas en común no pudieron superar las infidelidades.

    ResponderEliminar
  34. Es la primera vez que entro a este blog y me gusta mucho la idea de que sea sobre el tema del "Arte Contemporáneo". Me gusta la diversidad de obras que se exponen y la de opiniones.

    Hablando sobre "Lo de Marina y Ulay", me encuentro con varias opiniones y dilemas, por darle un nombre. Pero podría decir en pocas palabras que como artista me gusta la propuesta de estos creadores: las consecuencias, el amor, la pareja, los límites, celos,etc...

    Sin embargo cómo público me parece que en algún momento el artista, en este caso Marina y Ulay, pierde el camino y el gérmen continua y uno empieza a hacer cosas poco creíbles y creíbles para otros tantos.

    Lo que no me gusta es cuando el artista pierde la esencia del acto, que es decir ALGO, comunicar Algo, que es NECESIDAD para el creador y lo convierte en espectáculo que venda.

    Sólo es mi opinión y punto de vista.
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  35. Como diría el dicho, "donde hubo fuego, cenizas quedan", y es lo que parecen decir los ojos de estos artistas del performance, y como no podría quedar aunque sea un ápice de cariño en donde antes hubo un amor tan profundo.

    ResponderEliminar
  36. Considero que el arte tiene diversas formas de expresión, en este caso los artistas pudieron combinar su forma de amar con su disciplina, a lo largo de sus vidas, independientemente que para alguno de nosotros pudieran llegar a ser incomprensibles; pero al mismo tiempo nos demuestran que a pesar de todo va a existir un lazo entre ellos que nada externo puede terminar.

    Por lo tanto sabemos que nosotros tenemos la libertad de buscar y hacer saber a los demás nuestro sentir.

    Siempre esperamos un final feliz juntos a pesar que también existen los finales felices separados, en algún momento de la vida nos encontramos en la disyuntiva de tomar la decisión alejarse o permanecer juntos.

    Lo único que puedo decir es que es una de las mas grandes expresiones de amor que he visto.

    ResponderEliminar
  37. Había escuchado la palabra "perfonrmance", creía que era una forma de arte corporal, como danza o acrobacia, pero al leer este articulo comprendí que tiene que ver con mucho más allá del cuerpo. El control de las emociones, las sensaciones y la mente son realmente el logro en este arte.
    Una historia muy emotiva, con tintes ácidos e incómodos que me dejan entre ver (como ser humano común), como funciona el amor a esos niveles.
    Les recomiendo si no han visto:
    Ritmo 0 (1974)
    Ritmo 2 (1974)
    Death self (1977)
    AUSTRE.

    ResponderEliminar
  38. http://divinityco.blogspot.com/2013/06/somos-estrellas-parte-1.html

    ResponderEliminar
  39. muy bueno el blog,
    muy buenas las imagenes y los temas
    felicitaciones

    sbuccica@hotmail.com
    sbuccica

    ResponderEliminar
  40. No se puede negociar con los sentimientos mas profundos... Es demasiado intimimo... es como prostituirse!!!

    ResponderEliminar
  41. ¿¿"es como prostituírse"??
    Compañero, un respeto para las prostitutas!

    ResponderEliminar
  42. Excelente escrito para narrar estas interesante historia, una historia que muchos viven, pero pocos logran transmitir tan artística y emocionalmente.

    ResponderEliminar
  43. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  44. Excelente blog, buena narración me hace imaginar esta historia de amor.

    ResponderEliminar
  45. Marina Abramovic es (sin duda) un pilar del arte contemporáneo, exponente fortísima, visible y sublime del performance; de hecho, su vida misma, su entrega, es un performance pasionario. Cuando tuve un primer contacto con su trabajo (y al ser un diseñador en formación en esos momentos) me permití profundizar en su trabajo y realmente es impactante el recorrido simbólico que un artista debe dominar, sin mencionar la voluntad, ejercicio creativo y crítico social para ofrecer grados estéticos tan complejos y a la vez simples (pero dolorosos y dolosos algunas ocasiones) de representar. “Marina Abramovic la artista está presente”, es según mi punto de vista el desenvolver el nudo, el marcar un antes y un después de su realización como artista, el bautismo, la gratitud del artista para con su público, sin duda esta simplicidad de sus actos que remitieron en su momento discusiones, su intención de desnudar el estereotipo y en cierto sentido el tabú, despertar incógnitas ante paradigmas y establecer su visión quedan ahora en las conciencias de quienes profundizan en el corazón de su obra, su legado y; por supuesto, que mejor que cerrar ciclos con un amor tan idealista como fue el de ellos.

    ResponderEliminar
  46. En un primer momento yo vi el video sin tener ningún antecedente, y debo admitir que llore al notar los sentimientos que ambos artistas se mostraban. No puedo ejercer una crítica hacia ellos, aún después de lo leído, pues al final del día somos seres humanos y nuestras emociones están siempre presentes por lo que sólo me toca comprender sin juzgar. No por ello, niego que su comentario es de lo mejor, le quita el lado romántico de la publicidad. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar